Archivo

Archivo del autor

El mes de mayo y otros engendros

El mes de mayo, el quinto mes del año, me dejó un mal sabor de boca. No es para menos, ya que las cosas en el empleo donde me encuentra a la fecha mientras escribo estas líneas no van tan bien; unos dicen que son cosas normales en la empresa pero que deben dejar de ser normales, mi jefa directa dice que me necesita en mi puesto ya que tiene muchas asignaciones que soltar y que soy el indicado para manejarlas.

Pero mi compañera parece estar celosa y creo que deseando que me vaya de la oficina,  yo también lo quiero pero en ocasiones (que no son pocas) considero que necesito el empleo, a pesar de todos los dolores de espalda y cabeza que me genera. El contrato no establece fecha de culminación, aunque hoy parecen demasiado distantes las felicitaciones que me dieron cuando me tocó suplir a esa persona.

La situación del país tampoco es la mejor que se diga, se agotan las mentadas cartas sobre la mesa y quiero creer que cierto perro blanco está comprendiendo que los forajidos no van a salir con votaciones algunas, mientras sigan aferrados a ciertas oficinas públicas, van a tener que salir como llegaron. Una verdadera lástima que sea ahora que lo comprendiendo, ya que, como es muy sabido que cada día que pasan esos forajidos en el poder, se hace más difícil la vida de los venezolanos.

He estado caminando más y creo que me sale hacer unos pequeños ajustes en el blog, quizás por la misma situación en la que estoy o por el hecho que muchas reseñas que debería estar haciendo, no las hago con la misma velocidad que me gustaría y yo que quería hacer más especiales de comics en esta cosa; pero vamos a ver cómo me va con este ajuste. Ya que quiero usar ese ajuste para abordar temas con una nueva óptica.

See Your Space Cowboy

 

Esos soldados y ese espectro

Imagen 219

Nuevamente sobre las reseñas amargadas

Tratando de alejarme un poco del tema recurrente del que siempre escribo en mi blog, me toca escribir en esta oportunidad sobre lo que me ha pasado en estos días mientras estaba retomando ver anime. Considero que la industria del anime le pasó algo que se veía venir, pero fue de tal magnitud el asunto que no vimos venir y es el hecho que el manicomio ahora es controlado por los locos.  Situación que comenzó a finales de los años noventa, al menos a mí consideración, aunque la diferencia de ahora es que como ya saben quiénes son los consumidores, ya saben por dónde van a ir los tiros y que hilos pueden mover para vender un poco más.

Si, por mucho que se hable que ahora la industria en sus mejores momentos  según algunos, ya que X serie finalmente se adaptó a la pantalla pequeña, lo cierto es que hay proliferación de malas series a tal grado que parece que si no hay un puñado de personas encerradas en mundos fantásticos o de comedias subidas de tono, pues simplemente la temporada se le puede considerar un fracaso.  Se hace evidente cuando los miles de críticos en las redes sociales hacen como deporte, ya sea hablando a favor de la producción de títulos así como hay otros que también hace las que quien escribe estas líneas, pero tratando de venderse como los intelectuales.

Pero a la final del día nadie monta una empresa para que genere pérdidas, parece que la fórmula ganadora de ahora es que la mencioné hace rato,  para algunos amargados como quien les escribe, la magia de ese medio es mejor buscarla en su contraparte impresa. Ya sabemos quiénes son los culpables de esta situación, quizás sea también un poco la edad quien se encuentre hablando también en estas líneas.

No es como el resto

Habían pasado meses y desde ese cambio que había hecho Ofelia, uno que no dejaba de ser un tema de conversación entre otras vendedoras de aquella enorme tienda por departamentos, llegando a los oídos de las regordetas de Recursos Humanos. Y aquella tarde durante el almuerzo, la mesa donde Laura y sus compañeras tomaban el almuerzo no fue diferente.

—Hoy me tocó hacerle otro cheque a Ofelia, sus comisiones van en aumento. Sea lo que sea que hizo ese cambio, merece un altar.— comentó Aurora, una del departamento de Recursos Humanos, para luego dar un pesado soplo.

—Hiciste mal el comentario. No es que, sino quién— matizó Celeste, una supervisora del departamento de ventas—; creo que es oportuno decir  que ella no para de hablar del culpable de su cambio.

El resto de las mujeres que estaban en aquella mesa abrieron los ojos de par en par y segundos después, salieron los comentarios y risitas; Aurora puso orden en la mesa con un pequeño golpe en la mesa, ya que Celeste estaba a punto de soltar una parte jugosa del chisme.

—La información que tengo, viene directamente de la fuente, señoras— indicó la supervisora de ventas—, pues resulta que Ofelia y el responsable de su cambio se conocieron recientemente. Mientras ella estaba cumpliendo horas extras; pero según ella fue increíble los muchos puntos en común que tenían.

Aquella vendedora comenzó siendo una persona con un evidente desánimo y después de aquel encuentro, cambió completamente. Se le notaba en la ropa que usaba, en las comisiones que estaba ganando y hasta en su trato con los clientes y compañeros de labores. Celeste decidió que antes de la levantarse de la mesa y hacer la caminata, comentó.— Pero eso sí, muy guardado tiene el nombre de ese responsable. Aunque, si me permiten decirlo, debe tener debe tener algo a medio camino de desesperación y mal gusto.

Al otro lado del comedor, el humilde vigilante llamado Hudson se tragaba su comida y el mal de amor por haber puesto sus ojos en Ofelia. Alguien se le había adelantado ya que no era ajeno a aquellos cuentos, los cuales que lejos de crearle más interés, le causaba pesar. “Quizás las horas nocturnas me harán bien; siempre y cuando no la vea o en el peor de los casos, no los ves juntos”. Estaba tan sumido en sus pensamientos que no le había prestado atención a aquella voz que le estaba haciendo una pregunta, aquella persona se encontraba buscando un lugar en donde sentarse.

El vigilante salió de su trance y le ofreció un puesto y una disculpa a Ofelia, quien nuevamente se encontraba compartiendo mesa con él. Luego de eso comenzaron a intercambiar palabras, como solían hacerlo anteriormente.

2

Hudson hacia lo posible para ocultar que no estaba con el ánimo que lo caracterizaba. Y “¿Qué le puedo decir?” Pensó rápidamente, pero sin mucho éxito, posteriormente el reloj le indicó que debía regresar a su oficio; si había algo en todos los cuentos de pasillo que había escuchado Hudson sobre la relación de Ofelia y su Galán era la frase “No es como el resto”, conjuntamente con sus sinónimos.

“Si quiero cerrar el episodio, lo mejor será conocerlo y dejar pasar el tema” pensó el vigilante.

—¡Lo lamento! No estaba mirando—exclamó apenado a la persona con quien se tropezó—; estoy…pasando por un…

—¿Mal momento?— respondió Aurora, con una risa en el rostro—, si me permites decirlo ¡Se nota bastante! Dime una cosa ¿Quieres hablar sobre el tema? Creo que te caería bien hacerlo, así te sacas un peso de encima ¿No lo crees?

Al escuchar esas palabras, Hudson se extrañó un poco, la jefa de recursos humanos no era tan severa como como la pintaban los cuentos de pasillo. Por unos segundos pensó que podría ser alguna clase de trampa, aunque ya era tarde ya que había caído redondo en ella y había bajado la guardia.

—Pues verá, me agrada mucho Ofelia…una compañera de labores, creo que con eso, estoy rompiendo algún punto del reglamento interno.

—Si supieras que fue aquí donde conocí a mi difunto marido. Y déjame adivinar una cosa, esos cuentos sobre su nuevo querer te tienen mal; se nota bastante en tu cara.

El vigilante solo tuvo que afirmar con la cabeza, pero simplemente se había quedado sin muchas palabras que decir con respecto al asunto. Pero había aparecido algo positivo en el horizonte, ya no sentía una pesada carga.

—Quizás lo mejor que puedas hacer es hablar con ella ¿Quién sabe si eres el afortunado en conocer al responsable de ese cambio que ella dio? Pero antes de eso, dime una cosa ¿Te sorprendió esa noticia?

—Como no tiene idea. De hecho, al punto que la nueva Ofelia me parece tan diferente a la que conocí cuando me asignaron a estas instalaciones.  Pero estuve pensando eso de hablar con esa persona, sería como terminar de quitarme ese peso que cargo.

—Haces bien, pero esto no lo escuchaste de mi ¿Queda claro? Ofelia confirmó que estaría cumpliendo horas extras hoy, al parecer tiene algo en mente más allá de ayudar a su madre con sus medicinas. Quizás en el segundo descanso podrán hablar todos de forma tranquila.

3

En una de sus rondas habituales, ya cerca de las cuatro de la tarde, Hudson se enteró que Ofelia tendría unos minutos libres y que se vería con aquel hombre que la había cambiado. Pero había algo que no se esperó durante aquella charla corta que estaban teniendo en un pasillo de la tienda.

—Creo que sería bueno que conocieras a Manny, mi ángel de amor. Ahora que lo pienso, los dos tienen mucho en común.

—¿En serio?—fue lo mejor que se le pudo ocurrir como respuesta al vigilante—, tampoco creo que sea para tanto. Y ¿Me puedes decir sitio y hora para ese asunto?

—No seas tan serio, es simplemente una pequeña reunión. Nos veremos a eso de las ocho, en el pasillo catorce de la segunda planta.

Pasillo catorce, había pasado el tiempo desde que había escuchado esas señales; el pasillo catorce de la segunda planta de la tienda donde estaba era donde estaba la ropa de caballeros, exactamente esa que no importase cuantas veces le hagan rebajas en los precios, simplemente no sale del inventario. “Había algo más sobre ese sitio” se dijo para sí mismo, pero no recordaba que era; pero recordó que se lo había dicho el vigilante anterior, quien le había recomendado no rondar mucho por esa parte.

Pero no tenía mente para esas cosas, debía pensar en que decirle a ese que le había ganado en el juego del amor. Entre ronda y ronda, no dejaba de mirar su reloj e incluso repasar sus argumentos en su humilde mente. Aunque el tema del punto de reunión le seguía dando vueltas, pero habían sido tantas cosas que le comentó su compañero que no encontraba lo que estaba buscando. A la hora pautada, Hudson subió a la segunda planta, había algo raro en el pasillo donde iban a encontrar, las luces estaban más tenues de lo acostumbrado.

—¡Llegas en buen momento! Justamente hoy, mi querido Manny está por proponerme matrimonio; a pesar que aún no conoce a mi madre, pero son cosas que se pueden resolver.

Después de escuchar esas palabras, se percató de algo  inusual en todo lo que estaba viendo. Aquella persona que estaba al lado de Ofelia, no era otra cosa que un maniquí. Confirmando los cuentos que aquella empleada de la tienda por departamentos no estaba plenamente en sus cabales.

 

Una panorámica al norte de la ciudad

20130407_175658

Finalizando con: Kimagure Orange Road Vol 11

Si me toca ponerme la mano en el corazón con respecto a la reseña del presente tomo, primero debo comentar que estoy haciendo lo posible para tratar de no sólo darle fin al especial que acompaña esta serie sino también el hecho de tratar de enmendar mis pésimas introducciones a estas reseñas. Más si consideramos el hecho que estoy reseñando una obra que marcó la historia de muchas personas en su momento y que siempre fue siempre puesta en un pedestal o quizás era el lente de la nostalgia que estaban usando, ya que parece ser que está obra es la que le dio base a sus pares más modernas, aunque no voy a negar que los personajes están bien hechos y se les hace fácil ganarse el aprecio del lector. Y pensar que estoy escribiendo sobre una obra que fue publicada en la misma revista donde años más tarde aparecerían los monos peleadores, algo que podría decir funcionó como gancho.

Y siguiendo con la tónica de comentarios honestos, debo mencionar el hecho que si hay un tomo en que las historias que lo componen me han gustado mucho, pues ha sido este. Quizás parezca exagerado pero luego de unos tomos de un avance lento, aquí si hay uno hacia adelante, finalmente.

Parece que el lado más débil del triángulo no se quiere rendir tan fácilmente y que hará todo lo posible para evitar ese final que se hace notar. Pero allí sigue ella, aunque también el elemento de la comedia romántica sigue presente, veo que hay mucha naturalidad entre nuestro protagonista torpe pero de buen corazón y la misteriosa chica de quien está enamorado perdidamente.

Aquí hay una excelente evolución del dibujo por parte del autor, algo que se agradece mucho y si bien el amargado en mi diría con razón que llega tarde, mira que queda poco para terminar la serie; es bueno ver eso. Honestamente creo que la historia que le da cierre al presente tomo es una de las mejores, aunque la que se lleva el premio es la relacionada con el pueblo de esquiadores, aunque parece que no van a tocar el tema de la graduación.

Siendo un relato que se escapa de la época en la que fue escrito y que calza perfectamente en la actualidad, habrá que dar gracias a nuestro querido protagonista por ser así de despistado y no aprovechar la situación en la que estaba metido, aunque lo referente a los poderes que tiene es un asunto que pensé sería más explotado aquí en el contexto original de la obra ya que es aquí, en la que el autor dice mucho más.

Y hablando de graduación, parece que esos años mozos parecen que quieren tomarse en serio, aunque el desempeño académico de no sólo nuestro protagonista es digamos, promedio, ni muy bueno ni muy malo. Pero quiero ver que más está por llegar en los próximos tomos de la serie, espero que algo tan bueno como lo que vi por aquí.

El mes de mayo y otros engendros.

El mes de mayo, el quinto mes del año, me dejo un mal sabor de boca. No es para menos, ya que las cosas en el empleo donde me encuentra a la fecha mientras escribo estas líneas no van tan bien; unos dicen que son cosas normales en la empresa pero que deben dejar de ser normales, mi jefa directa dice que me necesita en mi puesto ya que tiene muchas asignaciones que soltar y que soy el indicado para manejarlas.

Pero mi compañera parece estar celosa y creo que deseando que me vaya de la oficina,  yo también lo quiero pero en ocasiones (que no son pocas) considero que necesito el empleo, a pesar de todos los dolores de espalda y cabeza que me genera. El contrato no establece fecha de culminación, aunque hoy parecen demasiado distantes las felicitaciones que me dieron cuando me tocó suplir a esa persona.

La situación del país tampoco es la mejor que se diga, se agotan las mentadas cartas sobre la mesa y quiero creer que cierto perro blanco está comprendiendo que los forajidos no van a salir con votaciones algunas, mientras sigan aferrados a ciertas oficinas públicas, van a tener que salir como llegaron. Una verdadera lástima que sea ahora que lo comprendiendo, ya que, como es muy sabido que cada día que pasan esos forajidos en el poder, se hace más difícil la vida de los venezolanos.

He estado caminando más y creo que me sale hacer unos pequeños ajustes en el blog, quizás por la misma situación en la que estoy o por el hecho que muchas reseñas que debería estar haciendo, no las hago con la misma velocidad que me gustaría y yo que quería hacer más especiales de comics en esta cosa; pero vamos a ver cómo me va con este ajuste. Ya que quiero usar ese ajuste para abordar temas con una nueva óptica.

 

CERO EN PROGRESISMO

Blog de Exprogre

Instituto Mises Cuba

Economy and Freedom: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito.

Fernando Díaz Villanueva

Política | Economía | Historia

El Criticón

Opinión de cine y música

Neuronaliberal

«El estado es la gran ficción por la cual todo el mundo busca vivir a costa de todos los demás.»

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Series Ciencia Ficción

Ciencia Ficción, Fantasía y Terror en TV

El liberal escandalizado

Escritos indignados y otras cosas

Punto de Vista Economico

"There is only one difference between a bad economist and a good one: the bad economist confines himself to the visible effect; the good economist takes into account both the effect that can be seen and those effects that must be foreseen." Frederic Bastiat

Death Detective Blog

Una pequeña cueva de reunión friki

Tomos y Grapas

Tu sitio de Cómics!

Caribe Libertario

La voz de la Libertad, desde el Caribe para el Mundo

Comic Play

Hablamos de tus intereses sin censura

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

El Blog de Martín |x|

Notas, lecturas, apuntes e intereses...

TERRALBA

The NSFW art of Minerva de Terralba

Logos Podcast

Pensamientos, Cyberpunk y Tecnología.

El Mundo de Shiku

THE WordPress.com weblog

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

ComicCriticon

ComicCriticon es un Blog de criticas y valoraciones sobre cómic y manga

Historias Siniestras

Escritores, Cuentos y Poemas Macabros

David Gaughran

Let's Get Digital

Vegeta Rukawa's Corner

Un blog sobre... no sé, lo que se me ocurra escribir ^^

Western Corner

Dos Pistoleros, un blog y muchas opiniones

Komic's Custodies Klub's Weblog

Viaja entre Universos

Todo y nada

Welcome to my world

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

The pfff blog

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona.