Un tema que no quiere morir.

Originalmente no quería escribir estas líneas, de hecho pensé que no había más que comentar en la tribuna del amargado de un tiempo para acá, pero como agosto está aquí, la fecha y sitio de la nueva convención capitalina ya se mostró y las palabras que un amigo me hizo llegar hace ya tiempo y que no han perdido vigencia al sol de hoy. Simplicidad en ocasiones llega bien lejos, en el 2008 el magno evento había hecho un gran revuelo que no correspondió al resultado final.

Parece que la historia se está repitiendo, el revuelo hecho por el regreso de la insuperable y después su conversión a una nueva identidad aún tenía mucho que decir. De hecho, ya anunciado el lugar y sitio donde se va a llevar a cabo, parece que los comentarios se han calmado y las prioridades también. De hecho, todos habían comentado que el 2017 era el año de una nueva etapa en el mundo friki nacional.

Mucho ruido y pocas nueces sería lo más cercano a lo que quiero exponer, ya que parece que hay cosas más importantes por las cuales hay que usar el dinero en la situación en la que estamos metidos. De hecho, seguramente dentro de poco tendremos algunos comentarios sobre los precios de las entradas para esa fiesta. De hecho, por alguna razón que se me escapa, ahora el trono friki se encuentra vacío y si bien eso podría traer unas cuantas consecuencias.

Pero, si la mal llamada afición pudo sobrevivir a tantas convenciones que desaparecieron, esto no es algo nuevo; pero creo que ya estamos en ese escenario que nunca unos quisieron ver, pero que encaminó todo hacia ese predicamento. Con esto, no sé cómo podré llegar a las mil palabras sin la necesidad imperiosa de comentar que sólo pocos han estado advirtiendo.

Si mi memoria no me falla, creo que altos precios en las entradas no va a ser un impedimento para que las convenciones vayan a irse por quien sabe cuanto tiempo, el detalle está siempre ha estado en el público consumidor así como el comportamiento que ha tenido desde que comenzó la movida. A la Inquisición la voy a dejar tranquila en este intento de artículo, en vista que  no son otra cosa que unos reaccionarios que sólo desean ser ellos el centro de atención.

Llegamos a un punto que variables externas han hecho de arriesgar dinero y otros recursos para llevar a cabo estas fiestas, los costos y gastos que deben afrontar los responsables de estas fiestas son cada vez mayores, incluyendo los pagos de las mordidas para que la burocracia los deje tranquilos, ya no deben valer tanto la pena. Es decir, el dinero que estas personas ganan seguramente ya no les alcanza para algo si quieren repetir la jugada, si a ese escenario le sumamos el hecho que en muchas ocasiones tienen que pagar por daños que, seguramente, algunos de los invitados causaron.

No hablo de suciedad en el suelo o basura, estamos hablando de daño a la propiedad privada y hasta vandalismo. No es algo que pueda pasar por debajo de la mesa, es un asunto serio que debe atenderse y que ha estado sirviendo como lastre para el desarrollo de la movida al siguiente paso; de hecho, la búsqueda de patrocinio se convirtió en un problema, si para eventos un poco más serios el problema es el mismo, no me quiero imaginar lo que deben pasar esta gente.

Quiero creer que después de esta situación, espero que la mal llamada comunidad deje de lado comportarse como una horda y que dejen de lado muchas de las malas actitudes que han estado arrastrando desde que comenzó. Además, se hace notorio que el declive estaba por llegar, quizás sus señales no eran tan evidentes; pero ahí estaban, aunque me atrevo a decir que todo se estaba haciendo evidente a partir de 2013.

Cierto, el año mencionado vio que se le daba sepultura a los grupos, las convenciones regionales estaban otra vez tomando fuerza y parecía que la famosa guerra de grupos parecía algo del pasado. Pero aquel leve auge venía con un pequeño problema, la situación económica no era la mejor y ese asunto estaba por empeorar y el famoso cronograma de eventos siempre estaba abultado, particularmente en la ciudad jardín. El viejo cuento de camino en el cual todo lo que se hacía en la ciudad jardín tenía repercusión en la capital aún seguía vivo, cuando la realidad estaba por asomar su cara dentro de poco.

Buena parte de los eventos que se llevaban a cabo en la ciudad jardín eran parte de los famosos eventos chatarra, que sólo duraban una entrega pero con la particularidad que resultaron ser una inversión  bien peligrosa, especialmente para los asistentes y las tiendas. Aunque si bien no era un fenómeno nuevo, ya estaba dando coletazos alrededor del país, cuando era un fenómeno netamente que se veía en la capital, pero resulta que consiguió un buen campo de juegos en otras localidades. Si a eso le sumamos la salida de la insuperable, el último clavo en la ataúd del magno evento y su organizador, la salida también del peor evento caraqueño y la llegada de la triple C al trono de las convenciones, fueron acciones que fueron una reacción a un escenario que estaba con dos caras, por un lado se veía como que finalmente los lastres del pasado ya habían sido superados, pero resulta que el ciclo de cinco años de las fiestas hizo su trabajo.

Una labor que siempre ha sido constante y que no hay que dudar que llegará y hará de las suyas. Ciertamente se necesita un cambio en la mentalidad no sólo de los consumidores, sino también en los organizadores de estas fiestas; ya que ciertamente la afición no se acabó con el final de la serie del ninja llorón, tampoco se va a acabar cuando dejen de darse los eventos ni mucho menos se acabó con la caída de los grupos.

Anuncios

Y ¿Qué le pasó a la revolución otaku?

Si hay algo en lo que estaba claro el Napoleón friki venezolano, ese personaje con nombre de un personaje de una popular serie de videojuegos de pelea, era en el hecho de que la revolución friki era un hecho que lo había comenzado ese estudio de animación nipona cuya gallina de los huevos de oro es la serie de los noventa. Ciertamente, una de las cosas a los que los detractores nunca les prestaron atención dado el historial de charlatán que tenía el ya mencionado.

Lo cierto es que el mencionado estudio y una de sus obras más conocidas fueron la señal de partida para lo que es la situación actual de la industria y que ha sido señalada, en varias ocasiones, por varias eminencias del medio; como cosa rara, desmeritadas por el mercado consumidor ya que el resultado salta a la vista. Ya no hay obras en las cuales cualquier ajeno pueda entrar al mundillo, hay un lenguaje que solo es entendido por la nueva sangre, sus pares han tomado la industria por asalto con sus consecuencias.

Por mucho que ese estudio quiera lavarse la cara, ahora que se ha metido con un proyecto con los personajes de Leiji Matsumoto una cosa que me parece detestable y que no me convence en lo absoluto, ya el daño está hecho. De hecho, se hace evidente con todo lo referente al nuevo ídolo de barro así como el hecho que el hijo del que recientemente se fue quiera tomar el legado confirman mi opinión.

No me molesta ser el que quiera arruinar la fiesta, pero Napoleón sabía muy bien esto y por eso su “convención” siempre daba de que hablar y pudo aguantar tanto tiempo. No quería aislarse de la sangre nueva, como lo hicieron los responsables del magno evento friki nacional, todos esos cuentos chinos de que estaban haciendo eso por amor al arte; cuando el dinero en los bolsillos siempre es un argumento más honesto ya que, si lo hacen las empresas productoras ¿Qué les impide que lo hagan los responsables de los mercadillos?

Ahora bien, la forma en como lo hizo el Napoleón dejó mucho que desear, de hecho enfocándose más en la polémica y en el conflicto que manteniendo a la asistencia contenta. De hecho, les guste o no a unos, dicho mercadillo siempre estuvo en los comentarios del mundillo capitalino y había como una especie de espera morbosa alrededor del mencionado. Como si se esperase su llegada para ver con qué nuevo chisme de pasillo iba a salir. De hecho, en ese aspecto siempre logró superarse con creces desde lo acontecido en la cancha de la UCV hasta todo el asunto del becado.

Pero lo que estaba promoviendo si bien llegó a un cierre, ya que eventualmente la gente se cansa de todo la polémica, parece que su legado de admitir abiertamente que lo hace por el dinero le ha dado una bocanada de aire a esta “revolución”. Se hace evidente en la joya de la corona en la ciudad jardín, es que al igual que las empresas que hacen las series animadas algo adictivo debe tener el dinero friki. Sabes que puede ser un mercado que te puede perjudicar, pero tiene la ventaja que como siempre pide lo mismo no debes matarte mucho la cabeza para ofrecerle un mercadillo, donde no solo se pueda ver con sus pares sino también consumir todo lo que le tengas que ofrecer.

Y llegamos al punto, sin querer, de las razones por las cuales el magno evento friki venezolano murió, el no comprender bien lo que estaba pasando, de hecho darle la espalda al mercado con la esperanza que este mejore es una de esas estrategias que no tienen ni pies ni cabeza y hemos visto el resultado de eso, el que fuese uno de los pioneros en el tema, ahora es una página en una red social dedicada a hablar del mentado cronograma nacional y los estrenos de temporada. En un punto de la historia, el Waterloo criollo y el magno evento llegaron a estar al mismo nivel, pero es que el paso acelerado del primero en ser mencionado con esto de la baja asistencia  es un caso digno de estudio. Y ¿Para qué? Simplemente para evitar que alguien siga ese sendero, ya que es mejor irse en un buen momento que desinflarse así de mal situación que parece se está repitiendo.

No quiero decir que hay que agradecerle al señor lo que trajo desde el lejano país del sushi, de hecho todo lo contrario, ya que eso fue el comienzo de una tendencia en la que aún estamos viviendo. Si bien ya la etapa de una afición que se cree al margen de la sociedad aún no se ha superado; lo cierto es que el comportamiento es el mismo desde los días pasados, incluso cuando yo estaba en ese mundillo. Las ideas ya habían sido sembradas, solo que para aquellos días estaban dando sus primeros pasos, no era algo que se hacía notorio, ya que los resultados de las mismas se vienen a ver hoy.

Cuando los patrones de consumo tanto en este lado del mercado, como los que consumen de forma legal el anime se parecen tanto y la fiesta de solo sacar reseñas complacientes sabes que el trabajo va bien, sino también que posiblemente (y de forma indirecta) va a seguir ya que no importa quienes estén en la parte más alta de la palestra. O en el mejor de las situaciones, pues del otro lado de  la puerta que da entrada al mercadillo.

Y ¿Qué me queda por agregar a todo esto? pues, algo muy simple. Los responsables del mercadillo se han hecho adictos al dinero friki, por mucho que se quejen de ellos tanto abiertamente como lo hagan puertas adentro, una tendencia que inició con el Waterloo criollo que todos han asimilado sin querer. Por mucho que aceptemos que murió, de alguna forma la nueva generación ha estado siguiendo una tendencia que podría jugarle en contra en algún momento.

 

See Your Space Cowboy

No dejaré de hablar de política y otros asuntos.

Creo que es evidente que no debo dejar de escribir (mucho menos hablar) del acontecer político de la cuna de libertadores, aunque creo que lo mejor será que deje de hablar del culpable, el socialismo, ya que pareciera que le ando haciendo una mejor publicidad que sus propios defensores. Así que de ahora en adelante, creo que lo mejor que puedo hacer es hablar de las soluciones que tengo para el problema planteado.

Considero que la primera parte del problema ya lo hemos comprendido bien, ese asunto llamado “en donde estamos”, pero nos hace falta las otras dos partes más. Que son la solución y como nos vemos en el futuro para salir del problema, así que de mi parte solo debo comentar que es una tendencia que quiero no solo implementar en mi blog, sino también a nivel personal.

Pero esperar a que eso sea algo que se replique en el resto de los ciudadanos, que sería ideal pero debo ser honesto, no va a ser una tendencia que sea fácil de asimilar y replicar en el resto de los ciudadanos. Ciertamente la política es un tema que ahoga y que tiene muchas aristas y opiniones; de hecho creo que lo mejor que se puede esperar de los ciudadanos de la cuna de libertadores es que se agoten de tanto populismo y socialdemocracia, que es lo que está ocurriendo ahora.

Se suma un nuevo colaborador y administrador al blog, espero que cuando estas líneas vean publicación, ya se haya presentado. De hecho, espero que sea un poco más constante que los otros dos. Aunque creo que, por ahora, no es pertinente comentar de donde lo conocí aunque si debo dejar en claro que le debo mucho como escritor; al punto que, a pesar de nuestras claras diferencias de estilos, siempre nos estamos intercambiando ideas.

Con él, ya serían tres nuevos colaboradores en el blog, ya que creo que era necesario agregar nuevos puntos de vista al pequeño rincón, a ver si de esa forma ya deja de ser un sueño loco de llegar a las trescientas mil visitas. De hecho, debo agregar, que la promoción por una red social que nació como respuesta al chismoso mayor parece estar dando sus frutos, quizás la del pajarito azul se encuentre dando su grano de arena.

Ese dato que me dieron de hacer artículos de alrededor de mil palabras ha servido bastante, a pesar de que para el momento en que escribo esto el blog apenas tuvo cinco visitas, todo indica que puede que para este año cumpla la meta o al menos eso quiero creer ya que hace falta muy poco para llegar a las doscientas seis mil visitas y aún tengo artículos que deben ser publicados.

He estado pensando en dejar de escribir en la sección llamada la tribuna del amargado, en vista que el mundo friki venezolano llegó al punto de que esa calma que tiene, la cual agradezco, ya parece ser una señal de que o anda preparando algo a lo grande o que ya se le acabó la gasolina.  Y de verdad ¿Quién había pensado en eso? Al parecer machacar la idea de que ya no es necesaria una burbuja donde la afición se estaba escondiendo, seamos honestos cuando las “convenciones” regionales tienen el mismo poder de convocatoria que las nacionales o las capitalinas, se nota que hay un cambio.

Ese cambio fue algo gradual, quizás si la situación fuese diferente en la economía así como si no hubiese tanto evento mediocre así como aficionado mediocre, el resultado sería otro; ya que sería un escenario bastante bueno para otro cambio, un cambio dentro de los aficionados que buscarían ser un poco más exigentes y no niños llorando por entretenimiento. Pero, debo recordar que estoy en la cuna de libertadores y ese escenario está complicado que se dé, así de simple.

Pero no todo es malo, ya con la salida (que parece definitiva) del querido Waterloo, es el clavo que se necesitaba para darle (por fin) la santa sepultura a la vieja guardia. Una guardia que se negó a morir, una que trató con desesperación en adaptarse a las circunstancias y el entorno tan cambiante que ella misma había generado. Si, al parecer todos esos anuncios de que iban a regresar solo se quedaron en cuentos de camino que, como era de esperar, no cumplieron. Quizás unos puedan tener una opinión diferente a la que tengo, cosa que es posible, ya que nunca se le dio la oportunidad de crecer a determinados grupos, aunque también se le dio de forma desmida a otros que lo que hicieron fue profundizar en los estereotipos y en  los mitos urbanos sobre la mal llamada afición.

Dentro de poco estará comenzando el segundo especial del blog, el cual será sobre uno de los personajes más famosos de la Distinguida Competencia, esa productora de usuarios de súper mallas que si bien no se está quedando atrás del todo, la Casa de las Ideas es una de sus rivales más conocidas. Aunque, si bien el caballero de la noche parece ser uno de los personajes de esa empresa que asegura éxitos en la taquilla, sus mitos no son tan difíciles de entender por la gente que no está tan metida en las viñetas.

Creo que lo comenté en las palabras previas que hice para introducir el especial, que llegué a pensar que el cruzado encapotado debería ser quien le diera comienzo a los especiales, pero para eso debía tener mucho material a la mano. Pero, lo bueno fue que los mutantes de la Casa de las Ideas se adelantaron, lo que me dio tiempo para buscar historias del murciélago. Quizás muchas de las que reseñaré no las verán en las listas de reseñas que hacen gente con más renombre o quizás puede que coincidan en algún momento, pero los mitos del personaje son tantos que lo mejor es darle un ojo a esas historias que pudieron pasar por debajo de la mesa o que, como cosa rara, ya están fuera de continuidad.

De ideas descartadas y comentarios.

Originalmente estuve escribiendo sobre esos cambios en la historia de la música donde el rock había estado en el ojo del huracán, pero luego de aglomerar algo más de doscientas palabras y llegar a la idea que esos cambios llegan gracias a que los patrones de consumo no son variables que se mantienen de forma constante. Algo que no quieren entender muchos los defensores del rock pesado y sus ramificaciones y siempre segmentando, de forma subjetiva, que es y que no es “metal”. Quizás, por esa mentalidad, su acercamiento con el mundo otaku no es algo que sea tan descabellado, nichos de mercado que tienen más en común de lo que creen y por mucho que se quejen de que los tilden de eso.

Así que esa idea la descarte, exactamente al día siguiente, ya que sentí que no podía extenderla a las mil palabras y que me ganaría, como cosa rara, el odio de algún inquisidor de la iglesia del metal por semejante blasfemia. Pero bueno, la verdad es evidente a tal punto que no se llega a ver y por mucho que desprecien a sus casi pares, los otakus, dudo mucho que vayan a cambiar las cosas mientras todos actúen y piensen de forma similar.

De hecho todo ese asunto de una revolución friki es un asunto que debe tomarse como lo que es, un chiste. Uno de esos que no te debes tomar en serio, pero cuando comienza a rondar más allá de sus sitios habituales, creo que esos responsables del marxismo cultural no dudarían en apoyar a estos nuevos “marginados” y “víctimas” del consumismo al que son adictos. Yo recuerdo a uno que se perfilaba como el líder de esto, uno de esos muchachos deslumbrados por los ideales del comunismo, que consumía anime y rock mientras pregonaba la idea de una sociedad “más justa” donde está bien ser friki. A la final, cuando la chequera de su progenitor ya no llegó a tener tantos ceros dejó de lado las ideas de la revolución venezolana, quizás por algo más individualista.  Honestamente, no sé si ese personaje al sol de hoy sus sueños presidenciales siguen de pie y que siga pensando en formar su base de votantes en un nicho como los ya mencionados.

Ya cambiando de tercios, creo que el fenómeno de los libros escritos por usuarios famosos de la red social llamada Y.T comienza a perder potencia. Si bien es uno de esos fenómenos que no ha tenido tanto impacto en la cuna de libertadores, ya que hay mejores cosas por las cuales angustiarse y que si bien uno de los involucrados en dicho fenómeno es criollo, tiene rato viviendo en la tierra de Gardel; pero debo preguntarme de forma honesta ¿Qué tienen de especial esos libros? En serio, más allá del nombre de su irresponsable creo que no hay más que se pueda decir.

El fenómeno arriba mencionado se le puede interpretar de miles de formas, pero lo cierto es que la fama en dicha red social podría tener los días contados. Y si bien las visitas de estos seres en las ciudades de Venezuela solo son malas noticias para la administración de los centros comerciales, pues si bien la juventud venezolana también se encuentra deslumbrada por  esa sensación de llegar a miles por medio de la red social llamada Y.T ¿Es un cambio? Ni tanto, ya que todavía hay gente joven que cree que lo mejor que se puede aspirar es ser un maleante; esa mala costumbre de elevar por los cielos a los malos ejemplos así como a los que toman el camino fácil.

Si en una sociedad, buena parte de los integrantes de la misma se vuelven estrellas de la mencionada red social ¿A quién van a recurrir cuando su computador se dañe o cuando su salud se vea en peligro? Creo que son detalles que no han considerado así como uno bien grande, mientras halla no solo un control cambiario, sino un pésimo servicio de internet en la cuna de libertadores, así como una ahorcada industria editorial, solo me queda desearles buena suerte cuando la realidad les dé en la cara. Va a ser uno de esos golpes que les marcará de por vida, muchachos, la verdad.

Me gustaría ver, ya de forma seria, un movimiento friki en contra de las convenciones. En concreto una de las tantas que hay en la ciudad jardín, uno que sepa capitalizar la sensación de que no hay mucho para donde ir; ya que la joya de la corona parece que no es un asunto del todo agradable para muchos. En lo personal, creo que hace falta una situación así, ya que si esta gente quiere romper con la situación casi monopolista, hace falta algo muy contundente, convencer a compañeros de movida de sus ideas y que la venta de entradas comience su declive; aunque dada la situación del país, pues estamos a tiro de piedra de que eso se concrete.

Digo, si las cosas siguen su marcha natural, pues el ciclo natural de las “convenciones” va a aparecer y hacer de las suyas. Estamos hablando de ese momento cuando la barrera de los cinco años aparece y comienza a hacer aguas el barco. De hecho, me extraña que ahora ya no sea tan mencionada en ciertas páginas de la movida, centradas (con justa razón) en lo que sucede en la capital de la nación; donde realmente suceden las cosas que importan y en donde los viejos estudios de mercadeo marcaban como el punto cable a tomar si querías vender tu servicio o producto en Venezuela.

O en el extraño escenario, el camino se acorte a unos cuatro años en la palestra para luego aparezcan los agujeros en la embarcación, para posteriormente ser olvidada y otra tome su lugar. Tal como pasa con los ídolos de pies de barro que adornan las miles de series animadas que salen del país del sushi; quizás esa es la mejor metáfora que se me ocurre, ya que estos mercadillos y los ídolos que siempre usan para promocionarse siempre tienen el mismo final.

Dada la situación ¿Vale la pena soñar un poco con algo mejor?

La situación de la cuna de libertadores no es alentadora, de hecho es bastante grave y afecta a los que aún estamos allí, como los que se han ido pero tienen a familiares y amigos en ese punto de la geografía. Pero el asunto es que ¿Vale la pena soñar con el país que queremos? Digo, existe la probabilidad muy amplia en la cual esos sueños se vayan a mejor vida.

Pero también existe la posibilidad de que esos sueños vayan a llevarse a cabo, las pesadillas no son para siempre y el final de la misma está cerca así como el innegable hecho que necesitamos el sueño de muchos para hacer un avance hacia adelante, es tiempo de recuperar todo lo que hemos perdido en estos años de la mentada revolución. Pueden decir lo que quieran sobre el legado del comediante sideral, pero lo cierto es que tampoco va a ser un asunto sencillo salir del atolladero.

Necesitamos de los  sueños de esa gente que quiere ejercer por su cuenta su carrera sin importar donde se graduó, necesitamos de los sueños de esas personas que desean tener sus propias empresas, así sean cosas pequeñas. Eso sí, hay que estar preparados que no va a ser un inicio sencillo, de hecho va a ser una de las primeras pruebas de fuego que tendremos que sortear cuando todo esto pase. Va a ser un momento también que tendremos que verlo como una segunda oportunidad que no debemos desaprovechar por cantos de sirena y legados que nos llevaron a un predicamento.

También será tiempo de comprender que esa segunda oportunidad debemos aprovecharla y no dejarla escapar; nos guste o no, debemos enmendar la mayor cantidad de daños posibles, al menos los materiales, ya que el resto no  existe la magia para volver a la vida todos los que cayeron directa o indirectamente.

 

See Your Space Cowboy

El presente intento tiene un fin.

Creo que lo dije todo con el título, pero para aquellos que no le quedó claro el asunto. El presente intento de artículo tiene un fin bastante simple, no otro que tratar de aglomerar mil palabras sobre muchos temas; ya que creo que debo hacer unos cuantos comentarios sin necesidad de ponerme reiterativo en muchas secciones de esta cosa, así como el hecho que tengo tiempo sin escribir en esta sección.

Pareciera que, al menos en el mundo friki, las cosas se han calmado o al menos eso está queriendo dar a entender.  Muchos están esperando el anuncio oficial, que no se ha dado aún, al menos eso creo al momento de escribir  todo esto; me arriesgo en comentar que posiblemente (así como es lo sensato) están esperando algún pronunciamiento oficial para comenzar a escribir. Mientras tanto, creo que si bien lo mejor era apelar por el cambio de nombre, la maldad ya fue hecha.  Preguntas evidentes hay por lotes, así que no nos hagamos los desentendidos del tema;  invertir en la cuna de libertadores, no es una buena idea ¿Qué están pensando?

Si su plan era alterar las cosas, creo que lo hicieron y le dieron de que hablar a un grupo de personas que no teníamos mucho de qué hablar, al menos en el contexto friki, ya que ¿Ese portaaviones que no estaba en alquiler estaba sacando algo medianamente interesante durante esos meses previos al anuncio? Digo, desde hacía tiempo ese barco de guerra estaba a la deriva y con serios problemas en cuanto a contenido. Considerando que ese portaviones disfrutaba mucho de la polémica, ahora pareciera que el bote hace aguas, aunque pareciera que hay algo de diplomacia con los otros blogs.

Ya en otros tercios, rápido llegó el blog a las doscientas mil cuatrocientas visitas, la última vez que revisé pues la cosa estaba por superar el número cuatrocientos. Y me propuse como meta, para lo que queda de año de llegar a las doscientas diez mil visitas, quizás se lea como un número bajo en comparación. Considerando el alcance que tengo y que la mayoría de mis (intentos de) artículos no tienen una extensión que se acerque a las mil palabras.

Tengo pocos artículos que superan las trescientas palabras, así como el número debe ser mucho más reducido con referencia a los artículos que llegan a las mil palabras o que al menos rozan un poco ese número. Así que creo que sería bueno, al menos por un breve momento, intentar escribir artículos de mil palabras; pero eso tiene un pequeño detalle, creo que no tiene mucho sentido escribir textos tan extensos mientras mi régimen de actualización se limita a tres días en la semana.

Mientras escribo estas líneas, tengo la duda si la semana del diecinueve de junio del presente año vaya a actualizar el blog, de hecho siempre ha sido así. Pero esta semana tiene algo de particular, algo que se relaciona mucho con el tema de un activismo político que ando haciendo, uno que creo que es necesario. Mientras escribo estas líneas, ya las protestas superaron la barrera de los cincuenta días y nos acercamos a los noventa días. Quizás esta pesadilla está por terminar, pero no quiere entenderlo y mucho menos no ven otra idea que estar en el poder siendo parásitos de una sociedad; en el peor de los casos, estos parásitos, han estado asesinando en nombre de “el pueblo”.

La cantidad de muertos en las represiones sigue en aumento, pero también el número de los muertos en otras situaciones ajenas a las protestas sigue el mismo ritmo; pero para unos, solo valen la pena los suyos y las represiones de los días pasados en contra de los rockeros criollos, si hablo del payaso vestido de negro del actual circo político y uno de los que más se ha beneficiado del dinero recolectado por impuestos.

Pero, ese ser es apenas una pequeña parte de otros seres peores, de hecho ¿Cómo me explican que un ministro pueda tener cuentas bancarias en Suiza? ¿Dónde está el asunto este de la repartición igualitaria de la riqueza en la sociedad? Es una pregunta que le hago a los socialistas y la respuesta que consigo son insultos e improperios, como cosa rara, estos “intelectuales” se arropan una serie de “luchas” y “conocimientos” que usan para implementar su propia agenda.

No por nada, lo políticamente correcto ya creó su propio engendro y como cosa rara se hace el desentendido. Que alguien más se haga responsable del engendro que ellos mismos crearon así como buena parte de las acciones que haga. Ya se está viendo que esa integración forzada que están llevando a cabo los políticamente correctos en Europa está causando problemas, que gracias a ellos Trump llegó al poder en los Unidos y que son los mismos “intelectuales” que han estado defendiendo el abuso del poder por parte de sus amigos en Venezuela; pero se rompen la ropa cuando se les pone en jaque, como pasó en Brasil.

Son los mismos que en el pasado, apoyaron a cuanto loco en el sudeste asiático gritaba socialismo, son los mismos que venden a los Castro como héroes barbudos y no como lo que son, dictadores.  Son los que se llevan dinero de repúblicas fallidas como Venezuela para emprender proyectos disparatados, para luego desentenderse cuando estos amigos ya no pueden mantenerlos.

No por nada, lo normal es considerar esta zona como el patio de atrás de un continente ¿Cómo no hacerlo? Si la gente se llena de baba y fanatismo cada vez que sale un caudillo carismático diciendo cosas bonitas y discursos en contra de las potencias extranjeras; pero igual van a Estados Unidos y el Viejo Continente a disfrutar las vacaciones, de las mieles de trabajar en un consulado o embajada llenándote la boca diciendo las maravillas que hay en la cuna de libertadores, solo para dar un pequeño ejemplo. De hecho, siempre dirán que los sacrificios son necesarios ¿A que le temen ser ellos los primeros en sacrificar todo lo que tienen en nombre de sus ideas?

 

See Your Space Cowboy

Escribiendo del noveno artículo

Pues resulta que el séptimo artículo cayó en la sección en la que menos esperaba, la sección de reseñas de discos, así que me dediqué a pensar sobre el octavo y resulta que ya estaba escrito en otra sección que también necesita un poco de cariño; pero el noveno trae un problema de los otros dos, el tema a tratar. Originalmente no quería volver a escribir sobre el tema de la convención avalancha, ya que (como cosa rara) no hay mucha información sobre el asunto, aunque por ahí anda rondando el tema que parece que el problema lo andan resolviendo con la ayuda de los abogados, es decir dejando de lado a los frikis y la inquisición ya que esos dos lejos de ayudar, empeoran el asunto.

El tema de la situación en la cuna de libertadores si sigue en tensión, creo que lo mejor será no escribir menos del tema ya que lo mejor será no abordar tanto ese tema ya que no habrá mucha diferencia entre la vieja línea editorial y la nueva línea editorial; además que quiero escribir algo con la misma extensión, pero lo mejor es esperar un poco.  Pero ¿Qué hay que esperar? Pues algún hecho mucha más serio, eso si no quiero quitarle importancia a todos los que han sucedido.

Se me hace muy barato escribir sobre quienes van a agitar sus respectivos féretros con todo este asunto del regreso de avalancha pero la verdad no lo veo como algo factible, que sea un tema que pueda ser algo medianamente divertido de hacer; tampoco creo que seguir machacando el tema político de la nación, lejos de convertirse en una terapia para mí, va a ser un recordatorio de momentos amargos de la realidad. Quizás, estamos viviendo una secuela de aquellos días extraños donde lo que queda de sociedad se atrincheró, 2014, así que lo mejor que se puede hacer es no perder esta nueva oportunidad.

See Your Space Cowboy