Wolverine Origin

Uno de mis guionistas favoritos, Paul Jenkins, en su estancia en la casa de las ideas escribió historias de varios residentes de ese universo. Pero nadie se puede resistir la oportunidad que te dan de no sólo trabajar con un Kubert (Andy si mal no recuerdo) sino en el mutante canadiense llamado Logan.

Personaje que se había explorado muchas facetas así como ciertos episodios en su vida, pero nunca hasta ese momento en que apareció esta mini serie (allá en 2001) de seis entregas donde finalmente vemos quien era Logan así como su verdadero pasado. Ya que desde su primera aparición en un número del coloso esmeralda e incluso con otras obras que abordaban al personaje con mayor profundidad, realmente se sabía poco de Logan y de su particular

Hijo de una familia acomodada de Canadá, nuestro mutante comenzó siendo un chiquillo muy enfermizo, con un parecido enorme con el capataz de la enorme casa donde vivió y sus únicos compañeros son el rudo hijo del capataz y una niña pelirroja llamada Rose (quien sirve de narrador de la obra y usando el clásico recurso de los diarios); eso sí, el odio a los mutantes en el universo de la casas de las ideas comenzó desde temprano, al parecer.

Después de una serie de malas acciones, vemos como Logan se convirtió en el áspero personaje que es y cómo comenzó la rivalidad entre él y su Némesis (también su gusto por las pelirrojas) así como ciertos detalles de su mutación genética. El dolor que le trajo desde temprana edad esos genes y esas garras que comenzaron siendo de hueso. Lo más interesante de todo es que, si bien el guionista deja entre la duda muchos detalles sobre algunos personajes, sirve para ilustrar como  iban a ser las relaciones de Logan con personajes parecidos a los personajes con quienes tendría relaciones igual de tormentosas en su futuro.

X Statix del 20 al 26

Los números finales de la serie, al menos esta parte ya que no sé si hubo algo más con respecto a este singular grupo de mutantes, es toda una montaña rusa. Comenzó con el final de la mini serie dedicada a una extraña cura y todo lo referente a la historia personal de uno de los integrantes, pero eso fue apenas un mero acto de apertura para lo que se estaba cocinando.

Luego que de esa cosa verde que filma todo lo que hace el equipo explota y es usada contra el mismo equipo, queda de parte de los Vengadores tomar cartas en el asunto y tratar de una buena vez, darle cierre a este equipo. Y el escenario del combate no se limita a varias partes del globo sino que llega a Asgard y sirve como una especie de parodia a esas historias donde los equipos de héroes no se soportan, pero deben unirse para detener a un mal mayor y todo, en concreto, el número final es una especie de patada al cuarto muro ya que vemos a los integrantes viendo cual sería el mejor acto para darle cierre a la serie. Honestamente creo que se adelantó por mucho a un evento que tuvimos hace mucho, donde los Vengadores se enfrentan a los mutantes, pero aquí se evidencia que el evento que los juntó para intercambiar golpes, es mucho más turbio que el regreso de Fénix pero por extraño que parezca, tiene un tono paródico y al mismo tiempo te interesa saber más, como si el guionista supiese que realmente quieres ver esos combates y todos los trucos que ambas partes se van a gastar para ganar (la pelea del hombre de hierro y el ex líder es sin duda, muestra de ello).

Una serie mutante que, al menos personalmente creo, aprovechó todo lo que tenía a su favor y que supo muy bien cambiar la situación con ese equipo del cual derivó esta obra. Fue un cambio para mejor, aunque eventualmente sabíamos que Cable y sus muchachos iban a regresar.

X Statix del 13 al 19

Recuerdo haber leído en algún portal especializado en cómics sobre uno de los arcos argumentales de esta obra, una suerte de parodia bien ácida sobre la muerte de Lady Diana de Gales y creo que este arco argumental llamado «regreso de la muerte» es lo más cercano a esa idea o de plano, a alguien dentro de la Casa de las Ideas le pareció que Don Peter se le había ido un poco el asunto de meter polémica.

Y lo digo por el hecho que comienza como los otros arcos de la serie, de hecho no te toma mucho por sorpresa al comienzo, pero cuando agregaron el tema de los francotiradores, Lacuna y su historia con el equipo mutante y todo lo relacionado con el mánager del equipo y su relación con el difunto Saddam era un cóctel demasiado explosivo; en lo personal, todo ese asunto de integrantes muertos te lo tomas a mal ya que no son como los otros equipos mutantes a quienes la editorial les va a permitir un regreso.

 Aquí se aplica, mejor, la doctrina de Gantz donde los integrantes pueden morir de forma atroz (y en cualquier momento) tratando de enmendar un poco lo que han hecho en sus vidas y durante el desarrollo de la mentada misión, eso si ahora buscando redención cuando números atrás querían terminar con la vida de Henrietta. A pesar de que es un arco que se cocina a fuego lento y que Henrrieta es un personaje al cual uno no lo toma en serio, su progresión se queda contigo hasta ese final. Quizás todo siendo un acto de apertura para lo que se viene, lo que comenzó en el número 19 que parece abordar el tema de suprimir el gen mutante, argumento que creo formó parte de una de las películas y que seguramente, aquí se le sacará un retorcido provecho.

 

 

X Men Days of the Future Past

Nuevamente llega Don Claremont y Don Byrne a contarnos una historia con los mutantes en lo que aún se considera una de las mejores etapas de la colección, no es para menos, si aún elementos de la misma así como los aportes de estos dos autores aún se siguen usando. Yo recuerdo que la presente historia fue adaptada para la famosa serie animada y posteriormente formó parte del guión de una de las entregas más recientes del universo mutante para la gran pantalla.

Eso sí, la versión de las viñetas es diferente, ya que primero comienza con un recuento de los sucesos acontecidos durante la saga del Fénix Oscura, posteriormente avanza hacia historias donde hay un ataque al alma inmortal de Kurt, una visita a Canadá por parte de Logan para aclarar las cosas con su viejo equipo y de plano nos llega la historia en cuestión, donde la integrante más joven del equipo, Kitty, envía a su yo del pasado sus recuerdos para evitar que el futuro sea un verdadero desastre para los mutantes así como otros personajes del universo de la casa de las ideas. Aquí vemos como Tormenta debe llenar el vacío que dejó Cíclope como líder del equipo, haciendo un trabajo bastante bueno si me lo permiten decir, aunque el ataque de la Hermandad de los Mutantes Diabólicos en contra del Congresista y futuro candidato presidencial, el sr Kelly, es el evento clave en todo ese oscuro futuro. Una historia que se resuelve en dos episodios y que da pie a otra en la cual, nuevamente, Kitty lleva el peso como protagonista al defender su nuevo hogar de unos engendros de otra dimensión.

Si, consideró que algunas partes de la saga les pasó el tiempo por encima y se volvieron algo tediosas, me refiero al recuento de todo lo sucedido en la saga anterior, pero de ahí en adelante hay una historia que aún se disfruta al sol de hoy.

HellBoy Los Sabuesos de San Augusto

Nuevamente rojo, ese singular investigador paranormal de la casa editorial del caballo oscuro (no confundir al sello editorial con cierta canción pop) nuevamente hace de las suyas en las reseñas intermedias. Más concretamente en la sección de Finalizando Con, la cual siento que merece un poco de cariño.

Dejando de lado la pésima introducción a la reseña, originalmente publicada en la revista DHP a lo largo y ancho de cuatro números, siendo la mencionada revista una especie de antología donde autores dan a conocer sus obras, sean o no conocidos; el presente caso nos vamos a algún rincón de la Europa oriental donde la desaparición de un monje quien fuese conocido por rojo, es lo que da inicio a una singular investigación.

Una investigación que, a diferencia de otras llevadas por él, no tiene indicio alguno, sólo una codicia por parte de un noble en volver ocupar su antigua residencia donde ahora yace una humilde Iglesia.

Leer esta historia en blanco y negro es ciertamente una de las mejores experiencias que he vivido, si bien no es raro que esa casa editorial publique historias en blanco y negro, es raro ver eso en una de sus franquicias más famosas.

X Statix del 10 al 12

A pesar de un error personal, es decir que no leí en su momento está parte que me tocaba de la serie y creando un pequeño mal entendido, creo que estos números han sido los que más he disfrutado en leer.

 Y lo digo por una simple razón, lejos de estar atiborrados de acción y lo que considero polémica un tanto innecesaria, estos números son un poco más calmados donde vemos construcción y desarrollo de estos mutantes, la búsqueda de un nuevo integrante que apareció en entregas anteriores, la relación entre el ex líder del equipo y una integrante ya muerta, así como nos dejaron ver un poco de su pasado así como la llegada de una integrante que, personalmente, parecía estar más de fondo que otra cosa; pero esa desastrosa misión en la frontera entre la India y Pakistán sirvió para algo más ver las habilidades de liderazgo de El Anarquista, cuestionable a más no poder, así como las habilidades de El Guapo y el desastre en el que se ha metido y ese desarrollo bastante interesante y un tanto macabro de chica muerta, algo realmente interesante y que se agradece.

Debo agregar que todo indica que se van a poner más interesante las cosas y que posiblemente tengamos una muerte en el equipo, cosa que parece es bastante recurrente aunque, personalmente, me gustaría conocer más sobre la formación del equipo en días pasados y todo lo relacionado con esa integrante difunta que ha sido una constante piedra en el zapato para el avance de unos personajes.

Doctor 13 arquitectura y mortalidad

Recuerdo que mencionaron al personaje principal de esta obra durante Crisis de Identidad, siendo uno de los responsables de llevar la autopsia de la primera víctima durante ese evento. Pero este investigador de lo sobrenatural y que quiere demostrar que todo eso es puro cuento de camino y la forma en la que poco o nada se toma en serio los sucesos que están a su alrededor, lo hacen uno de esos personajes que merecen la pena desarrollar más, ya que si bien es cierto que los personajes que están constantemente rompiendo el cuarto miró ya  comienzan a estar en el ojo público, pues hemos comenzado mal en darlos a conocer ya que el mercenario hablador de tonterías de la Casa de las Ideas no es un buen ejemplo de lo que puede llegar a ser un personaje de esas magnitudes y su potencial dentro de la ficción en las viñetas.

Quizás no sea la mejor opción de que esta obra aparezca en las reseñas intermedias, pero creo que es algo que al buen doctor le vaya a molestar; creo que es una de esas historias del viejo universo de la Distinguida Competencia que a pesar debe de tener algo ya de tiempo encima, se siente que no ha perdido vigencia siendo algo raro de ver en días recientes, donde las grandes sagas son olvidadas por otras grandes sagas, creando un círculo vicioso de irresponsabilidad ante los lectores, pero mientras venda eso, pues algunos estarán felices para luego quejarse de que están perdiendo lectores.

Y eso fue lo que hizo Brian Azzarello con esta obra, en la cual junta al titular con un singular grupo de personajes pertenecientes  a series canceladas por la casa editorial y que deben unir sus fuerzas para detener a una singular amenaza llamada Los Arquitectos,  que no eran otra cosa que adaptaciones de los  escritores más destacados de la casa editorial para el momento en que la obra salió publicada.

Y por muy rocambolesca que se pone en muchas ocasiones, maneja muy bien todo el asunto de que están muy conscientes de que son personajes de ficción y que son, al menos el doctor y su grupo, elementos que no consiguen un espacio en un universo que cada cierto tiempo decide no atender la continuidad y que no tienen la relevancia de sus compañeros.