Van Halen I

De Canadá y el rock progresivo pasamos a Los Ángeles, California y al rock pesado de los años ochenta, si esa extraña etapa de uno de los géneros musicales con más subgéneros que recuerdo en la que la banda Van Halen no solo hizo su debut, sino que comenzó una nueva ola del mencionado género que tuvo sus altos y sus bajos. No nos hagamos los tontos, si bien Van Halen no es responsable directo de la movida Glam, pues compartieron escenario e incluso todos comenzaron en el mismo local de la mencionada ciudad estadounidense, un género que la misma sobreexposición fue quien lo mató, considerar que cierta banda de Seattle fue la responsable es darle demasiado crédito, la verdad.

Pero bueno, esa opinión puede que la desarrolle en otro momento, aquí estamos hablando de reseñas musicales. Para el año de 1978 la presente banda y la formación más querida por sus admiradores estaba agitando las aguas de la escena musical de la ciudad de los Ángeles, California con un estilo de rock que distaba mucho de la propuesta inglesa de bandas como la mítica Black Sabbath o Deep Purple, aquí la cacería de brujas se sustituye por letras que alaban la mala conducta, no hablar precisamente de amor y la eterna fiesta del rock, que si bien no es algo nuevo, pues esta banda lo trajo nuevamente a la palestra y repotenciado.

Estamos hablando, ni más ni menos, que la voz de David Lee Roth con la escolta de Eddy Van Halen en la guitarra, dos piezas en la historia del rock pesado que al sol de hoy son reconocidos, quizás ya no con la misma intensidad de antes, pero es mejor que todo el rock que tenemos en la actualidad. Es uno de esos discos de debut que marcaron no solo la carrera de la banda, sino también la época en la que salió, un largo camino de tocar puertas y de asimilar lo mejor de lo que se hacía antes, ese cambio que ya (traté) de mencionar a principios de este mar de letras.

Con todo y los años que tiene encima, que sus letras de seguro fueron polémicas en su momento, suena a un rock que supo envejecer con el paso del tiempo y que si bien tuvieron que usar alguna que otra indumentaria vergonzosa, creo que esta banda nunca lo va a negar de hecho, creo que lo deben de recordar con cariño.

Anuncios

Rush. Roll de The Bones

La segunda ocasión en la que esta banda canadiense es reseñada aquí. No es para menos, ya que estamos hablando de una de esas bandas dentro del enorme espectro del rock progresivo que destaca y lo interesante del asunto, es que con apenas tres integrantes, suena con la misma intensidad que bandas no solo del mismo género, sino de otros estilos, y eso señores no es algo fácil. Y más considerando, al menos eso creo, que las bandas que son un trío tienen una fuerte asociación con el género del punk, lo bueno de esta banda que te rompe por completo eso.

A diferencia de unos de sus discos más reconocidos, el 2112 y ya reseñado anteriormente, el disco número catorce de esta banda es (sin duda) uno que tiene mucho que contar. Si bien suena mucho menos progresivo, no por nada se convirtió en uno de los cinco mejores discos mejor vendidos de la banda, es para mi gusto personal uno de esos discos que acerca el ya mencionado género y pensar que salió al mercado en el año de 1991. Un año extraño en la música, cuando cierto género nacido en la ciudad de Seattle estaba comenzando a agitarse.

El título es una referencia a lanzar los dados, al menos en su idioma original, pero poco o nada tiene que ver con el resto de las canciones, bueno con una sí, que es homónima y es la que conocí este disco. De hecho, debo volver a agradecer a esa persona que me presentó esta banda ya que se está convirtiendo, poco a poco, en una de mis favoritas.  Y a riesgo de equivocarme, creo que es uno de los muchos discos de estudio que le valió la fama a esta banda canadiense, ya ven que esa nación también saca sus buenas bandas de rock, no todo es nieve, hockey y cerveza en ese país.

Sun Ra Space is the Place

Sigo con las reseñas para esta sección, honestamente debo comentar que quería que la presente estuviese en la parte de finalizando con, pero en vista que me había quedado sin reseñas aquí pues decidí cambiar de opinión. Así mismo, debo advertir que voy a hacer lo posible para que la presente cumpla con el requisito de llegar a las trescientas palabras, algo que siempre quise hacer con esta sección ya que las reseñas breves no me estaban llevando a algún sitio.

En ocasiones pasadas había (intentado) reseñé discos de este músico del género del jazz, al que personalmente asocio fuertemente con la ciencia ficción y debo decir que no sé si el presente disco de estudio fue lanzado como parte de la banda sonora que hizo este músico y que lleva el mismo nombre, pero por lo que he podido investigar fue lanzando para el año de 1973 y que a pesar de lo breve, apenas cinco canciones, no se siente tan denso como otros discos. También debo agregar que es más experimental que los otros aquí reseñados y que parece que, al menos creo, sirve como una especie de punto final de una etapa a otra, al menos quiero creer eso.

Quizás son cosas mías, pero me recordó poderosamente a la música electrónica y creo que esa mezcla muy pocos se atreven, me refiero a la de jazz, ciencia ficción y música electrónica. Así como el hecho que es un disco que para ser de jazz, al menos hay una marcada tendencia a tener partes cantadas, que siguiendo con el estereotipo, pues es un género musical en donde lo que predomina lo instrumental. Para esta altura de la reseña debo admitir que me ando quedando si algo más que agregar, creo que es uno de los discos que contiene una de las canciones más famosas del músico y creo que merece ser escuchado.

Pizzicato Five Rip Big Hits and Jet Lags 98-2001

Antes de comenzar la reseña, debo comentar que estuve pensando por un buen rato cual iba a ser el séptimo artículo de la nueva línea editorial, de hecho nunca pasó por mi cabeza que sería una reseña a un disco de una de esas bandas que he estado escuchando casi de forma constante; de hecho creía que iba a ser cualquier tema menos el presente, aunque si hay una sección a la cual considero como tarea pendiente en darle una mejora es esta.

Aunque  si hay un tema del que no conozco mucho es sobre música, es decir  puedo disfrutarla pero usar palabras para recomendar algún disco, pues se me complica mucho el asunto; pero ahora tratando de hacer lo que debo hacer aquí, la banda P5 ha estado en este pequeño rincón casi desde su nacimiento. Siendo una de esas bandas del país  del sushi que si bien la gente de ahora no la reconoce, pues se hizo de una carrera muy respetable.

Lastimosamente, muy poca información sobre el lanzamiento de la presente obra pude encontrar, pero lo que si les puedo asegurar es que huele por los cuatro costados a un disco recopilatorio; pero uno de esos discos que hace todo lo posible para que te lleves un buen recuerdo de la banda desde el año 1998 hasta el año 2011. Luego de varios años en el mercado, por ahí en los años dos mil  decidieron tirar la toalla.  En lo personal, es una obra digna de ser escuchada ya que con todos los años que tiene encima, suena muy moderno.

Eso sí, conseguirlo en los caminos verdes de la red de redes puede costar, pero les aseguro que valdrá la pena. Además que es una de esas obras que  te recuerda que primeramente no todo el J POP es el que se escucha en las series anime, algo que si bien sirve de puente para conocer ese extraño mundo ya (al menos personalmente) se está quedando muy corto.

Daft Punk Random access memory

¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que le hice una reseña a un disco de este dúo francés? Creo que bastante,  pero la música electrónica de alguna forma sigue presente en mi colección de discos y, particularmente, este dúo siempre hace acto de presencia; ya ven que una vez que los escuchas, te haces adicto a ellos.

Lanzado al mercado para el año de 2013, tres años después de su disco que servía de banda sonora para la película Tron, aquí se nota  que se tomaron su tiempo para no solo componer sino jugar con las reglas establecidas con el ya mencionado género y decidieron hacer algo diferente y más acorde con sus aspiraciones. Además todo esto en el marco de un cambio de sello disquero; eso sí, creo que es un disco de estudio (el cuarto de la banda) que marca un cambio, el mero hecho que hayan usado grabaciones de otros colegas músicos así como instrumentos musicales en vivo (dejando de lado los famosos “samples”) además que es un disco lleno de colaboradores que dan su grano de arena para mejorar el resultado final.

Ha sido un largo camino que ha recorrido la banda y su particular visión no solo de ellos mismos, sino de lo que son capaces de hacer y pensar que han dado un cambio tan drástico con un cuarto disco de estudio, dice mucho de ellos. Posiblemente, todo esto los pone en el punto más alto de lo que es la música electrónica francesa y ¿Quién puede negar que a nivel mundial?

Megadeth Killing is my business

Yo no recuerdo cuando fue la última vez que reseñé un disco de esta banda, considerada una de las pioneras de ese género llamado Trash Metal, aunque unos consideran que este disco es uno de los tantos que sirvió para darle peso al ya mencionado género; yo creo que demuestra que don Dave quería demostrar que podía ser una piedra en los zapatos de sus antiguos compañeros de banda. Así que, al menos personalmente, creo que lo logró.

Lanzado para el mercado en el año de 1986 este disco hizo de la suyas, con una controversial versión de la canción estas botas así como una canción que estuvo destinada para la banda en la que estuvo una vez don Dave; pero eso si a pesar de que es un disco debut de una banda, es decir ese disco que marcó su llegada a la palestra, pues creo que ha sobrevivido al paso del tiempo a diferencia de otros discos de bandas contemporáneas a ella.

Eso sí, como todo disco debut de una banda, es una clara demostración que la banda estaba comenzando, estaba dando sus primeros pasos en el mercado musical y uno tan de nicho como lo fue en su momento el del rock pesado, ya que en sus comienzo el Trash Metal tenía muchos puntos en común con el punk; es decir, la promoción en base al boca a boca o de las grabaciones caseras durante los conciertos (o los primeros conciertos) de alguna banda hasta que eventualmente, dieran ese primer paso.

The Police Greatest Hits

Hay bandas que sin importar su estilo musical marcan una época y a las personas, incluso la vida de las personas que no vivieron en esa época, pero por algún cercano llegan a conocer a la banda en cuestión. A mí me pasó algo con la banda del señor Sting antes de que su carrera solista fuese más grande que lo que hizo con la ya mencionada banda, creo que asocio esta banda con mi tío (ahora difunto) Emilio, creo que él quien me presentó la banda hace ya algo de tiempo.

Cosa rara, ya que me tío no era muy amigo del rock ya que sus gustos musicales estaban en todas partes, pero en la invasión británica del ya mencionado género durante los años ochenta; pero aquí estoy, reseñando un recopilatorio de los grandes éxitos de la banda, lanzado al mercado en el año de 1992 y que me lo regaló mí ya mencionado familiar.

Considerada una de las bandas más influyentes por la crítica especializada, este recopilatorio no es otra cosa que un paseo por todas las buenas etapas de la banda, las canciones más reconocidas de ellos que van más allá de Roxane, de hecho yo recuerdo que una de ellas (mensaje en una botella) la escuché por primera vez en un juego móvil que simulaba ser Guitar Hero y siempre me quedé con la duda de quién sería hasta que mi duda se disipó. Creo que esta es una banda, así como un buen disco, para demostrar que el rock no es necesariamente un género para gente con malas pulgas.