El show electoral.

Según, el presente año son las mentadas por unos y esperadas por otros, las elecciones presidenciales en la cuna de libertadores y todo parece que, va a seguir las negaciones entre el gobierno y la mal llamada oposición, el espectáculo electoral ya no tiene tanto impacto y creo que eso viene a bien. Ya que, la gente se encuentra bastante descontenta ya que se están dando cuenta que con votos, esta plaga no va a salir. Es un hecho que muchos no han querido comprender de forma plena, debo admitir que es una de esas ideas que se hace complicada de asimilar, pero considerando la forma en que esta gente llegó a la palestra, es la única forma en la que entienden cómo será su salida. Así que con un intento de llegar a las mil palabras, voy a exponer una que otra cosa sobre el próximo show electoral y todo lo que eso puede traer y todo lo que podemos aprender de eso; creo que es tiempo de comprender alguna que otra cosa sobre ese mal hábito de creer que con votos las dictaduras se pueden terminar.

Pero ¿Cómo se puede explicar que tanto descontento y hambre no han hecho que agarren sus maletas? Es una pregunta que hasta yo me hago y no puedo concretar una respuesta sólida y si me toca revisar la historia de la cuna de libertadores pues por mucho menos de eso, se han derrocado a presidentes.  Al menos, eso nos ha hecho creer la historia, de hecho la historia que me tocó estudiar hace ya tiempo, no sé si la historia que escribió la revolución cuando llegó diga algo totalmente diferente, ya sabemos que a los revolucionarios les encanta reescribir todo, siempre y cuando eso les haga ver como los redentores de los obreros; cuando las cosas no son así. Y el fracaso económico venezolano es una prueba de eso.

Yo creo que no es del todo inteligente votar, por muy grandes e importantes que te vendan las elecciones presidenciales, ya que sabemos que mientras tengan en su poder todos los poderes públicos, no hay mucho para donde correr; quizás la opción es, si decide la persona votar, hacerlo por un tercero. Pero es que hasta los independientes tienen ese tufo que no convence plenamente. Creo que el bipartidismo rancio no solo es un problema que se encuentra muy presente en el Gigante del Norte, ya que en la cuna de libertadores también se encuentra presente y quizás no tan notorio y rancio como el otro, pero presente al fin y al cabo.

Honestamente, no importa mucho si esas elecciones presidenciales se hacen en marzo o en algún otro mes del 2018; quizás me encuentre contradiciendo ya que en (intentos de) artículos pasados he dicho que estas elecciones, si la gana alguien diferente a la plaga roja, podría ser la chispa necesaria para el cambio de mentalidad que necesita el venezolano. Pero bueno, en mi defensa puedo reiterar que está complicado que se gane esas elecciones ya sabemos los motivos, que muy difícilmente una tercera opción pueda arrastrar tantos votos.

Es muy posible que el descontento sea tal que la gente simplemente no salga a votar y deje de creer ese cuento relacionado con la importancia y magnitud de esas elecciones, en vista que no importa cuántas veces la gente vote o deje su firma, la mal llamada oposición va a buscar una nueva forma de decepcionar a la gente y eso ya está cansando a muchos y si agregamos a la mezcla todo lo referente al dialogo, pues no es bonito lo que veo en el horizonte. Claro, no seré un asesor en temas políticos, pero hay que tener tres dedos de frente y ver que el escenario es adverso para ambas partes y que la salida electoral no es la mejor opción; algo que comprendió la formación nueva que está dando de qué hablar.

Debo agregar algo más al asunto, es el hecho que tampoco la gente se encuentra con los mejores ánimos para ir a unas elecciones y eso incluye a los votantes que defienden a la plaga roja, es el hecho de que estamos todos pasando hambre y estamos molestos; de hecho el dinero ya no alcanza para nada, salir a comerse un dulce en alguna panadería cercana (si bien te va) te puede consumir buena parte de la quincena y ni hablemos de los gastos de transporte. De hecho, todo pareciera estar premeditado, cada detalle y cada respuesta que dan, dando la impresión que están plenamente convencidos de todas las mentiras que dicen.

Y es que decir que no estamos en el mejor momento de nuestra historia no se dice a la ligera, la verdad es que las guerras imaginarias de los revolucionarios, sus hurtos, el descaro con el cual mienten a toda la población va a ser una de esas facturas que van a tener que pagar por un largo rato. Ciertamente, mil palabras que escriba no van a bastar para describir todo el daño que le han causado a la misma nación que dicen defender con celo, la verdad es que sus acciones dicen todo lo contrario. Y de esa hoguera tampoco se salvan sus mal llamados opositores y quizás por eso, muchos nos atrevemos a decirles que son algo peor que cómplices en todo el desastre.

De hecho, mientras la fecha del mentado asunto no sea expuesta, voy a seguir comentando  y meditando si esto de salir a votar va a servir de algo; quiero creer que es algo que todos los residentes venezolanos deben hacer y comprender, que esta gente (hablo de las dos partes del bipartidismo criollo) ya deberían estar pensando en esto que tienen que irse y no precisamente por la puerta grande. De verdad no es algo que se lo merecen, tampoco merecen que se les deje tranquilo cuando las cosas cambien (en algún momento, que ya toca) y es que ya está bueno de seguir desangrando a los venezolanos, sin distinción alguna de sus ideas políticas.

Anuncios

Pasó Enero

Vuelvo a escribir alejándome un poco, solo un poco, del asunto que generalmente escribo en la sección de general, ya saben la política. Pero creo que el mes de enero fue uno de esos meses que lo sentí que pasó muy lentamente y de paso un tanto decepcionado, en vista que mis expectativas de cambiar de empleo se enfriaron; si, desde finales de noviembre estoy en un organización bastante toxica y en un departamento que no se queda atrás.

De hecho, aparecieron nuevamente las ganas de colgar el título de licenciado en administración y quizás buscar en otros horizontes lo que la primera carrera que saqué ya no me ha dado; claro la situación de la nación no es la mejor, de hecho mi idea de seguir ejerciendo por mi cuenta nuevamente se encuentra en el refrigerador ya que no hay mucho que hacer pateando la calle.

Así pasó enero, llevándose con él buena parte del peso que tenía y me ando quedando en los huesos y la idea de emigrar cada día se complica así como el hecho que creo aún hay cosas que tengo que hacer por aquí. Quizás lo único bueno fue que me la línea crediticia de mis dos tarjetas de crédito fueron aumentadas, quizás la de la segunda fue un poco mejor en esto de ese aumento ya que la primera sigue quedando por debajo de lo que medianamente se puede comprar aquí.

Lo interesante del tema es que enero fue un mes bastante fuerte para buena parte de los venezolanos, pero me refiero a los de a pie, ya que como es normal en esta cosa que no es nación pues a los políticos el mal rato no les pega muy duro que se diga. Enero, el primer mes del año, va a dar señales de cómo será el 2018 y que las nuevas secciones del blog me han ayudado a acercar un poco los números a la meta.

 

See Your Space Cowboy

¿Nos pueden dejar tranquilos un momento?

El presente mar de letras, el cual hago con intenciones de que llegue a algo más de las mil palabras, tiene una interesante pregunta de título y esa pregunta es una de las tantas que los ciudadanos le deberíamos hacer a los políticos, en especial a esos que se creen entes sin maldad alguna y que creen las ideas Marxistas y en la variación llamada socialdemocracia. Creo que es una pregunta válida y que es tiempo que no se quede conmigo, sino que buena parte de los venezolanos se las haga.

Pero ¿A qué me refiero con esto de que nos dejen tranquilos? Simple, que no se sientan con la autoridad moral de decirnos que debemos comer, hacer y con quienes debemos comerciar; digo, ya es bastante molesto con buena parte de sus ingresos salgan de nuestros bolsillos con esto de los impuestos y más recientemente todos los mecanismos que anda usando el gobierno actual con esto del carnet de la patria y todas la controversia que eso trae.

De hecho ¿No queda demostrado que los mentados controles de cambio y de precios han sido malas ideas llevadas a cabo? Para mejorar un poco la economía nacional no se necesita controles, ya que mientras más controles y más cuellos de botellas aparecen los actos de corrupción más desalmados que hay. De hecho, la acción humana y el libre mercado son los mejores canales humanitarios que existen y lejos de ser salvajes, se basan en el principio de la colaboración voluntaria.

Señores, sus ideas son las que llevaron al país al presente predicamento. De hecho, han creado una generación de personas que creen que pueden vivir del gobierno, pero la realidad es otra y es que el gobierno vive de esa gente tanto del dinero que saca de sus bolsillos como de los votos que siempre sacan y no precisamente de forma democrática. De hecho, no es de extrañar que se vean espectáculos decadentes como el que hubo en la ciudad de Valencia con unos juguetes y pare usted de contar los miles de ejemplos de lo que han convertido a la gente.

Lejos de crear una sociedad menos diferente entre unos y otros, han hecho todo lo contrario. Las diferencias entre los burócratas del gobierno y los ciudadanos son abismales, mientras unos van a los grandes centros comerciales en el extranjero, usando la moneda que más odian (el dólar) o los euros, buena parte de los venezolanos nos estamos comiendo un cable. Pero bueno, para muchos esto es lo mejor que le ha pasado al país, aunque no tiene idea de todas las cosas que ha estado perdiendo en nombre de una supuesta “dignidad regresada”. Ya saben que esos discursos cursis revolucionarios tienen mucho gancho con los venezolanos, ya que le llegan a los instintos más básicos, es que la envidia y el odio son sentimientos bastante fuertes y que son la base de las ideas de Marx.

Así que, la reforma que necesita el país pasa por esa pregunta que le da título a estas líneas ¿Qué les cuesta dejarnos tranquilos? Ya hacemos suficiente con mantenerlos a costa de buena parte de nuestros ingresos, pero como buenos vampiros, siempre van a querer más. Pero quiero creer que esto debe estar cerca del final, que tanto unos como otros comprenden muy bien que tienen sus días contados con estos shows que han estado montando con este asunto de los diálogos.

De hecho, es bastante irónico, que ahora la misma Inquisición revolucionaria se encuentra pasando factura a los mismos que una vez la defendían. De hecho, se está tornando en un tema bastante interesante y es que los mismos marxistas son los primeros que van detrás de sus propios correligionarios cuando el barco comienza a hundirse; pero también es momento en que se debe demostrar que la gente no es tan tonta en el asunto de mantenerse con vida.

No necesitamos de un burócrata que nos diga que es lo mejor para nosotros ni mucho menos todo lo referente a las ideas que cada persona debe tener en la cabeza, de hecho estamos viendo las últimas consecuencias de dejar todo en manos de un tercero y el panorama lejos de estar claro, sigue un tanto oscuro. Pero hay que tener fe, la gente sigue molesta aunque buena parte aún cree en la segunda independencia fue un remedio peor que la enfermedad pero ¿Cómo es posible que aún apoyen al desastre? La verdad, escapa de mis manos.

Los políticos deben dejar de ser parásitos de la sociedad, así de simple, dejarnos tranquilos y respetar algunos derechos naturales como lo son la propiedad, la vida y nuestra búsqueda de la felicidad. No es un concepto complicado de entender, de hecho, ha sido esa premisa lo que permitió el desarrollo de naciones tan dispares como Singapur, pasando por Nueva Zelanda y hasta España (que no anda muy bien recientemente). De hecho, algunos de esos países que mencioné también tuvieron gobiernos de gran tamaño que llevaron a la ruina a la sociedad y que limitándose en funciones, dejando a la gente tranquila fueron un ejemplo a seguir hoy.

Que nos dejen tranquilos implica, aunque a unos les cueste comprenderlo, tiene una repercusión en la prosperidad de una nación y que un gobierno con dos funciones definidas (seguridad y justicia) y manteniéndose alejado de los bolsillos de la gente puede llegar a ser un lugar en el mundo bastante diferente a lo que es hoy la cuna de libertadores. A mayor libertad de los ciudadanos de una nación, mayor será la prosperidad que tendrá esa nación; debo admitir que es un concepto un tanto complicado de comprender para unos cuantos, pero vamos, no sabemos de lo que somos capaces de hacer si no lo intentamos. Es decir, no sabemos  que nos puede ofrecer el capitalismo si no lo dejamos funcionar sin restricciones.

Los peores desastres y tragedias ecológicas en Venezuela las hemos vivido con el socialismo ¿Alguien se acuerda de los derrames petroleros en el oriente del país o las tragedias en las refinerías? Bueno, que yo recuerde eso sucedieron durante la revolución y no hay culpables algunos que hayan dado la cara.

 

See Your Space Cowboy

Sobre el nuevo billete de la cuna de Libertadores.

No soy economista y todo el asunto relacionado con teoría monetaria no es precisamente uno que me interese mucho. Pero lo que voy a decir es bastante evidente, la desesperación revolucionaria venezolana no conoce límites así como han logrado uno de sus objetivos, destrucción de la moneda nacional desde el primer día de su llegada al poder; quizás unas trescientas o cuatrocientas palabras sean lo suficiente para decir una cosa; todo lo que han hecho responde a una agenda bastante clara.

Simplemente no les puedes pedir a unos socialistas de línea Marxista que se adhieran a una política medianamente decente, eso va en contra de todos los controles que quieren imponer en cada aspecto de la sociedad, la tragedia de perder la libertad económica no sólo se ve en que cada vez se puede comprar menos, sino también en el hecho que emprender una empresa es algo bastante complicado.

En nombre del «pueblo» hoy y en el pasado «proletariado», unos que simplemente no son de los grupos que dicen representar ya que la revolución se debe hacer con algo de comida asegurada, se han estado cometiendo los peores crímenes y lejos de acabar con la «burguesía», se ha instalado otra que se debe más a un discurso necesario para asegurar votos mientras disfrutan del saqueo con sus cuentas suizas y compras en las Antillas.

Así llegamos al nuevo billete, que con el cual no puedes comprar mucho, si es que lo consigues y pueden decir lo que quieran, pero es una forma de admitir que no les importa la inflación en el país y que lo que están haciendo es apagar un incendio con gasolina. Y ¿Cuál billete les causa más ansias de tenerlos entre sus manos a los revolucionarios venezolanos? Pues ese que es el emblema del Imperio del mal. O si no lo consiguen, pues unos cuantos Euros podrá bastar para calmar la ansiedad. Que los obreros vean que hacen con esos billetes que parecen salidos de una mala imitación del famoso juego monopolio.

El nuevo billete de cien mil bolívares no es más que otro de los tantos recordatorios que en la cuna de Libertadores el partido de gobierno juega a la destrucción así como a vender al país, dejando de lado a esa palabra que siempre usaban llamada soberanía. Una palabra que gusta a unos cuando se trata de dar un discurso y esperar el aplauso fácil.

 

See Your Space Cowboy

La Gasolina en Venezuela

Desde hacía tiempo la gasolina en la cuna de libertadores se ha unido a la larga lista de los productos a los cuales hay que hacer una fila para comprarlo. De hecho, no hace mucho se ha puesto en evidencia que el asunto de la “soberanía energética” es de la boca para afuera, ya que fue comprometida como parte de pago a cierto gobierno eslavo; nada de lo que vaya a decir a partir de ahora, no es muy diferente a lo que ya se sabe. Ese hecho, que el país está endeudado hasta las cejas y con los gobiernos revolucionarios que aun apoyan al desastre nacional.

No importa si muestro fotos o los artículos que se ha escrito sobre esos empeños, unos cuantos tanto nacionales como internacionales no van a creer eso; apelando siempre por la vieja confiable del montaje. De hecho, si en realidad hay tanto sabotaje ¿Cómo es que el gobierno venezolano no se anticipa a todo? Digo, prácticamente son dueños de todo lo que hay y no se mueve un grano de arroz sin su conocimiento y permiso. Y esto último, es una verdad que es una realidad en la que los venezolanos vivimos a diario.

La gasolina, ese derivado del petróleo y uno de los recursos que si bien hay bastante en la cuna de libertadores se ha convertido en una verdadera maldición; de hecho, estamos viendo lo que se le puede llamar la maldición del excremento del diablo. De hecho ¿De qué nos ha servido tener tanto petróleo si no hay comida y no hay gasolina? Señores, el oro negro no se come y si el gigante del norte ya hubiese puesto sus manos aquí.

Pero si somos honestos, les debo repetir el hecho que el oro negro que se encuentra la cuna de libertadores se le considera pesado y hasta extra pesado. Y ¿Qué implica todo eso? Pues que es un recurso que no es fácil de extraer ni mucho menos fácil de refinar (por ende) sacar derivados. Entonces ¿valdrá la pena mandar soldados a un objetivo militar fácil por un recurso que sale más costoso extraer y procesar que vender?

Si bien es cierto que la tecnología de los motores eléctricos  todavía se encuentra en pañales, pero es una señal que indica que los días del uso del petróleo como combustible se encuentran contados y la cuna de libertadores como exportador de ese recurso también se hallan contados así como los otros socios de la OPEP; pero esto solo confirma el hecho que una empresa petrolera manejada por el Estado no tiene un buen final.

 

See Your Space Cowboy

El asunto del transporte en la cuna de libertadores, ni tan cortos, cortos, breves

No sé si alrededor de mil palabras o la nueva tendencia, alrededor de cuatrocientas palabras, en mis artículos sea la indicada para comentar sobre el problema con el que estamos lidiando en la cuna de libertadores; como se puede notar, nuevamente el gremio de los transportistas  ha estado haciendo varios paros. Creo que, a riesgo de equivocarme, las peticiones siguen siendo las mismas que se remiten a repuestos, el mentado precio justo del pasaje, la inseguridad y me arriesgo a decir que agrego el asunto de mejorar las vías.

Si bien, repito, las peticiones son justas creo que en parte buena parte de muchos de los problemas que tienen las unidades de transporte que usan para ganarse el pan de cada día están en mal estado también se debe a ellos ¿Cuándo fue la última vez que las mandaron a hacerse esa revisión de mantenimiento? Digo, creo que cuando estaba el comediante sideral vivo y el flujo de dinero ¿No pudieron mandar la unidad a darle la merecida revisión? Ya que mejorar una unidad no se limita a ponerle  un escandaloso equipo de sonido.

Ciertamente, el problema es bastante denso y tiene muchas aristas; pero creo que se hace evidente que las viejas unidades de transporte llegaron al final de su vida útil, no tengo una cifra concreta pero, se hace evidente que buena parte de esas unidades están ya retiradas. Se hace evidente  en las largas filas de personas esperando un bus, una de los nuevos elementos en los paisajes urbanos.

Si a todo eso arriba mencionado le sumamos el hecho que las vías no están en las mejores condiciones y que los choferes simplemente no saben si esa persona que se está subiendo a su unidad sea un ladrón, pero como siempre le hablan en esa jerga “en banda” pues se le da el beneficio de la duda. Es todo un dilema que se debe atender, pero mientras sigan creyendo que el que lleva la banda presidencial es un obrero que los representa bastante bien.

Ciertamente, la solución a unos no les va a ser del todo agradable oír, pero lo cierto es que el mercado relacionado con el servicio de transporte tiene una particularidad en la cuna de libertadores; es el hecho que primeramente hay una buena parte de intervención estatal y con una larga serie de regulaciones que lejos de ayudar a mejorar el asunto, huelen a rancio y que eran medidas que se tomaron en algún momento de nuestra historia y que ya deben pasar a mejor vida.

Una tarjeta de crédito sin mucho uso.

Cambiando un poco los temas que usualmente escribo en esta sección del humilde rincón que llevo desde hace rato y que ha estado cambiando y que me parece que esos cambios lo han hecho totalmente diferente a como era en sus comienzos; pero en todo eso, hay una de mis pertenencias que no ha tenido la misma suerte, mi primera tarjeta de crédito. Si, honestamente no sé si esta cosa mal llamada artículo vaya a llegar a tener alrededor de mil palabras.

No recuerdo el año en que esa tarjeta de crédito llegó a mis manos, pero lo extraño de todo el asunto es que buena parte de muchas cosas que he tenido han cambio, pero el límite de crédito de esa tarjeta pues a duras penas ha subido. De hecho, no hace mucho me tocó renovarla, ya que estaba vencida pero el límite de crédito seguía siendo el mismo. Quizás sea por el hecho que como el uso que le doy es bastante limitado, en vista de la siguiente pregunta ¿Qué me puedo comprar con dos mil bolívares?

Si, ese es el límite de la mentada tarjeta, en días pasados era una cifra considerable y era una que usaba de forma medianamente recurrente. Rayos, si mi memoria no me falla la última vez que la usé fue para comprar una pizza de tamaño mediano y unos helados. Ahora, simplemente no puedo comprar nada así de simple. Claro, tengo otra tarjeta de crédito con un límite mayor, pero no voy a negar el hecho que tengo rato sin usar mi primera tarjeta de crédito.

Y ¿A qué se debe eso? Quizás en parte al hecho que no la uso regularmente,  aunque eso deriva de otra pregunta en vista que ¿Qué puedo comprar con ese límite de crédito? Y de paso ¿Qué local tiene alguna de sus limitadas mercancías a un precio que pueda pagar con mi tarjeta de crédito y de paso con precios que pueda pagar con la misma?  Pero al otro lado del espectro encontramos el hecho que la moneda nacional simplemente no vale nada; al ser constantemente impresa cual panfleto, su valor se pierde y le sumamos el hecho que los mismos venezolanos no le tenemos mucho aprecio, en vista que no podemos comprar mucho con la misma y que ni vale las risas que le pueden causar si la saco en alguna aduana en el exterior.

Pero no se puede esperar mucho de la cuna de libertadores y de quienes manejan todo lo referente a la política monetaria, que en realidad no es otra cosa que imprimir dinero fiduciario desesperadamente mientras el burócrata de turno hace lo que le da gana con el ingreso en dólares. Ya sabe, todos somos iguales, pero hay unos más iguales que otros y dudo mucho que el sueño húmedo de Marx, la eliminación de la moneda como medio de pago, se vaya a dar aquí en el trópico y más en esta nueva utopía obrera. Una que, seguramente, unos no se van a animar mucho en venir o que sobrevivan todo el asunto de llegar al aeropuerto internacional y ver que buena parte de sus pertenencias van a estar perdidas al abrir la maleta. Todo en nombre de una ideología “más justa” que en realidad es un completo fracaso y que condenó a este país y a mi tarjeta de crédito a un mero chiste.

La moneda nacional pierde valor, por mucho que unos digan todo lo contrario. Por muchos que unos digan que no hay crisis en la cuna de libertadores por el mero hecho que los centros comerciales aún hay gente en los mismo y que aún hay gente gastando dinero en los juegos de azar ¿Eso es señal de un país próspero? Yo digo que no, en un país próspero, una tarjeta de dos mil doscientas unidades de la moneda local te puede alcanzar para algo, así sea para la entrada del cine o para invertir ese dinero en algo como en una impresora nueva.

No por nada, a pesar de que es una inversión sumamente pesada (al menos personalmente creo) sale mejor arriesgarlo todo por estas nuevas monedas y métodos de pago, en un país en el cual la moneda de uso (forzoso) no es más que un chiste incluso para los nacionales. Claro, existe el riesgo que para un eso sea un crimen, pero nunca van a admitir los propios; pero es una alternativa a la precaria situación en la que estamos. El futuro es ahora, por mucho que unos quieran obligarnos a vivir en el pasado; mientras ellos disfrutan las mieles de una prosperidad mal adquirida.

No sé cómo estará el negocio de las empresas dedicadas a los juegos de azar, pero creo que deben tener el mismo panorama de las demás empresas medianamente serias del país, plenamente en el abismo. Y ¿saben a qué se debió su auge?  Al mero hecho que como las entradas de dinero tradicionales (sueldos, salarios y honorarios) simplemente son agua y sal,  el asunto es que esos “gordos” premios de esos que anuncia la lotería son demasiado suculentos como para dejarlos pasar; al costo que no van a ganarlos sin importar cuanto vayan a gastar en esas apuestas. Aunque también hay unos cuantos que siguen creyendo que mientras lo arriba expuesto y que el hecho que la gente no ha perdido el gusto de seguir bebiendo alcohol, no por el hecho de un exceso de dinero. Sino para escapar de una realidad que no les es muy agradable en lidiar.

Quiero creer que en algún momento, el límite de crédito de esa moneda el banco emisor lo puede aumentar o en su defecto, pues que sirva de algo en esos días cuando las nubes oscuras ya no se encuentren en el firmamento y mi loco delirio de trabajar por mi cuenta (mejor conocido como libre ejercicio) sea una fuente decente de ingresos que me sirvan de algo. Pero bueno, seguramente esos días pueden estar más cercas de lo que quiero creer aunque para que lleguen van a ser todo un proceso.

Anteriores Entradas antiguas

Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

Quiero ser presidenta

Politóloga y administradora publica en formación/UNAM/Pro la mujer/DDHH/Desarrollo sustentable/Seguridad pública.

TERRALBA

Inspiration, comics, art

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

Cautivos de un Sistema

Just another WordPress.com site

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.