¿Cómo va a ser la nueva editorial en esta sección?

El octavo artículo que se expande de la nueva editorial cae en una sección en la cual creo que aún tiene mucho potencial, una en la que extrañamente he escrito muy poco. Pero, lo mejor es escribir y esperar que algo suceda. Así que decidí escribir sobre algo muy diferente a lo que constantemente hago por aquí.

Espero que para cuando estas líneas vean la luz del sol, el especial mutante se encuentra algo avanzado, es decir las reseñas, así como ya tenga decidido que personaje del mundo del comic va a ser el siguiente en la lista de los especiales y el siempre bien ponderado especial de noche de brujas ya tenga una lista de lo que voy a reseñar.

Debo admitir que ese especial tan relacionado con esa polémica celebración del mes de octubre y que en los últimos años, pues se ha visto opacada por el doce de octubre; no hay problema alguno con la decoración de brujas, pero con la llegada de los españoles a este lado del mundo, pues los comentarios van a seguir dando de qué hablar, mientras la estupidez y el resentimiento sobre un hecho que ya tiene muchos años encima siga, no por nada (en caso de Venezuela) sobra razones para ver que esto no es una nación y solo es un patio de atrás.

Con respecto a mis lecturas, pues con la llegada de la tabla a mis manos, he estado leyendo de todo. Más que todo en el arte secuencial y libros; pero si bien la producción de reseñas ha estado de baja, las lecturas no, me atrevo a decir que los últimos maratones que me he lanzado, con el Resplandor en su idioma original y un libro de teoría monetaria, dentro de poco voy a estar reseñando esos dos libros que forman parte de mi más reciente torneo de lectura.

Hablando de ese tema, desde que conocí una red social dedicada a la gente que lee y a compartir sus opiniones sobre lo que lee, me he metido en sus torneos de lectura; quizás una de las mejores cosas que se puede hacer en la actual crisis lo mejor que se puede hacer después de protestar, es leer un poco.

See Your Space Cowboy

El primer comentario intermedio que abarca varias secciones. Sobre la realidad virtual y una propuesta.

Tal como lo dice el título, el presente mar de letras será un comentario intermedio con el cual trataré de hablar de los famosos MMORPG, tema que ya había abordado con anterioridad, pero quiero tocar varios temas al mismo tiempo. Y si, considero que la realidad virtual se encuentra muy cerca así como creo que podría servir de mucho para la humanidad si no se limita su uso para los videojuegos; también considero que desde la llegada de ciertas obras de anime (animación japonesa) que abordan el tema de quedarse encerrados en un videojuego de estos se ha convertido en una idea demasiado recurrente, como bien sabemos, cuando esas empresas encuentran a quien venderle sus animes y las bases de los mismos; vamos a tener miles de copias de los mismos por un buen tiempo y con cambios menores aquí y allá.

Por un lado, debo admitir que los mentados juegos se están adaptando a un mercado cambiante y con las  micro transacciones así como una creciente demanda del mercado en las opciones para probar los juegos gratuitamente antes de pagar la afiliación; claro, ahora esos jugadores quieren ser considerados como una variante de deportistas, ESPN  en el gigante del norte le ha estado dedicando horas de su programación a los torneos no solo de MMORPG sino de videojuegos en general, trayendo consigo controversia. No es para menos, un canal de la caja idiota que se ha estado dedicando a emitir toda clase de deportes ahora debe afrontar una realidad en donde los nuevos deportistas solo están dando botonazos ante una computadora, supondré que lo mismo les pasó con la llegada de los deportes “extremos” y las artes marciales mixtas.

Pero lo interesante es que, al menos en el cine de occidente, ya no se ha vuelto a tocar el tema de estar encerrados en una realidad virtual, supondré que se deberá al hecho que desde las secuelas de Tron pasando por la saga Matriz, esa idea pasó a donde debería estar a estas alturas, disfrutando el retiro en un geriátrico. Si bien aún tiene con que defenderse, gracias a los avances tecnológicos, creo que sería más plausible quedarse encerrado en esos juegos como consecuencia de un ataque de unos piratas informáticos que por los delirios de querer jugara ser Dios de alguno de los programadores; así con todo este contexto de seguro hay muchas ganas de seguir usando la idea ya mencionada y es aquí donde hago mi propuesta.

 

Propuesta

 ¿Qué les parece si en vez de personajes que solo son una tendencia o un vehículo para que los espectadores se proyecten sino que son personas que pueden hacer actos increíbles en esos mundos virtuales pero en el mundo real descuidan su salud por unas horas de juego, solo hablan de dicho juego cuando no están ante el computador entre otras cosas? Y ¿Qué me dicen del hecho que no están del todo encerrados y que esta gente usa esos juegos de la misma forma que los lectores del comic, el mero escapismo pero lo llevan a otro nivel?

See Your Space Cowboy

Una cosa es crear asco y otra causar miedo. Así como una idea para un trabajo de terror en Venezuela.

Si hay una tendencia que si bien es natural dentro del terror, usarla con sutileza siempre ha sido un verdadero detalle dentro del género, así que causar asco en una persona no necesariamente significa que lograste asustarlo. Una cosa es el sentido de indefensión, de hacerlo sentir intranquilo, otra asustarlo y una asquearlo; normal en el género al que estamos haciendo homenaje en el especial de este mes es asociarlo con la extrema violencia, pero buscar jugar con la cabeza del espectador es mejor, aunque un poco más complicado.

El terror es el género hermano de la comedia, pero comparte el tema de que posiblemente lo que pueda causar miedo en una persona no necesariamente puede funcionar en otra, así que los autores deben primeramente asustarse ellos mismos y buscar por el camino de la empatía retorcida que el espectador. Y es que da más miedo quedarse encerrado en un sitio oscuro y solo que en una ciudad repleta de zombis donde las armas de fuego se encuentran como caramelos.

Pero creo que si hay una idea que podría trabajar muy bien en el entorno social de la cuna de libertadores y enfocando la misma dentro del género homenajeado (aparte de estar rabiosamente basado en hechos reales) y que, por mucho que se vendan como una alternativa a las posturas socialistas y social-demócratas imperantes en la cuna de libertadores; si bien es una idea ya un tanto gastada en el cine y relatos del mismo género, más que todo fue un tema recurrente en los días de la guerra fría, el miedo de que una nueva ideología se encuentre tomando potencia en un país que se enfrenta a la misma fuera de sus fronteras.

Mi experiencia con el terror

Siempre está presente en las lecturas que hago de libros, cómics, en los mares de letras que hago sobre la gran pantalla y hasta he compartido en esta cosa algunos relatos de mi autoría en el mentado género. Pero ¿Qué tiene de especial para mí?
Pues fueron las películas de terror las que compartí con una prima a quién quiero mucho, si bien es hasta clichés asociarlo con el mes de octubre y todos los discursos que eso trae, posiblemente es el único mes del año en que me dedico a un tema en concreto en este rincón.
Ciertamente, es un género muy subjetivo en el asunto de que algo que pueda asustar a alguien no puede tener el mismo efecto en otro y si le sumamos el hecho que en días recientes, al menos en la gran pantalla, se encuentra en un estado deplorable no hay que negar que grandes películas pertenecen a este género pero, al mismo tiempo, padece del problema de la saturación.
Pero no deja de ser un género que siempre estará presente, de alguna forma captura muy bien su época en la que salen las grandes obras del mismo así como todas las lecturas que se le pueden dar. Quizás, por eso siempre regresa.

See Your Space Cowboy

La tradición de octubre llegó. Pero comenzaremos hablando de monstruos.

Quiero comenzar el especial octubre con un elemento muy ligado a la celebración del mencionado mes y que forman parte del título de este mar de letras. Los monstruos.

Los monstruos siempre han estado ahí incluso en géneros literarios alejados del mundo del terror, en la mitología son recurrentes, en la ciencia ficción también pero pareciera que con el hermano de la comedia, el terror, parece haber encontrado algo parecido a un hogar.

Allí tenemos al Golem de Praga, un mito del pueblo Judío sobre un ser hecho de barro que fue hecho para proteger a la mencionada etnia que sirvió como prototipo de otro engendro creado por pedazos de cuerpos y que cuya novela es la pionera en el género de la ciencia ficción, de la literatura gótica y una de esas figuras que el feminismo moderno parece haber olvidado (tal como ha hecho con los ideales fundacionales del movimiento).

Pero los monstruos también son un reflejo de la época en la que viven. Como el temor nuclear de los japoneses y buena parte del mundo con el famoso lagarto de goma y explosiones de talco, los zombis del director George Romero representan el miedo de algunos ciudadanos por un crecimiento de algún movimiento marxista en los Estados Unidos y que podrían terminar lo que conocían como el estilo de vida americano,  el famoso monstruo creado por el doctor Frankenstein  se encuentra basando en los experimentos de Volta quien por error descubrió que los organismos vivos tienen impulsos eléctricos. Estos seres siempre van a estar presentes en la mentalidad de la gente, sin importar la época o cuanto se esfuercen algunos en convertirlos en modelos de alguna línea de ropa y alterando elementos que siempre han sido asociados a ellos y que ahora ya se les ve con otros ojos.

En un orden muy personal de ideas, considero que en algún momento dejaron de dar miedo los monstruos gigantes ya que en su país de origen en el mundo del cine, el país del sushi y los kimonos, comenzaron a ser los enemigos de un grupo de muchachos vestidos con mallas de alegres colores y sus robots gigantes, los monstruos clásicos pasaron a ser parte de las atracciones de los grandes parques temáticos o son re imaginados como héroes de acción de mala muerte o como súper modelos que darían todo por la chica torpe del salón de clases en cual han estado por quien sabe cuánto tiempo. Prefiero los monstruos pequeños o los humanos que se comportan como uno, un gremlin o un asesino serial ya que o son impredecibles o conocen tan bien a los suyos que siempre estarán adelantados a aquellos que traten de detenerlos. Y no, en este grupo no meto a los asesinos silenciosos que usan machetes o garras, ya dan risa y su tiempo ha pasado.

 

Antes los monstruos daban miedo

¿Recuerdan la época en la que los monstruos estaban ahí para dar un susto si los veíamos en el género del terror o siendo un obstáculo para héroe  en el género épico? Y no se han preguntado ¿En qué momento dejaron de ser una amenaza para ser estudiantes de escuelas o formar parte de algún soso triángulo amoroso?

Ciertamente se ha escrito y dicho mucho sobre este tema. Unos, imitando a los pueblerinos furiosos, culpan a la franquicia llamada Crepusculo por tal acto, aunque esa obra se encuentra influenciada por “Entrevista con el Vampiro”; y por mucho que la Rice considere inferior a Meyer, es evidente que compartan puntos de vista sobre los vampiros enamorados; nadie se hizo responsable del azote de estos seres y sus rivales y que algunos siendo ahí, molestando, como el diario que escribe un chupasangre.

El señor de los vampiros, ese el de la novela de Stoker y sus amigos forman parte de la larga lista de propiedades del estudio Universal y como cualquiera se puede aprovechar de esa mitología y tenemos cosas que valen la pena como 30 días de noche así como engendros que no debieron existir como Monster High.

Podría escribir sobre la intención de los autores cuando crearon a sus respectivos engendros tanto en libros como para los guiones de cine que han dejado huella en este género y que han sido desplazados por los locos con gusto por los objetos punzo-cortantes que cobran barato y pueden ser usados en muchas más ocasiones que los clásicos. Con esto, no quiero decir que se pueda sacar de contexto a los monstruos para variar un poco las cosas y es por eso que la película llamada El joven Frankenstein funcionó tan bien como comedia.

Aunque debemos preguntarnos ¿Cuándo comenzó esa debacle? Ya que poco se ha dicho más allá de su nicho de origen y considerando que lo mucho que abarca el género de terror en estos días y por mucho que disguste a ciertos sectores ¿Cuánto no se ha escrito sobre Monster High? En serio, este asunto tiene rato ocurriendo y se les olvidó a unos cuantos que realmente son los monstruos.

Los monstruos clásicos debieron ser re imaginados gracias a la paranoia de la guerra fría, la macabra capacidad creciente del humano para matar a sus iguales se equipara con los Freddys, Jasons así como sus copias durante los ochentas y hasta la fecha. En teoría la guerra fría terminó aunque el miedo de una guerra nuclear sigue ahí y considero que solo unos pueden tomarse en serio a que China suplante a los Unidos como potencia mundial sin considerar el grado de relación entre ambas economías.

Pero en la actualidad es que el terror no anda en su mejor momento más allá de cómo se vea a los monstruos y sus participaciones en los triángulos amorosos  o como los rivales de una pandilla de adolescentes y perro gran danés. No, tiene que ver con la sobreexposición y repetición de la receta de los Slasher y de las películas de la tónica de falso documental, aunque a mi parecer si, Crepúsculo y Entrevista con el Vampiro tienen vela en este entierro.

Entonces, si ya no se puede confiar en los monstruos ¿Quiénes pueden tomar su lugar? Pues, los responsables de su creación, los humanos. Saquemos a Saw  y sus múltiples entregas de la lista ya que todo el potencial que tenían esa saga se perdió aunque puede que la sombra del doctor Lecter podría estar aquí tranquilamente y si somos honestos cierto “Don Juan” moderno podría entrar en la lista. Pero considero que el punto más importante que se debe tomar con el género es dejarlo descansar por un buen tiempo.

Pongo en duda que las revisiones de clásicos del género así como las películas más recientes hayan tenido un buen desempeño en el asunto llamado taquilla, debo sumar a las dudas el hecho es que tampoco creo que hayan gastado mucho en hacerlas. Así que nos encontramos en una verdadera paradoja ¿Vale la pena seguir sacando un producto deficiente, barato, acartonado y que ya no genera la misma cantidad de dinero que antes? Digo, debería ser evidente que hasta a los zombis los han metido en este saco.

 

Mi experiencia con el género de la Fantasía

Reyes, reinas, dragones, enanos, espadas y magos son los recursos habituales en ese género que, a mi parecer, abarca algo más que la literatura aunque es el sitio donde comienza su influencia que se extiende al cine, videojuegos, juegos de mesa, series de la caja boba, comics de  diferentes nacionalidades y al rock pesado.

A pesar de que fue el género con el cual comencé a escribir relatos largos, después de leer Cerebus, de planificar una mesa de Calabozos y Dragones que no se concretaron y un cuento breve dentro del mencionado género. Me dieron ganas de dedicarle unas líneas; en lo personal tanto J.R.R Tolkien así como Robert E Howard, R.A Salvatore ( a quien descubrí recientemente) pasando por Dave Sim, Kentaro Miura así como C.S Lewis han dejado su huella en la fantasía.

A mi parecer cada autor usa el género con una finalidad muy ligada a sus intereses personales, a ese mensaje de fondo que quieren dar. Sé que me he dejado por fuera una buena cantidad de autores, que independientemente de su nacionalidad, el medio en que están metidos o la fama que tienen creo que es un género que lo tendremos entre nosotros por un buen tiempo.