Finalizando con: X Men God loves, man kills

Le doy fin al especial mutante con una novela gráfica del famoso grupo liderado por Xavier. Primero debo comentar que si bien sabía que la Casa de las Ideas tenía el formato ya mencionado, esta es la primera vez que leo una y me hacen pensar que quizás aún pueden hacerle coco a la Distinguida Competencia en ese aspecto.

Y también debo comentar que, según he leído, esta es la obra que sirvió como punto de inicio para una de las etapas más queridas de la colección, ya que uno de los nombres involucrados en esos mitos hace sus labores de guionista aquí. Es decir, ni más ni menos que don Chris Claremont estuvo metido en este sarao, si eso no es señal de que estamos ante una obra de calidad  ¿Qué otra prueba necesitan?

Pues ¿Qué tiene de especial está pequeña obra? Pues, primero su antagonista, uno que ocupa tanto la violencia, como los argumentos y el fanatismo religioso en una cruzada personal en contra de los mutantes; algo que lleva al extremo ya que para él, todo sacrificio es necesario. El enemigo es un ex militar convertido en predicador, un  extremista que caza mutantes a diestra y siniestra sin importar la edad de sus víctimas; lo interesante de sus acciones es que llega al punto de que Magneto y los alumnos de Xavier deben trabajar juntos, dejando de lado sus abiertas hostilidades para detener a este auto nombrado enviado del Señor. Un enemigo bastante inusual en los mutantes, desconocido para mí pero que encaja a la perfección con todo lo que deben vivir estos personajes.

A pesar de los años que tiene encima la obra aquí reseñada, el mensaje que tiene es aún hoy válido, mira que aun al sol de hoy el tema del racismo tiene mucho que decir, es uno de esos temas que hay que seguir trayendo a la mesa, ya que aún nos falta mucho para superar.

Anuncios

Finalizando con: X Universe. Age of Apocalypsis

¿Quieren saber cómo afectó la famosa saga de los noventa en rincones diferentes a los mutantes? Pues esta historia que abarca dos números lo dice todo. Ya me parecía raro, un evento de tales magnitudes que sólo afectase a los mutantes de la Casa de las Ideas, así que esta obra nos muestra otros rincones que se vieron afectados por dichos eventos, con una extensión de dos números.

Pues bien, la humanidad así como su antiguos rivales tienen un enemigo en común, aquí representados por uno de los esbirros del dictador Apocalipsis, considerado como uno de sus jinetes perdidos pero que ha puso en jaque a buena parte de lo que queda de los antiguos personajes de ese universo, eso sí, les advierto que no son como sus contrapartidas ya conocidas que residen en el universo 616.

Todos están, de alguna u otra forma, tanto villanos como héroes  pasando por personajes de soporte, están resistiendo toda la opresión y todo los experimentos que ha estado llevando el régimen en todos y lo que queda de tierra. Quizás, siendo eso el punto en común de ambas partes para levantarse y hacer resistencia.

Es entretenida esta pequeña obra, lo mejor que tiene a su favor es que se encuentra orquestada por los mismos que, en su momento, llevaron a cabo el desarrollo de la mentada saga tan famosa y se nota en muchos aspectos como en el dibujo, por dar un ejemplo. Posiblemente, con esta obra estoy haciendo trampa, ya que los mutantes si bien aparecen son apenas mencionados, pero (como dije arriba) es una de esas sagas que fue muy importante para la casa de las ideas durante los años noventa.

Finalizando con: Marvel Visionaries Jonh Byrne Namor Vol. 1

El especial mutante se viste de gala para recibir al primer mutante en ser publicado por La Casa de las Ideas, el Rey de la Atlántida, ni más ni menos que Namor. Namor fue uno de los primeros personajes que publicó esa empresa que posteriormente se convirtió en La Casa de las Ideas para el año de 1939, con un carácter bastante fuerte ya que como puede convertirse en un buen aliado, también es un feroz enemigo. Desde los Vengadores, Los Defensores, Los Invasores y los Cuatro Fantásticos.

La otra parte de esta reseña, pues ya sabemos quién es, ni más ni menos que don John Byrne uno de esos artistas del comic estadounidense que marcó época ya que los alumnos de Charles Xavier, el coloso esmeralda (también su querida prima), el primer equipo ramificación de los vengadores y ahora el príncipe de las profundidades han pasado por su pluma y que hace un trabajo excelente, creo que le debo dar la razón a un amigo quien me comentó que este autor le da estabilidad a todo aquel personaje a quien se le asigne trabajar.

Ya hemos visto su huella en los mutantes, la cual se siente al día de hoy, pero ¿Qué hizo en aquellos días? Pues, si bien este monarca comienza sus andanzas con el autor como un exiliado de su tierra natal y ahora, con un singular reparto de soporte conformado por padre e hija afroamericanos, así como se da una razón por las cuales ese carácter suyo es tan explosivo, razón que se encuentra relacionada con su singular historia de origen ya que es una mezcla entre una nativa de la famosa ciudad hundida y  un noble marino. Pero también, huele a aventura, a pesar de que unos consideran a este personaje como un anti-héroe, sus acciones dicen lo contrario al menos para mí.

Una aventura que no se limita a exploraciones marítimas y afrontar peligros inmensos, sino también a una aventura muy común a los ochenta, emprender un negocio en esa singular época de nuestra historia, una aventura con tintes ecologistas que no caen en lo aburrido o en el discurso rancio y quemado.  La participación de algunos de sus viejos amigos y algunas tramas secundarias hacen de la aventura mucho más interesante.

Finalizando con: New X Men

Antes de comenzar, debo comentar que la presente reseña la hago a medias (por decirlo de una forma) ya que solo llegué a conseguir los primeros números de la etapa del calvito Grant Morrison con los mutantes de las casas de las ideas, eso si debo comentar que lo poco que leí me ha parecido una de esas etapas que deben estar siempre mencionadas, en lo personal creo que no lo han hecho del todo; siendo una de esas etapas que  debería estar sino por encima, al lado de la etapa más clásica del equipo.

Desde la llegada al comic del gigante del norte, el calvito Grant ha hecho de las suyas, no es para menos ya que su forma de ver el medio es muy diferente y que no se corta un pelo para abordar temas bastante complicados. Creo que usar a los mutantes para hablar el tema del racismo pero agregando ese uso de los órganos humanos en la actual China, en esta ocasiones vendiendo el tema no solo con órganos, usar como metáfora la masacre de un buen sector de la población mutante para soltar unas ideas sobre los conflictos armados en el continente africano son apenas una pequeña parte de las ideas que metió el guionista a la franquicia.

La acción es acertada eso sí, el dibujante es un viejo conocido y colaborador del autor pero hay cambios aquí que, a pesar de los años que tiene la serie de publicada y que a pesar del ligero cambio de nombre que tuvo al tiempo regresó al ya conocido, quiero creer que servía no solo para atraer a los nuevos lectores sino también para ayudar a la franquicia a su salto a la gran pantalla que, como bien sabemos, no le fue del todo mal.

¿Qué más puedo agregar? Pues eventualmente voy a leer esta etapa nuevamente aunque aún tengo la duda  si en un especial mutante o en otro momento; aunque un segundo especial mutante me parece una excelente idea, pero es algo que debo meditar. Y antes de ir cerrando el presente mar de letras, a pesar de que apenas profundicé en la etapa en cuestión, es uno de esos casos en que con apenas pocos números, ya te das una idea  del talento del autor.

Finalizando con: X Force de Warren Ellis del 106 al 109

Estos últimos números de la etapa del autor Warren Ellis me parecieron muy buenos, de hecho  a pesar de que uno no conoce muy bien a los integrantes de este grupo; pues es a partir de aquí que uno se preocupa por ellos. No es tanto por la llegada de una vieja conocida al grupo llamada Domino así como un mutante que sirve como enemigo, uno cuyos genes lo convierten en un asesino perfecto.

Quizás lo extraño es como el villano anterior es despachado, al igual que el mentor del equipo, y la llegada del nuevo antagonista si bien es pequeña, se encuentra muy relacionado con Domino así como esa extraña cosa que tiene en su espalda; lo más interesante es ver como ambos personajes tienen una historia en común. Es decir ambos estuvieron involucrados, siendo el asesino (extrañamente asiático) una de las pocas personas que le causa miedo a la mutante.

El regreso de Domino si bien, al menos personalmente, se ve como una búsqueda de refuerzos, poco a poco se vuelve como una especie de regreso a casa con sus viejos conocidos. Pero quizás lo mejor de todo lo encontramos en los números finales, esos que se encargaron de no solo relatar esa pelea con el asesino en cuestión, sino también en relatarnos quien fue ese espía británico que sirvió de mentor  y su tormentoso pasado (relatado ni más ni menos que por su hermana) en las páginas finales del número nueve. Donde hubo una escalada en el conflicto, siendo una parte muy entretenida.

Honestamente, creo que este equipo mutante ha tenido unos comienzos y unos constantes cambios de tonos que lo hacen un tanto complicado de tomarles interés. De hecho creo que esta breve etapa en una prueba de lo que estoy diciendo, al punto de que en versiones más recientes tuvieron que integrar nuevamente a Cable, aunque quizás debí haberle leído esa etapa en la que cierto mutante canadiense estuvo al mando de este equipo. Así que ¿Vale la pena leer estos números? Pues si eres un gran lector de este equipo si, para los que estamos más cerca de sus hermanos (los de Xavier) se siente un tanto extraño.

Finalizando con: X Force de Warren Ellis 102 al 105

El autor Warren Ellis vuelve a aparecer en el blog, debo ser honesto, no le he prestado la atención que se merece; en algún momento del año 2000 este autor regresó a las grandes ligas del comic estadounidense y siendo conocido por su visión del mundo (oscura y cínica) fue uno de los responsables de darle nueva vida a ese singular equipo mutante llamado X Force, ese que se hizo famosos por sus acciones dentro de las viñetas y que entre sus responsables se encuentra un Rob muy famoso, más por su deficiente estilo de dibujo que por ser un artista medianamente decente.

X Force, desde sus días cuando Cable consistía en un grupo de mutantes que hacían el trabajo que sus hermanos mutantes (los de la academia de Xavier) más heroicos no podían hacer; quizás por eso el enfoque que le dio don Warren  era una revisión necesaria, durante una etapa dentro de la casa de las ideas con el título de “Revolución”, etapa que servía para renovar todo lo referente a la franquicia mutante.

Ahora, este equipo lejos de ser una guerrilla, ahora devenidos en un equipo de operaciones encubiertas y en el presente caso, el equipo recibe entre los suyos a un agente británico llamado Peter (como cosa rara también agente secreto) y con lo que queda del mencionado equipo (personajes que a duras penas reconozco, la verdad) y que deben detener a una amenaza que no solo data de los días de la guerra fría sino que, como cosa rara, todo deriva de un plan para derrotar al enemigo desde adentro, esta vez usando los genes mutantes latentes en todos los humanos.  Quizás el villano, a mi parecer, así como el encargado del equipo son los mejores personajes, ya que el equipo como tal me parece un poco olvidable, quizás sea por el hecho que estos números son muy avanzados, lo que hace difícil conocer a los integrantes de este equipo.

Finalizando con: Red Mass for Mars

En el pasado ya había hablado de como veo a la casa editorial Imagen y si bien es cierto que ya casi esos personajes hipermusculados que solo saben hacer desangrar a sus enemigos ya no están entre sus filas (bueno, cierto engendro infernal sí) poco a poco se ha ido quitando esa imagen; pero quería confirmar eso, así que decidí comenzar a leer alguna que otra cosa del mencionado sello editorial, al que cada día le crecen no solo los admiradores sino también autores.

Y creo que una ópera espacial que narra los esfuerzos, en apenas cinco entregas, de la humanidad para salvarse de una catástrofe así como de otro encuentro (sangriento) con una raza parasitaria de extraterrestres que, dando a entender, estos últimos vienen a cerrar su ciclo de destrucción con los terrestres. En lo personal no me pareció un mal concepto, pero puede ser que la misma extensión de la obra fue la que le jugó en contra; creo que faltó por desarrollar mejor los personajes involucrados, a pesar de que es una épica que se nota que tiene mucha influencia de los comics de la competencia, no conseguí algún personaje con el cual conectarme y estamos hablando del guionista que fue laureado por su etapa con, ni más ni menos, los cuatro fantásticos.

Pero quizás su mayor punto fuerte se encuentra en la narración de la misma, es una obra que desde ese punto de vista, la narración es acertada así como (nuevamente, consideración personal) el arte si bien se siente un poco extraño al comienzo, cumple su cometido en ayudar a la narración. Es una ópera espacial muy diferente, quizás el autor quería hacer llegar un mensaje, posiblemente, pero a lo mejor algo más le pudo jugar en contra a los planes. O posiblemente esto no es más que una secuela a alguna de las obras que hizo el autor para el mencionado sello editorial.