Finalizando con: Corto Maltés. La Balada del Mar Salado

Originalmente tenía en mente reseñar esta obra para un especial que tengo en mente relacionado con el comic hecho en Italia, ya que cuento con alguna que otra obra en mi idioma, pero las cosas simplemente no salieron como era de esperarse. Pero le tengo que agradecer al autor, ni más ni menos que Hugo Pratt, en darme a conocer a un autor amigo personal suyo llamado Umberto Eco.

A riesgo de equivocarme, si hay un personaje del comic del viejo continente así como dentro de las fronteras de Italia que le rinde un homenaje a las novelas de aventuras estilo Relatos de los Mares del Sur, la Isla del Tesoro, pero con un enfoque un poco más maduro, ya que el tema de la piratería, los conflictos familiares y algunos sucesos puntuales de cómo esta estaba el mundo antes de la primera guerra mundial.

La edición que tengo, editada en español por Norma allá en el año de 2000, cuenta con un prólogo de Umberto Eco y que, cronológicamente, corresponde a la primera historia o aventura del marinero sin barco llamado Corto Maltes y en esta oportunidad, la aventura se desarrolla en esa misteriosa zona del océano pacífico donde los Polinesios y otras tribus vivían tranquilamente, pero aprendieron muy bien esa cosa llamada piratería de los hombres blancos, quienes trajeron sus conflictos a esa región del mundo; desde militares y la misteriosa figura llamada el Monje, quien lidera un grupo de piratas que hacen de las suyas.

Pero todo comienza con el secuestro de un par de muchachos, Caín y Pandora, pertenecientes de una familia adinerada y que un viejo conocido del protagonista llamado Rasputín se encuentra bajo las órdenes de ese misterioso monje que es el terror de esa zona, así como de buena parte de las islas del caribe;  a pesar de la endeble alianza entre Corto y el desertor ruso, van a hacer lo posible para que sus planes de robarle una pequeña parte del tesoro del monje y traer un poco de luz al misterio que rodea al monje.

Finalizando con: Sandman Mystery Theater

Para el año de 1939 la revista llamada Action Comics salía un personaje que si bien no marcó época como lo hicieron sus contemporáneos, pero eventualmente conseguiría un renombre casi elevado al nivel de personaje de culto. Justamente durante el auge de su revisión hecha por ni más ni menos Neil Gaiman para el sello Vértigo que querían más sobre este personaje; le tocó al autor Matt Wagner sacarle rendimiento a esas ideas y usando al Sandman de la era de oro el cual era uno de los tantos personajes que tomó el cargo del señor de los sueños en su ausencia.

La serie a la que hago reseña aquí, representan uno de los muchos arcos argumentales por el que pasaba nuestro singular héroe, quien en su retrato era un tanto diferente un poco más creíble, una especie de antecesor de los superhéroes de la era de oro que combate al crimen con una influencia del cine negro durante los años treinta. Eso sí, a diferencia de los héroes que realmente salieron en esa época el buen Wesley combate por una buena cantidad de villanos y otros problemas por los cuales pasaba la sociedad estadounidense de aquella época y estos números se habla de la infidelidad, del racismo y esos doctores que ejercen su profesión sin una licencia y que solo traen a su paso es destrucción.

Pero creo que lo mejor de estos números es la relación que se estuvo desarrollando en años anteriores entre el protagonista y nuestro héroe, ya que como es normal se encuentra en entredicho la misma y más ahora que su prima y ella se reencuentran y la relación que ella tiene con su nuevo amor también tiene vínculos con el nuevo villano de turno. Eso sí, la revelación del don de la profecía que tiene el buen Wesley que usa para combatir al crimen es bastante interesante, el cual confirma una que otra sobre su relación con el señor de los sueños.

Finalizando con: Action Comics 424 y 425

Las reseñas intermedias se visten de gala, mejor dicho creo que las mantienen, ya que recibimos al hombre de acero, al precursor de la tendencia de los usuarios de super mallas. Me dieron ganas de leer esos dos números aquí reseñados ya que quería escapar un poco de lo que estaba leyendo con la serie de Irredimible.

Ubicada en el viejo universo de la Distinguida Competencia, el azul y sus aventuras después de la Crisis en Tierras Infinitas vimos una de las etapas más queridas del personaje, pero esta aventura el guionista es ni más ni menos que Marv Wolfman y me sorprende al ver que ya en esos años muchos guionistas ya estaban comentando sobre las intervenciones de Estados Unidos en medio Oriente.

Pero aquí las cosas empeoran por ambas partes; la madre de Lois está enferma y de paso un científico, responsable de las máquinas que están causando destrozo en la ciudad y de un moderno sistema de defensa, el asunto sólo puede empeorar con la intervención de Luthor y todo lo que tiene en mente hacer.

El hombre de acero está ahí en estas páginas haciendo lo que sabe hacer, defensor de los ciudadanos normales y tratar de hacer entrar en razón a ese científico que, estaba pasando un mal rato. Sé que no es una de las mejores reseñas o una de las mejores historias del hombre del mañana, pero creo que esta es una de esas pequeñas andanzas que merecen ser leída.

Finalizando con: Batman Especial de Halloween 1995

Con la presente obra, la cual repite equipo creativo de las dos anteriores, le damos cierre al especial murciélago. Pero antes de pasar a la correspondiente reseña del especial, debo comentar que debo agradecer a un amigo que me facilitó buena parte del material que apareció aquí reseñado, espero que él pueda leer estas líneas antes de que haga lo que están haciendo buena parte de los profesionales de la cuna de libertadores, irse a buscar pastos más verdes en otros lados.

Ahora si, vamos a lo importante, la reseña. No sé que puedo decir del presente especia ya que parece que no es tan interesante como los dos anteriores reseñados y toma elementos prestados de cierta obra navideña para darle un susto al homenajeado, quizás la mayor fuerza que tiene es que trata de arrojar algo de luz a la relación que hay entre Bruce y uno de sus principales socios, Luscious Jackson. Ya que entre los recuerdos que atormenta a Bruce durante una noche, se encuentra aquella ocasión cuando los dos personajes se conocieron; si se hubieran dedicado a explorar eso y no a agregar un conflicto menor con el villano llamado El Pingüino, creo que el resultado fuese otro.

Quizás es una nota diferente para darle cierre a un especial dedicado a uno de los personajes más conocidos de la Distinguida Competencia y más considerando el hecho que, seguramente, esta reseña se verá mucho después de la festividad con la que se encuentra relacionada. Pero no deja de ser un producto interesante, a pesar que las líneas dicen todo lo contrario, creo que es una de esas historias bastante sencillas del murciélago que parece encajar con esa larga estela abierta por Año Uno y con el resto de las obras que hizo el señor Loeb con el caballero de la noche.

Finalizando con: Batman Especial de Halloween 1994

Seguimos no sólo con los especiales de Halloween y con los pasos finales del especial murciélago, a pesar del hecho que seguramente el mentado especial ya está dando sus pasos finales. Eso sí, si bien repetimos equipo creativo pero a mi parecer creo que tanto el especial anterior como el presente, pues siento que parecen de alguna forma relacionados con las otras dos historias que  Loeb y su acostumbrado dibujante han estado colaborando. Y creo que sale de nuevo hacer la pregunta ¿Qué le pasó a este guionista? Ciertamente, parecía uno de esos que iba a mantener una racha de buenas historias o, como el presente caso.

Esta vez nos vamos con un villano menor y relacionado con el cuento llamado El Sombrero Loco, uno de esos villanos que podría servir de algo en una futura película, pero también vemos como comenzó la relación entre Jim y su querida hija adoptiva llamada Bárbara. Quizás la llegada de esa muchacha en la noche de brujas sea todo lo que marca ese especial ya que, como era de esperar, ella es la víctima del Sombrero. Pero también tenemos más pinceladas del pasado de Bruce y como no, la relación de nuestro homenajeado con el mentado libro. Si, esos recuerdos de como aquel libro  lo asocia con aquella fatídica noche y todos los hechos que habían traído posteriormente.

En lo personal, aquí vemos que el estilo del cine negro siempre ha estado presente como influencia para nuestro homenajeado y sus andanzas en la ciudad que decidió proteger. Quizás el estilo de narración usando el diario de Bárbara, para ofrecer matices de lo que estaba pasando no sólo en la mente de la dueña, sino también ofrece toda una dinámica que no sé si aún se mantiene en el nuevo universo de la Distinguida Competencia.

Finalizando con: Batman Especial de Halloween 1993

Honestamente debo comentar que tenía en mente tener listas las reseñas de algunos especiales de noche de brujas donde el homenajeado tenía el rol principal justamente para el especial del blog, a riesgo de equivocarme seguramente estas reseñas se verán publicadas después del mencionado especial. Pero creo que un especial hecho por la misma dupla que nos trajo obras como Largo Halloween y La Victoria Oscura no deja indiferente a nadie, más que todo por el hecho de que se mantiene la pregunta ¿Qué le pasó al guionista de esas obras?

Dejando esos comentarios de lado, el presente especial hay un marcado énfasis en la faceta de Bruce como hombre de negocios y mujeriego empedernido así como el hecho que uno de los villanos, que se roba buena parte de la historia, es ni más ni menos que el espantapájaros. Ese villano que es un conocedor de los miedos y que pasó de ser el psiquiatra a paciente del famoso hospital psiquiátrico de la ciudad que custodia nuestro caballero de la noche.

Pero hay otro que se lleva las palmas, una viuda negra a la cual no debemos confundir con la de la Casa de las Ideas ya que está mujer no es espía, pero logró lo que muchos villanos del murciélago han estado queriendo hacer desde hace rato, herir su faceta alejada de la máscara. La historia es entretenida pero no llega al nivel de las anteriores mencionadas, pero creo que todo lo que se vio con el villano fue una de las mejores historias que he visto con el doctor Crane. Aunque si bien no es la primera vez que vemos al murciélago atendiendo asuntos relacionados con la festividad del treinta y uno de octubre, es bueno verlo como lo que es, un humano vulnerable, faceta que siempre decide esconder.

 

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Batman Principio

Regresamos a las viejas glorias del caballero de la noche y con el guionista de otra serie aquí reseñada, Año dos, es decir el señor que responde al nombre de Mike Barr. Pero esta entrega tiene otro particular, aparte de ser una que trae dos historias, es una que fue publicada por la casa editorial llamada Editorial Zinco.

La primera historia es, a mi parecer, la mejor de esta entrega en vista que le dieron un buen número de páginas y corresponde a esa etapa en la cual el controvertido Jason Todd estaba llevando el manto de Robin. En una de esas tantas salidas, Jason sale herido y su mentor busca como curar esas graves heridas.

Y aquí es donde se pone interesante el asunto ya que el homenajeado llega a la humilde clínica de una vieja conocida suya, quien estuvo con él después de aquella terrible noche, una persona que (después del Mayordomo de la familia) conoce muy bien a Bruce y todo lo que ha estado haciendo posteriormente.

Para ir cerrando con esa historia, pues no esperen grandes intervenciones de algunos villanos, es una de esas historias breves que funcionan de forma brillante para conocer los costos que tienen que pagar no sólo Bruce, sino también sus conocidos. La segunda historia si bien repite guionista pero hay un cambio en el equipo de los dibujantes; es buena, pero no brilla con la misma fuerza que la anterior, es un caso igualmente breve y que guarda relación con la vida personal de Bruce así como con un singular grupo familiar muy metidos en el mundo del tenis, quizá lo mejor de todo esto es que fue una publicación que se hizo para celebrar uno de los tantos aniversarios del personaje en su larga carrera editorial, una que al sol de hoy sigue adelante.