And we are the law here

Archivo de la categoría: Reseña de Discos

De todo el material que me pasó un buen amigo mío (y que ahora es uno de esos tantos venezolanos que se encuentra en el exterior) estaba el tercer disco de esta banda oriunda de Suiza, si, después de muchos años de escuchar rock y sus muchos subgéneros; creo que si hay un género que si tiene ramificaciones y demás, ese es el rock pesado y si ponemos la mirada en el viejo continente, el cuento se complica bastante.

De los muchos discos que me acompañaron en ese empleo en el que estuve hasta marzo del presente año, este disco lanzado al mercado para el año de 2006 estuvo en el teléfono mientras estaba soportando lo que una vez fue un ambiente tóxico, pero bueno eso ya es otro tema. Esta banda no se le nota mucho que el inglés no es la lengua en la que habitualmente habla la banda y si bien no es la primera vez que escucho una banda de Suiza, esta es la primera que escucho de  rock pesado.

Esta obra parece ni más ni menos que un disco conceptual y que si bien se va por los tópicos del rock pesado dedicado a las batallas y demás elementos que parecen cosa del pasado o que no concuerda plenamente con el resto de las canciones y si es verdad lo que aparece en la WiKipedia sobre esta obra, estaba pensado que tuviera canciones versionadas por la banda, pero parece que a alguien de la misma no le pareció buena idea. Creo que, a pesar de todo, es un disco pero solo me alcanzó para hacer una reseña breve.

Anuncios

Ahora me percato de una cosa, que estas últimas reseñas en esta sección parecen una especie de doble especial musical, entre los cuatro de la ciudad de Liverpool (la banda que me presentó mi padre) y Van Halen, esa banda de rock pesado a la cual vengo a escuchar con calma es ahora, ambas comparten un punto. Algo más del hecho que son parte de ese gran catálogo de bandas que vengo a escuchar recientemente  y más influencia y que están haciendo aquí una especie de competencia.

Pero de alguna forma, debo llegar a alrededor de las trescientas palabras con estos intentos de reseñas y también debo agradecer a un buen amigo, quien me pasó buena parte de los discos de los cuatro de Liverpool y creo que no importa el género o el nombre de la banda, la mejor forma de conocerla es escuchando cada uno de sus discos. Y ya que estamos en esa, este fue uno de los discos que me ayudó a superar el ambiente laboral tóxico donde me encontraba.

El segundo disco de estudios de esta banda, lanzado al mercado allá en el año de 1963, parece que fue el que movió todos los engranajes para que la banda se diera a conocer a nivel mundial, aunque con sus respectivos cambios de nombre para el mercado canadiense y el de los Estados Unidos. Pero bueno, no sé si la revista R.S lo haya metido en su conteo de los mejores quinientos mejores álbumes, llegando con el número 419 aunque tampoco creo que fue para tanto; pero bueno, yo creo que vale la pena escucharlo no solo por el mero hecho que sea uno de esos discos que marcó época (a pesar de los años que han pasado desde esos días), es también una de esas obras musicales que es un reflejo de la música de aquellos días.


El quinto estudio de la legendaria banda es uno de esos que antecede ese momento previo a la explosión de fama que tuvo la banda, pero otro punto interesante es que la portada es en realidad una bandera relacionada con el mundo del buceo, uno en que no tengo la menor idea; adicionalmente, me vengo a enterar que esta obra está compuesta por varias canciones que no son originales de ellos, aunque creo que eso no le resta méritos a la banda.

Y ¿Tengo algo más que decir? Bueno, no mucho, ya que es una de esas claras demostraciones de la calidad que tiene la banda, aunque lo interesante del asunto es que el paso del tiempo le cayó bien a este disco, ya que no se siente tan viejo, pero tampoco tan meloso como cualquier otra cosa que haga de las bandas del rock glamoroso que siguen dando giras por ahí. Eso sí, debo agregar el hecho que suena bastante mejor que cualquier canción de ese ruido molesto llamado música urbana del día moderno. Si bien todo lo podría dejar aquí, en vista que la (nada) confiable Wikipedia tampoco anda colaborando mucho en estos días y concretamente con la información relacionada con esta obra.

Pero bueno, a mi parecer es un disco que abre las puertas para lo que estaba por llegar a la historia de la banda, el uso de un instrumento musical que (al menos para la época) muy difícilmente se asociaba con el rock y más concretamente esa segunda ola del rock pesado nacida en la soleada california que parecía que había llegado para quedarse y que la primera ola y su marcada influencia inglesa  estaba ya de salida. Y sí, hablo del sintetizador y toda la polémica que causó en ese momento, de hecho creo que unos la mantienen al día de hoy, ya saben cómo son de intensos en algunos temas los seguidores del rock.


El presente disco que trato de reseñar es una de esas piezas históricas de la cultura pop del mundo, ya que con este disco se marca el inicio ni más ni menos que la invasión británica que trajeron los cuatro grandes del pueblo llamado Liverpool. Extrañamente, no hay una etapa similar que se pueda repetir en la actualidad, por mucho que se hable de las redes sociales y canciones pop más apegadas a lo políticamente correcto que a pasar un buen rato. De hecho, creo que debería ser uno de los muchos discos que deben ser escuchados para entender la importancia que tiene en la historia de la música.

Pero también es una de esas obras musicales que, a mi parecer, si bien capturó muy bien el ambiente de la época en que salió al mercado, estamos hablando de 1963, pero también es (a mi parecer) una de esas obras que el paso del tiempo no le ha puesto sus manos encima, ya que la buena vibra que transmite  y si bien esta es una de esas reseñas que me trae sentimientos encontrados, tal como me pasó con uno de los discos de la banda de la dama de hierro. Y ¿A qué se debe eso? No solo al hecho que buena parte de la discografía de esta banda me la pasó un amigo quien ahora está en tierras incas, sino también al hecho que fue uno de los tantos discos que me llevaba en el teléfono para el último empleo que tuve.

Personalmente, creo que debo agregar el hecho que es una de esas obras que si bien marcó el inicio de una carrera musical de una gran banda, una de esas bandas que siempre va estar mencionada y cuyo fenómeno siempre va ser buscado como repetir pero muy difícilmente con éxito, ya que la situación histórica de aquellos días fue una muy concreta y que va a estar imposible que se repita.


Sigo reseñando lo obra de esa banda de rock estadounidense que marcó época, pero que extrañamente los cambios constantes de vocalista y ese cambio en las tendencias musicales de los ochenta a los noventa y que si bien, según unos, parece que fue un disco que si bien comenzó con una ventas bastante lentas (creo que es una de esas ocurrencias que no se dieron durante la querida etapa de don David Lee Roth) eventualmente se ganó a la crítica. Si bien lo han mencionado en varias revistas y lo han puesto en la franquicia de GH, creo que debo concordar en el asunto de fondo, que hay algo en esta obra que hizo el efecto de que tuviese esas primeras ventas.

¿Qué puedo decir? De verdad que si, por un lado, fue el primer intento de la banda en integrar a su particular sonido el instrumento musical llamado el sintetizador, cosa que eventualmente lo veríamos mejor hecho en discos posteriores; pero tampoco es que, a mi parecer, el otro aspecto negativo fue el hecho que las letras siguieron la misma tendencia del último disco de la banda aquí reseñado. De hecho, creo que debió pasar algo en la banda con este disco salido al mercado en el año de 1981, quizás por el hecho que aún le faltaba pulir algunos detalles para hacerla en grande.

Si bien, todo parece que ando de mal humor con esta reseña. Es uno de esos disco que parece que marcaba un antes y un después, pero tampoco tiene esas características si se compara con los famosos discos de transición de otras bandas, no necesariamente del mismo estilo musical; de hecho, creo que a su favor tiene que mantiene lo que aprendió la banda con los discos anteriores y les sirvió de mucho para lo que tendrían que hacer a partir de aquí.

 

See Your Space Cowboy


Finalmente hablo del disco debut de esta banda,  una de esas bandas que se encuentra conformada por integrantes de otras con un historial bastante digno y que ¿Debo agregar algo? Pues el hecho que este disco ha sido uno de los que escuché un número de veces casi indeterminado de veces en la oficina, mientras me enfrentaba al desastre que tenían en las cuentas bancarias. Así que esta será una de esa serie de reseñas que comencé hace algún tiempo y que tenía pendiente en unas cosas, pero el presente es un tanto diferente ya que esta banda me la presentaron recientemente.

El 2012 salió este disco al mercado, de hecho creo que fue uno de esos proyectos en los que se metieron los integrantes y que si bien cuenta con dos versiones de canciones, una de Black Sabbath y otra de la banda Duran Duran, siendo una versión de unas de sus canciones más famosas; además que las canciones originales son bastante buenas y que creo que el cambio que da el baterista de su banda original a aquí, parece que es uno que le cayó bien. A pesar que era en Dream Theatre donde sacaba a relucir todo su talento, pero no esperen mucho aquí, la verdad ya que no es una banda de rock progresivo aunque tampoco es una banda de un estilo un poco menos complejo.

Quizás esta obra musical es uno de los tantos ejemplos que bandas conformadas por granes astros en ocasiones no funcionan bastante bien o si no, pues tienen una vida un tanto breve. No me voy a poner técnico, ya que no conozco mucho del tema, pero si debo comentar unas cuantas cosas. Primeramente, el sonido si bien es bueno me recuerda mucho al rock pesado de días pasados, a pesar que tiene mucho a su favor para crear algo que pareciera un poco más moderno.


El tercer disco de la gran banda Van Halen llega bastante temprano, de hecho creo que debo agradecer el hecho que le estoy tomando aprecio a esto de escuchar música con mi teléfono inteligente y tratando de escapar del azote sónico llamado regueton. Sí, hay algo que no comprendo plenamente es el gusto por ese ruido arriba mencionado y que no importa cuántos cambios le hagan, pues es una verdadera molestia.

El tercer disco de la banda, que realmente salió en los ochenta, siendo uno de esos discos que siguió con la tendencia de que la escena del rock glam estaba dando sus primeros pasos y que, al menos personalmente, no se le reconoce uno de los aportes que hizo esta banda a la mentada tendencia y es el hecho que fue a partir de la presente obra, pues las letras eras más explicitas.  Por mucho que se le de ese mérito a los maquillados de la época, la verdad es que solo recogieron un testigo.

Pues, es buen rock pesado de los años ochenta y lo bueno, quizás lo mejor de todo el asunto es que es previamente a lo que se vio ese año donde los kilos de maquillajes y tacones era lo que normalmente se veía con el rock. Quizás lo mejor de esto, es que vale la pena conocer esta banda aunque, lo triste del asunto es el hecho que ya no tiene el mismo impacto que tuvieron en su momento, algo bastante triste con una banda que ayudó a cambiar la historia del rock pesado. Si mal no recuerdo, fue a partir de esta obra, que la banda se dio a conocer de forma más plena y creo que fue a partir de esta que su mítica carrera musical dio su pleno salto a la fama y por la que es recordada.

 

See Your Space Cowboy



Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

TERRALBA

Inspiration, comics, art

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.