Y ¿Me voy de vacaciones? Una antesala

Lo he estado pensando, ya que esta sequía de artículos ya anda grave, incluso para los estándares que siempre he estado manejando esta cosa; pero creo que me sale unas merecidas vacaciones. A pesar que estaba pensando en hacer el especial de noches de brujos totalmente diferente a los que había estado haciendo, pero creo que esta sequia ya se convirtió en un asunto bastante serio.

Pero ¿es raro que escriba un artículo sobre eso? Digo, pues parece que si ya que no es un tema que de mucho para escribir (y ahí les dejo un mal chiste) pero también debo aprovechar la oportunidad para comentar unas cuantas cosas; para comenzar pues que tengo en mente que estas líneas salgan a la luz, pues me gustaría que la mini serie que comenzó a publicarse no hace mucho ya esté concluida.

Y necesito pues un momento de descanso para ver que nuevas ideas me salen para seguir con ese proyecto, es decir de las nuevas series, así como los futuros artículos. Ya sé que con esto de los artículos breves se ha estado manteniendo esta cosa, pero quiero que regresen los densos, si esos que tenían alrededor de mil palabras que ya parecen dinosaurios los condenados.

¿Para qué me va a servir el descanso? Pues, primeramente para ver si salen ideas o sucesos de los cuales pueda dedicarle unas cuantas palabras, de hecho quiero comenzar con el mundillo friki criollo. Quiero dedicarme a ver que va a pasar con ese escándalo friki que me recordó a los días pasados, pero ese silencio administrativo de la persona que puso la denuncia sea la antesala para algo más serie; pero también quiero ponerme un poco con el tema de las reseñas amargadas, una sección que parece que estaba comenzando con cierta fuerza y que me gustaría ver si esa fuerza puede llegar a convertirse en una sección medianamente seria.

Las otras secciones que creo que tengo un poco abandonadas, pero espero escribir un poco en esas, pero dudo mucho que vuelva a escribir en las secciones de mitología, videojuegos entre alguna más; ya que creo que dije lo que tenía que decir. Y de paso, por eso es que busqué unos colaboradores para me ayuden en las mencionadas. Además que tampoco es que tenga muchos ánimos para retomar el MTG ya que parece que la comunidad sigue vive, pero ya no frecuenta el sitio donde los conocí, además que el dinero no hay mucho para usarlo en eso.

Anuncios

Sobre las actualizaciones domingueras, los nuevos artículos y más.

Lo he estado pensado por un buen tiempo y creo que es tiempo que esa idea que tenía en mente, de las tantas cosas que he querido hacer con esta cosa, finalmente vaya a ser una de las tantas que vayan a tener algo concreto. Así que, en un intento de homenajear esas historietas que leía los domingos que venían en los periódicos de la cuna de libertadores, quiero hacer algo especial para las actualizaciones que hago los días domingos.

Así que, creo, que lo mejor que puedo hacer es una serie de relatos (veré en el camino el tipo de extensión) que se verán publicados aquí, posiblemente a partir después de la publicación de este mar de letras y de (seguramente) el episodio correspondiente a uno de mis tantos intentos de comedia costumbrista. Honestamente, ya no siento la misma emoción en publicar en lugares como WTTP o FP; pareciera que los cruzados de lo políticamente correcto ya no pululan por ahí y que parece ser el mejor momento no solo para dar a conocer mis relatos y hasta opiniones, creo que llegó el tiempo que le dé una segunda (y merecida) revisión a muchos de mis relatos y creo que esta cosa es el mejor lugar.

También aplicaré la etiqueta de nuevos artículos para los nuevos mares de letras, eso que han estado saliendo últimamente que, a mi modo de ver, no merecen ni ser comentarios intermedios ni mucho menos ni tan largos ni tan extensos. Más que todo por el hecho que tengo tiempo sin usar la última etiqueta que me saqué de la manga; al momento en que escribo esto, estoy dando cabezadas en un intento de mantenerme despierto pero con muchos ánimos para escribir.

Al momento en que escribo esto, me queda poco para terminar una serie que tengo en DVD y que le había dado demasiadas largas para culminar y me gustaría empezar otra, el detalle es que necesito considerar algunas cosas para dedicarme a bajar una y no creo que valga la pena comprar una. De hecho, el sitio en donde me gustaría comprar unas cuantas, no sé si siga activo y un viaje a la ciudad venezolana de Valencia saldría demasiado costoso en este momento. Unido al hecho que muchos de los conocidos que tengo en esa ciudad, si bien se merecen que les haga una visita, quizás se les haga complicado esto también de salir.

También algo me está pasando, no he dejado de pensar en mis compañeras que hice en mi antiguo trabajo y he mantenido el contacto con algunas. De hecho, sigo pensando que en algún momento de este año nos veremos en persona otra vez; entre ellas hay una chica que me gusta y algo me dice, que a pesar que a dos de ellas las cambiaron de departamento, creo que necesitan de mi ayuda. Quizás ya hice lo que podía hacer no hace mucho, cuando la nueva supervisora me pidió eso, una ayuda y vamos a ver si la dejan mantener lo que le queda de equipo después del mes de mayo y si ella misma estará allí, en tan singular empresa, que parece que no tiene bien claro lo que debe hacer con sus equipos de trabajo.

 

See Your Space Cowboy

Sobre estas líneas o tomen esto como una singular actualización.

Estoy agarrando un momento del domingo por la mañana, que tengo el departamento donde vivo para mí solo y dedicarme a algo que se me ha estado complicando un poco, escribir un poco. Tantos artículos para esta cosa y alguna que otra historia que tengo en mente para un futuro proyecto en que sale involucrado y comprometido el blog; peor también tengo una que otra cosa que comentar.

Así que, comienzo haciendo una pregunta ¿Por dónde comienzo a escribir? Ya que hay varios temas de los que quiero hacer un mar de letras, así como relatos que debería estar terminando para el mentado proyecto que tengo en mente, pero lo mejor será ir dejando claro algunos asuntos en claro. Primeramente con los artículos, debo reiterar que me ando quedando corto y que si bien tengo ideas que abordar, hay algunos sucesos que me lo complican; la situación laboral en mi nuevo empleo me complica un poco el asunto de escuchar música, por ende las reseñas musicales andan detenidas y cuando estoy en la comodidad de mi casa, me da de todo usar el teléfono para escuchar música.

Con respecto a los artículos más serios, como los del apartado general, pues creo que debo esperar que nueva metida de pata va a cometer el frente amplio o que acción va a tomar el nuevo actor en ese escenario, Soy Venezuela, esa singular alianza que se ganó una carta abierta y seguramente no la han leído. Claro, también debo ver qué otras cosas puedo abordar en ese apartado, ya que tocar temas diferentes al acontecer político o personal me ha generado unas cuantas visitas.

Con respecto a los relatos, debo comenzar con Casa número ochenta y seis, creo que debo ser honesto y comentar que no sé cómo darle un final al mencionado relato, cuyas tramas secundarias admito que se me fueron de las manos. Tengo en mente que esa historia sea una de las involucradas en el  proyecto que tengo en mente, adicionalmente con otras, pero como realmente no sé qué tomar para darle sentido a la recta final de la misma, me sale mejor despejar la mente con otros relatos y pido perdón por ello.

 

See Your Space Cowboy

Sobre las reseñas de libros y otros seres.

Sigo pensando que tengo muy atrasado el tema de las reseñas de los libros, así como el hecho que tengo rato sin escribir por estos rumbos. He estado pensando que no solo debo reseñar los libros que leo para el reto que (en ocasiones) tomo para la mejor red social que conozco, GoodReads. Pero también pensé que, dado el hecho que los libros andan muy costosos pues decidí hacer el reciclaje de reseñas de libros.

Sí, llegó ese momento en que las reseñas recicladas van a llegar a la sección de los libros y creo que era un asunto del tipo inevitable, además que buena parte de los libros que tengo merecen una segunda lectura; posiblemente, en su momento se me escaparon una que otra cosa en su momento o fueron libros que tuve que abandonar por alguna razón.

Pero esta oportunidad, la cual me motivó a quitarle un poco la mugre que había en este rincón de mi blog debo aprovecharla para sacar más temas; tengo tiempo sin publicar una de mis mal llamadas obras en esta cosa, más que todo por el hecho que si bien aún tiene episodios, los nuevos aún no han llegado y ando pensando que parapeto me invento para enmendar el asunto, eso sumado al hecho que no sé cómo darle un final a dicha historia, en vista que se me complicó el asunto con las tramas secundarias, esas que en ocasiones son mejores que la principal.

A pesar que mi nuevo empleo me ha complicado la rutina de leer y de escribir, me agrada, pero esos dos hábitos tengo que buscar la forma de retomarlos, incluso puso en jaque el progreso que tengo con la aplicación del búho verde para aprender idiomas, una aplicación que recomiendo ampliamente, así sea para agitar las aguas con esto de aprender y conocer otro idioma. Sé que con alrededor de trescientas o más palabras no se anima nuevamente un apartado, pero siento que es algo y creo que es tiempo de comentar una que otra cosa por esta parte del blog.

Con los monstruos ¿el tamaño cuenta?

Debemos ser honestos, los humanos tenemos una extraña adicción por los seres que nos superan en tamaño. Desde las pinturas rupestres hasta las películas de King Kong, Godzilla y muchos insectos gigantes de los años cincuenta han estado presente no solo en la gran pantalla, sino también en otros medios que usamos para comunicarnos.

Aunque, personalmente, creo que ya no se asocian tanto estos gigantes con el terror gracias a un grupo de muchachos vestidos con licras coloradas así como al exceso de estos seres que tuvimos en los días de la Guerra Fría. Soy partidario de engendros más parecidos a nosotros o de ser posible, tan pequeños que no lo podemos ver a simple vista, ya que las bacterias han hecho de las suyas con la humanidad, recordemos a la peste negra entre otras enfermedades.

En la gran pantalla tuvimos a los Gremlin no una, sino dos veces y siendo más pequeños que los humanos (aunque con ventaja numérica) causaron un nivel de destrucción similar al de un gorila gigante o una lagartija prehistórica radioactiva; me atrevo a decir que su asalto a la Gran Manzana fue tan memorable como el del gran simio.

Hay unos que podrían meter en la lista a los muñecos de ventrílocuos así como ciertos muñecos diabólicos, ya que cumplen con algunos parámetros aquí mencionados, aunque es más un asunto que, al menos creo, más acorde con el terror psicológico. Eso sí, estos seres aparentemente inertes han estado en la gran pantalla desde los días del glorioso blanco y negro aunque creo que debe ser un tópico que debe explorarse mucho en el terror escrito, ya que he visto pocos relatos sobre el tema.

Una criatura que debería, al menos, considerarse para un relato breve o un cortometraje de terror serían a mi parecer las sirenas. Aclarando que en el contexto mitológico no eran mitad pez, eran mitad ave y que vivian cerca de las costas. Siendo una de las criaturas que el héroe Odiseo “enfrentó” atándose al palo de la vela de su barco y con cera en sus oídos. Adicionalmente, todo lo referente al mar y todos sus misterios  que tienen no han sido explorados, así como el hecho que morir ahogado no deja señales claras de violencia.

 

See Your Space Cowboy

¿De regreso al género costumbrista? Y mi opinión de los universos conectados

Ya quitado del medio el tema de la literatura de dudosa calidad y otros temas, creo que me toca dedicarle unas cuantas líneas a otros temas, considerando que el tema del que más estoy escribiendo recientemente, la política, tiene tantas aristas que lo mejor es descansar un momento del mismo. Digo, hasta yo me canso del mencionado tema, pero siento que es mi deber escribir de ese tema para dar a conocer mi punto de vista.

Pero el presente mar de letras no va de ese tema, en los últimos días en los cuales no he escrito mucho mis historias, la idea de alejarme de la ciencia ficción al menos por un instante y como dudo que cierto colega escribidor, esa palabra existe señores, vaya a leer estas líneas creo que es momento de extenderme.

Más ahora que estoy tomando como nuevo objetivo, escribir (intentos de) artículos que tengan un número de mil palabras, en ocasiones con un pequeño margen de llegar a algo más del número expuesto, algo que es bueno, aunque hay días que escribo al menos dos artículos de esa extensión al día, aunque con la consecuencia de sentirme agotado después de todo eso.

No sé si sea correcto equiparar el género costumbrista con el que se le apoda como rebanada de vida, la traducción literal, un género que fue bastante prolífico en el cine adolescente de los años ochenta y que ahora se mudó al país de los kimonos quizás para morir. Así que pensé que sería bueno que algunos que aglomeramos palabras pudieran dar su toque al mencionado género, uno que no debería morir.

Tampoco es que el camino que ha estado tomando con los japoneses sea del todo bueno, no tengo nada en contra de mezclar los géneros de los relatos, pero esto de contar historias que no llevan a nada y englobada en el entorno escolar no es algo precisamente me interese mucho, aunque también tiene que ver con el hecho que buena parte de la población que consume el anime siempre ha sido joven, al punto de que en muchos casos siguen dentro de los confines de escuelas o institutos; a duras penas los universitarios tienen tiempo para ver una serie u otra actividad.

Como no me lo pidieron, considero que los universos ficticios mancomunados o conectados no son una mala idea, siempre y cuando el asunto de la continuidad de las diferentes historias sean respetadas; de hecho  no es una tarea fácil de lograr, aunque extrañamente con el género arriba mencionado, quiero creer, que el manejo de la continuidad es un elemento un poco más fácil de manejar.

Aunque creo que el asunto de manejar una continuidad de sucesos y un abanico creciente de personajes que entran y salen, es un asunto que no cualquiera puede manejar, no por nada las casas editoriales de los que usan supera mallas pasan bastante trabajo con el tema.

A todas estas y gracias a un problema de filtración que está dando de qué hablar en el edificio donde vivo, es uno de esos temas serios (aparte de las recién llegadas rondas de los residentes para proteger el edificio) he estado pensando no solo en regresar a ese extraño género al cual le dediqué buena parte de mis primeros relatos, sino que tratar de tejer un universo mancomunado alrededor de algunas ideas de esa historia y quién sabe si pueda hacer algo más ambicioso.

Debo ser honesto, luego de ciertos episodios en mi vida, pensé que no tenía muchas ganas de regresar al género al que denominaba simplemente como drama, aunque no sé qué tan correcto sea la clasificación que le daba, la ventaja de todo este tema es que no es rock pesado. Mira que clasificar mal una banda de rock pesado te puede pesar, ya que no hay género musical con más ramificaciones que el rock pesado que parece más un conejo en celo que un género musical. De hecho, ese es otro tema, pero el asunto es que nuevamente me ando desviando del tema original, pero creo que como este es mi artículo, yo me hago responsable de lo que aparece; además creo que alguien debía comentarlo, por mucho que se quejen los defensores del mencionado género.

Lo mejor de no solo crear un universo, sino escribir una historia donde la ciencia ficción o el terror no son los géneros predominantes, es un cambio que ciertamente merecía; pero el chiste radica en ¿Cuándo comenzará la producción de dicho relato? Realmente no tengo idea, quizás tenga que tomar el consejo que dio el escritor Stephen King y aplicarlo no a estos mares de letras sino también a mis (intentos de) relato, digo también se merecen algo de cariño y creo que en los últimos días no les doy la importancia que realmente tienen para mí.

Cuando en días pasados, esos relatos eran material que salía de lo que me quedaba de corazón, pero bueno, debe ser por el hecho que este loco sueño de vivir de escribir comencé a desecharlo, aunque si las cosas siguen así, tendré que hacer lo mismo con esto de ejercer por mi cuenta, dada la situación de la cuna de libertadores. Donde, por mucho que hablen unos que están con el pueblo defendiendo al pueblo y a su cultura, lo que salta a la vista es que están por otras razones ajenas a las letras; de hecho no es algo nuevo ya que desde hace tiempo creo que la literatura criolla venezolana la siento como desfasada.

Pero escribir ha sido, desde que comencé a escribir en esta cosa, algo más que una terapia así como también algo más que un pequeño rincón donde doy a conocer mis relatos y mis opiniones de diferentes temas; así que mi compromiso de ahora en adelante será quitarle el polvo a la sección de relatos y mantenerla fresca. Si bien he estado compartiendo material nuevo, lo ideal es que lo repita pero a una escala mucho mayor y de forma más seria.

 

De opiniones y libros.

Mientras sigo pensando en que parte de esta cosa voy a dedicarme a escribir así como a falta de uno nuevo tema del cual escribir en las secciones donde escribo con más frecuencia; pero de repente, me acordé de una pequeña vivencia que tuve durante una especie de charla a la que asistí un día sábado. Durante en aquella charla de temática cultural, pues comenté que no me agradaba mucho la literatura venezolana ya que, no nos hagamos los tontos, buena parte de la misma ha sido la base de las telenovelas.

¿Cómo me puedo conectar con una amplia gama de escritores que (posiblemente) sin querer han dado la piedra angular para uno de los productos que ha estado en el ojo del huracán en la historia criolla? En el  este momento, me encuentro leyendo una de las tantas obras de renombre de nuestra literatura. Ni más ni menos, la afamada “Las Lanzas Coloradas” de ni más ni menos don Arturo Uslar Pietri; que se engloba en un género que siempre ha estado metido en nuestra literatura, el género histórico. Hasta donde voy, no me parece mal libro, pero creo que para después escribiré mis opiniones.

Ciertamente, mi opinión hizo saltar a más de unos, a un señor mayor le pareció algo preocupante, asumiré que algo digno de un joven rebelde  y para otra persona, seguramente, un comentario de una “víctima cultural” de un mundo eurocéntrico; pero creo que mi pregunta no le dieron una respuesta concreta, al menos eso creo. Pero ¿Cómo no migrar la vista hacia otras latitudes? Cuando simplemente, nuevamente de forma personal, uno no se siente identificado con esas letras, que son en esas obras de otras latitudes en las que uno encuentra lo que anda buscando y apoyado por las adaptaciones a la gran pantalla, el desinterés marcha a un paso que el amor quieren que le tengan a las letras criollas simplemente no va a ponerse a la par, les guste o no a los nuevos defensores de la cultura venezolana, por mucho que  agreguen la palabra moderna.

Ya que a los hechos me remito, ya que por mucho respeto que le tenga a don Rómulo Gallegos o a Francisco Herrera Luque, el primer gran problema que noto con la literatura criolla deriva del hecho que, como cosa rara, te la meten por la fuerza en el bachillerato. En general, creo que si bien ese es el problema no solo con nuestro sistema educativo, también está el hecho que lejos de sembrar la curiosidad en los estudiantes, le crean un poco de repudio.

El criollismo aburre y como te lo machacan en varias etapas de la formación como bachiller, ese repudio poco a poco va creciendo, con alguna que otro buen momento leyendo la obra de autores no venezolanos. En algún punto, esto es ya personal, consideras que la librería de tu casa hay libros mucho más interesantes o que esas ideas que comienzan a formarse en tu cabeza comienzan a ser un poco más interesantes que esas novelas venezolanas debes leer de forma obligatoria y creo que ese es el principal problema que tengo con la literatura de mi país, el como la conocí y como seguramente se la siguen presentando al sol de hoy a la juventud, ya que dudo mucho que haya cambiado poco el sistema educativo nacional desde ese año cuando me convertí en bachiller en ciencias. Creo que en fue en el último año de mi formación en el cual, la exposición a la literatura nacional se estaba haciendo más evidente, aunque si les soy honesto, no recuerda muchas de las obras que me tocó leer en esos años. Puedo recordar alguna que otra, pero la de ese año recuerdo Canaima, de don Rómulo Gallegos, obra que me pareció en aquel momento que tenía una que otra parte interesante, pero bastante gris en general.

Y uno comienza a preguntarse ¿Cómo es que esta obra que parece una telenovela es la representación literaria más importante para buena parte de la población pero ven con desdén cualquier obra del arte secuencial? Para ellos, melodramas como La Trepadora es la más fina representación literaria, pero nunca le darán una oportunidad a Corto Maltes, ya que es una “caricatura”. Sin saber que Umberto Eco fue uno de los lectores más apasionados del marinero sin barco, aunque dudo mucho que sepa quien fue ese notable escritor italiano. Pero, extrañamente, mucha gente se rompe las vestiduras cuando llegan a oír que a un joven no se siente identificado plenamente con buena parte de los responsables de la literatura venezolana, ya que esta cosa de apoyar el talento nacional no es algo nuevo, me atrevo a decir.

Por mucho que se hable de “regresar a nuestras raíces” o de “sentir como nuestra esa literatura” cuando primeramente esa literatura nos la dan a conocer a la fuerza, que no podemos conocerla a nuestro propio ritmo, después se encuentra el hecho no hay que esconder la cabeza en el tema que la cultura se ha convertido en la punta de lanza del actual gobierno, cosa que refuerza más el distanciamiento que (al menos personalmente) unos puedan tenerle.

Lo grotesco del asunto es que no solo hay criollismo en la literatura nacional, ya que al otro lado del espectro la política ha sido otro de los temas en los cuales se ha vertido bastante tinta. Ciertamente, hay otros temas que por mucho que a unos les guste o no, generan un buen número de ventas pero hablar del embarazo adolescente, ponen el grito en el cielo. Pero apología a una ideología criminal y todos la sangre que derramó hay bastante, ya saben, el buen revolucionario criollo venezolano que no tiene ningún interés personal, solo el ayudar a otros…que piensen como él, de lo contrario lo va a mandar al paredón. No niego la importancia que tiene la política para un país y que es un tema que puede servir para llenar varios tomos y que hay muchos puntos de vistas sobre el tema, pero considero que es un tema que ha estado opacando otros en los que se pueden escribir.

CERO EN PROGRESISMO

Blog de Exprogre

Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

TERRALBA

Inspiration, comics, art

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.