Publicado en Libros

El símbolo perdido

El tercer libro que me dejó en herencia mi querido tío Justino se diferencia mucho de los otros dos, ya que los dos primeros estaban muy metidos en el mundo militar, mientras el tercero es una de las obras que hizo el autor de ese libro que levantó polémica llamado el código da Vinci, ni más ni menos que Dan Brown. Debo admitir que esta es la primera obra que leo del autor y que parece, al menos eso creo, que se encuentra dentro del mismo universo.

A pesar, al menos la edición que tengo, parece intimidante por su grosor uno de los puntos a su favor es que lee fácil. Pero ¿De qué trata? Pues es la marcha en contra del reloj del protagonista, el profesor llamado Robert Langdon, para rescatar a su antiguo mentor y  buen amigo de un misterioso secuestrador que está muy metido en los secretos de la sociedad llamada Los Masones.

Pero el secuestrador también tiene razones por haber llevado a cabo ese acto tan repugnante, ya que hay mucho de una saña personal entre ambas personas, adicionalmente pues parece que dicho criminal cree plenamente en mucho de esos mitos sobre los Masones y si al asunto le sumamos  que las investigaciones de la hermana del secuestrado tiene un peso bastante considerable en el asunto así como la ciudad que sirve como capital de Estados Unidos sirve tanto como escenario y como especie de protagonista de esta historia.

Pero si bien hay cosas rescatables, pues en lo personal creo que buena parte del libro se pudo haber hecho de forma más concreta, ya que se siente que el suspenso se infló de forma artificial y alargando la historia, que pudo contarse en menos páginas y dejando un mejor sabor de boca, no sé qué tan cierto sea el hecho que leí por ahí; que cuando lees una obra de esta obra, ya leíste la mayoría.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

¿Sobre qué va este mal llamado artículo? Parte 2

Originalmente, tenía ganas de sacar un pensamiento extendido sobre mis razones por las cuales dejé de escribir sobre la joya de la corona así como mi teoría personal sobre sus orígenes, pero me dio de todo hacerlo. Honestamente, no le vi mucho potencial a la idea y creo que lo mejor será seguir esperando ese momento en el cual sea pertinente sacar mi opinión sobre ese tema.

Eventualmente las cosas tampoco da pie para que salga a dar mi opinión, posiblemente me tardé en hacerlo, pero creo que no; creo que el tema de fondo es que hay que admitir una cosa y es algo que hay que resaltar y es el hecho que supo aguantar todo el mal rato que aún hay en la ciudad no jardín. De hecho, algún aquelarre que haya tenido la antigua administración con la competencia o con la inquisición seguramente fue un asunto menor. Aunque no voy a negar que me gustara apoyar a un caballo que no fue ganador, mira que ese caballo tenía alguna que otra oportunidad para mejorar un poco.

No hace mucho estuve nuevamente revisando todo lo referente a la muerte de cierto grupo capitalino y todos los comentarios que ese tema generó en su momento, de hecho me sorprende que no solo sea un tema que comenzó allá en el año de 2009 y que no derivó en todo en lo que una de las personas dio a conocer. Extrañamente, esa persona comentaba que los grupos estaban por meterse en una guerra a muerte súbita y que sería un grotesco show que la inquisición estaría al pendiente; cuando  fue todo lo contrario, al menos en la ciudad no jardín la cosa fue que algunos grupos decidieron no seguir adelante con sus guerras, simplemente muchos de los integrantes llegaron a esa edad de la juventud en la cual sale mejor ponerse serio con otras cosas.

Pero ¿Volverán los grupos? A mi parecer, no. Quizás la situación sea parecida cuando todo ese asunto comenzó, pero creo que hay cosas más importantes así como el hecho que difícilmente un grupo pueda mantenerse, con todo este asunto del éxodo masivo de la gente en esta mal llamada nación. Así no se puede mantener un grupo, sin gente está complicado hacer algo, así sea reunirse para hablar tonterías.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Esto no es otra cosa que una teoría.

Posiblemente para cuando estas líneas salgan a la luz, muchas “convenciones” criollas ya habrán llevado a cabo sus entregas a modo de franquicia en ciudades diferentes a la capital. Tal como lo anunciaron muchos portales para el presente año, noticia que fue bien tomada para unos ya que de esa forma esa concentración de eventos en la capital poco a poco comienza a buscar pastos más verdes en otros rincones del país, para otras personas es motivo de alegría ya que podrán ir a los eventos de la capital pero en sus ciudades.

Pero ¿Alguien ha considerado otra opción? No quiere ser esa persona que anda buscando el elefante en la habitación, pero hay cosas que se deben considerar y más ahora que hay problemas (nuevamente) con el servicio eléctrico para los centros comerciales, lugares en donde casi siempre se han llevado a cabo estas reuniones así como el hecho que todo lo relacionado con el alquiler de los sitios cada vez se pueda poner peor y más complicado.

El basamento para esta teoría es que la capital es un sitio bastante costoso así como el hecho que entre muchos de los sitios en los que se ahorca a lo que queda del sector privado con los famosos impuestos municipales, hay uno en la ciudad jardín que se encuentra muy cercano a los puestos de “honor”.

No solo con el hecho que hay que lidiar con ciertas oficinas públicas que (en teoría) se encuentran encargadas de atender todo lo relacionado a los eventos públicos y que de seguro para mover esos engranajes toca hacer una erogación de dinero. Así como me atrevo a decir que esas erogaciones cada vez son mayores y que no importa en qué municipio de Venezuela así como en qué ciudad se haga esto se está convirtiendo en un costo bastante fuerte y que por esa razón, sale mejor buscar en otras regiones del país. En donde esta carga no sea tan fuerte a pesar de que no podrán contar con el caudal de ventas de boletos que tenían en la capital.

Quizás por eso salen los eventos tipo franquicias en otras regiones del país, tratando de buscar algún sitio de la cuna de libertadores en donde se pueda sacar algún dinerito para tener algo con que sacar la “convención” para la siguiente ocasión.

¿Quién iba a pensar que eso iba a ocurrir? Si bien el fenómeno de las convenciones de la capital estaba buscando hacerse en otros sitios del país no es nuevo, pero es ahora que se está viendo de forma más notoria y con eventos que han sido las más recientes joyas de la corona. Y a todas estas ¿Esto implica que el circo romano seguirá pero esta vez los cesares tendrán que recorrer el país buscando el clamor de la gente? También existe esa posibilidad, ya que los sitios en donde se llevaban a cabo ya no son exclusivos de la capital.

Aunque esto podría generar algo adicional, algo equiparable a otro elefante en la habitación, los eventos regionales van a tener unos competidores adicionales en la zona; competidores que posiblemente tengan un poco más de capital en el invertir en sus labores y con algo más de renombre.