Publicado en El Escritor, Historias

Largo camino a casa 1 de 4

Lo que voy a contar es una mezcla que comentarios, rumores, referencias y entrevistas que me tocó recopilar y hacer, todo con un adicional de mis propios pensamientos sobre los implicados. En el gremio de los vendedores de servicios de fumigación nos conocemos, el nombre de Marlon Vera decía mucho; oficialmente era uno de los tantos egresados de la escuela de negocios que tocó puertas por empleo y se sentó en las sillas de muchos cargos menores.

Hasta aquel fatídico lunes, cuando trabajaba para la fumigadora del matrimonio Ibarra, que le tocó aprender las dotes de supervisor y vendedor al mismo tiempo y según me contó una de las ex vendedoras de esa empresa, el dueño de la misma se hizo de una fama por dos razones. Su pedantería y rodearse de personal femenino, aunque para ella no hubo un mejor supervisor para ella en aquellos días.

No me quedó muy claro todo el asunto de su salida de esa empresa, se decía que le propinó una paliza al dueño cuando le rebajó el sueldo y pretendió devolverle al cargo con el que entró allí. Honestamente, Ibarra también tiene mala fama (aún al sol de hoy) de ser mal empleador, así como el porcentaje de comisiones que le da a los vendedores es bastante bajo, incluso al momento en que escribo esto.

El muchacho era temperamental y considero que demasiado honesto para ser vendedor, quizás por eso su auto era un Toyota de color misterioso y le parecía mejor trabajar en las cuatro paredes de una oficina, que se le daba bien según me contó otro ex compañero suyo (otro empleado descontento en la nómina de Ibarra, una lista siempre creciente); no era el mejor vendedor, pero en dos ocasiones se acercaron a un buen número de ventas semanales.

Para terminar de hacer el perfil de Marlon, debo agregar lo que me contó una amiga que trató con él ya que era la corredora de seguros de los Ibarra y su empresa. Era el tipo de persona que le gustaba llegar temprano a las reuniones, lo mismo aplicaba al momento de hacer llamadas y quizás por eso termino (por unos días) en la recién formada fumigadora de un tal Garret Sinclair, una que le estaba comiendo el mercado regional a las establecidas, así como no le daba asco meterse con cierta clientela como panaderías, restaurantes y oficinas gubernamentales.

En lo personal, creo que es en este punto donde todo comenzó, el tal Garret estando confiado en lo que estaba haciendo, a pesar del hecho que carecía de buenas cifras en las redes sociales y con un fichaje particular en su naciente departamento de ventas, ni más ni menos que Marlon. La misión parecía sencilla en un comienzo, visitar un prometedor cliente, parecía que todo iba a ser algo rutinario y sencillo; es decir, una rutinaria inspección en un edificio y dejar la propuesta comercial ¿Qué podía salir mal?

Y prefiero salir de esta parte ahora, ya verán como las cosas se relacionan, al sur del estado y en esa parte donde la mencionada se mezcla con el norte del vecino estado, dedicado plenamente al mundo agroindustrial, las diferencias no son tan marcadas; no se sabe a ciencia cierta donde comienza uno y termina el otro. Todo eso es un marco referencial e histórico de una buena cantidad de relatos.

No es precisamente una zona densamente habitada, es más fácil toparse con las camadas de ratas (estas siendo muy diferentes a sus primas citadinas) que encontrar un granjero interesado en el manejo integrado de plagas. Era un punto geográfico de transito obligatorio si el vendedor quería llegar al enclave más cercano, ni más ni menos que la capital del vecino estado; ni los vendedores de tractores se detienen por ahí, prefieren pasar de largo.

De todos los relatos relacionados con esa zona, hay uno que con el mero hecho de recordarlo me pone nervioso y no es para menos. A quien le preguntes, te dará una locación geográfica con ligeros cambios, pero mis colegas vendedores e incluso otros amigos concluyen contundentemente con un relato; en una parcela se levantaba una casa cuyos habitantes trataron de mantener ese estatus de ser, ni más ni menos, descendientes de uno de los tantos alzados durante la guerra civil.

Pero a los vecinos nunca les gustó mucho el asunto, se hablaba de un comportamiento alejado no solo de los valores cristianos, hasta de la noción de ser civilizados; cualquier desgraciado que tuviera la mala suerte de caer en sus manos lo mejor que podía hacer era correr y olvidarse de todo. Incluyendo el auto.

Aquella parcela se hizo famosa por tener una especie de colección de autos y no precisamente comprados la mayoría, así como el hecho que la familia no querían cambiar mucho el asunto de su reputación. Si querías un lugar donde detenerte y beber algo, tristemente te tocaba recorrer unos kilómetros muy cerca de esa gente, así como de asegurarte que tu auto no presente ningún infortunado desperfecto y el mejor de todos los consejos, no ir por esos rumbos; incluso cuando el sol estaba por todo lo alto, daba bastante grima pasar por esos lares.

Lo cierto del asunto fue que tuve una entrevista con unas de las últimas personas que habló con Marlon, el ex supervisor del departamento de ventas de la empresa de Ibarra y retomaba esas funciones en otro lado, quien estaba devastado y bastante mal. Creo que al mismo nivel de los padres del muchacho o de muchos de sus amigos cercanos que tuvieron que escuchar la terrible noticia, una que sacudió al gremio (aunque no existiese la verdad sea dicha), la verdad sea dicha.

Me pareció prudente entrevistarme con Leo, otro ex empleado de Ibarra, la última persona que vio vivo a Marlon. El antiguo supervisor de ventas de Ibarra estaba tan agitado por la noticia como los propios familiares del vendedor desaparecido; yo tenía cierta confianza con él y eso me sirvió de ayuda para mi investigación.

—Más o menos alrededor de abril me reuní con Marlon, después de todo el asunto con el que era nuestro jefe. Yo retomé mis funciones como supervisor de un departamento de ventas, pero en una empresa del ramo automotriz; yo sabía que él podía ayudarme con un problema que estaba teniendo con el programa Excel. —así, con esas palabras comenzó nuestra entrevista. Trataba de mantenerse orgulloso, pero su lenguaje corporal decía otra cosa.

—¿Notaste algún cambio en esa oportunidad y de que hablaron en ese momento?

—Lo noté más delgado, pero seguía siendo el mismo. Hablamos un rato de aquella mal llamada empresa y todo el asunto que lo llevó a estar desempleado; le hice saber que todo pasa por una razón, se notaba que se tomó el asunto un tanto… ¿Como decirlo de forma elegante? Bastante mal, según sus propias palabras.

Leo hizo una pausa para beber un poco de cerveza, su novia me comentó que estaba bebiendo un poco más seguido en comparación a días previos, luego de eso retomamos la conversación.

—Y luego de esa conversación o clase ¿Mantuvieron el contacto? —mi interlocutor se quedó callado unos segundos, bajó la mirada para luego buscar los ojos de su novia. Le había tocado una tecla y comprendí que había llegado a una parte del tema delicada, segundos después la respuesta llegó.

—Por mucho tiempo. Las clases de Excel me ayudaron bastante con el problema que estaba afrontando, ya que las ventas estaban subiendo gracias a todo el asunto de la recuperación económica nacional. Y siempre me escribía para saber cómo estaba yendo con ese tema, cuando me contó que había conseguido empleo, me alegré por él y bastante. Me sorprendió el hecho que estaba en la fumigadora de un tal Garret y más como vendedor; me había comentado algo al respecto, pero no le presté mucha atención.

La novia de Leo me miró y me pidió una intervención en el asunto, mientras que su pareja iba a pedir algo para comer; pero la realidad era otra, estaba buscando una excusa para ir al baño y calmarse. Lo delató el pañuelo que trató de guardar en el bolsillo de su camisa, generalmente no era así de torpe Leo, mucho menos cuando estaba en público y con su novia. Era en exceso rígido con el tema de la indumentaria, a pesar de maldecir como un marinero, haciendo un contraste con otros aspectos de su personalidad, algo que nunca entendí plenamente.

Publicado en General

En contra el sueldo mínimo.

Honestamente, no sé a cuando asciende el sueldo mínimo en Venezuela. Lo admito, no es la mejor línea para comenzar el presente mar de letras, pero honestamente tengo que mencionar una serie de sucesos personales y relacionados con las entrevistas laborales; hace algún tiempo me enteré que en un periódico de la localidad le pagaban a su personal le pagaban sueldo mínimo, no importaba mucho los oficios, ese era el pago. Posteriormente, me informaron que el sueldo mínimo era lo que estaban ofreciendo en una droguería como parte del paquete salarial, sin importar mucho el cargo al que me postulase y lo mismo me pasó con una fumigadora.

En teoría, el sueldo debería ayudarte con aspectos cotidianos de la vida estilo la compra de comida, pagarte el alquiler del techo sobre tu cabeza y el ahorro para algo mejor. Pero ciertamente, el sueldo mínimo en la cuna de libertadores se ha convertido en una ofensa y no importa mucho si tienes algún título de educación superior y aumentarlo, lejos de ayudar a la gente que lo devenga, los sume más en el predicamento en el que ya se encuentra.

El tema es que se evidencia que el sueldo mínimo no es otra cosa que un lastre, considerando el trabajo que tienen que hacer muchas personas tienen que hacer (o padecer) para mantener un empleo con el cual tratar de llegar a la quincena. Ciertamente, la situación nacional no es más que una prueba de eso, de hecho, me atrevo a decir que también se ha convertido en una mancha para las personas que no tienen otra opción que aceptar eso, pero que eso trae como consecuencia que muchos (mal llamados) empresarios puedan ofrecer esa miseria y buscar optimizar sus ingresos.

¿Con cuántos sueldos mínimos venezolanos se puede mantener un hogar compuesto por dos personas? Y ¿con sueldo mínimo se puede ahorrar para comprarse un vehículo para dejar de pagar el transporte? Simplemente, la respuesta a esas preguntas es una negativa; de hecho, es una cifra que se sacó del bolsillo un burócrata que, como su sueldo se lo pagamos los ciudadanos venezolanos, no comprende plenamente mucho como es esto de salir a trabajar; pero ¿Cuántas personas quieren abolir el sueldo mínimo?

Ya sea dentro de los confines de una oficina o llevando sol mientras se hace labores manuales, por mucho que se diga que la cuna de libertadores se está mejorando, lo cierto es que no estamos en ese camino. Por mucho que se diga que las cifras de desempleo se estén bajando se debe más por el hecho de la diáspora nacional, que por una economía que se está despertando de un letargo. Entonces ¿Qué estoy proponiendo? Simple, abolirlo, que el sueldo sea una cifra que llegue mediante el acuerdo entre el empleado y el empleador; que sea una cifra que sirva para el empleado ahorrar y afronta la vida cotidiana. También está el hecho de dejar de lado ese asunto de la exclusividad de trabajar, que sea el empleado que, si se ve con bríos para tomar un segundo empleo, lo haga bajo su propio riesgo.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Esta es mi respuesta.

Las reseñar amargadas siguen su proceso, todavía se están cocinando. De hecho, no puedo decir mucho sobre cuando estarán de regreso, ya que la serie que está padeciendo bajo la luz de las ya mencionadas sigue aún en una sola pieza, así que por el momento ese no será el tema del que me interesa escribir. Así que con el presente mar de letras quiero dar a conocer, como es de esperar, mi opinión sobre un tema relacionado con el mundillo friki.

Si voy a escribir sobre los monos peleadores es para no seré precisamente piadoso con la mentada franquicia, tampoco la usen a modo de referencia para recomendarme un refrito más acorde con los días que corren. Lo mismo aplica con la mentada serie de los noventa, además del hecho que esta cosa no es precisamente un sitio plenamente dedicado a la animación del país del sushi y los kimonos.

Me sorprende un poco el hecho de ver y pasearme por algunos blogs muy metidos en el asunto de reseñar series de anime y no ocultar el hecho que le gustaba mucho como está la industria y de mencionar series, ya no está muy activo. Puedo decir lo mismo con uno en donde, en antaño, siempre fue el pescador en el río revuelto del mundillo friki nacional y todos sus dramas. De hecho, parece que todo el asunto de la marcha al cementerio de los grupos, el responsable de esa página parece que perdió potencia.

Incluso, como creo que dije en su momento, hasta la mentada némesis de autoproclamado cortador de dramas parece que no le interesa mucho el asunto de dedicarle unas líneas sobre el mundillo friki nacional, aunque tampoco era muy propenso de escribir sobre las series animadas o por lo menos escribir medianamente bien. De hecho, pasar por donde en algún momento los grupos se reunían si consigues las mesas que usaban para tales fines, corres con suerte; ya que hasta los centros comerciales han decidido cortar un poco el número de mesas y hasta de restaurantes de comida rápida.

El peor escenario, ese del que pocos se animaron en escribir, me da a entender que mutó y para uno que no es precisamente fácil de superar. De hecho, el responsable de describirlo, me atrevo a decir, que se quedó bastante corto, ya que muchas tiendas icónicas del mundillo tienen rato ya en el cementerio. Y parece muy distante en el calendario cuando fue la última entrega de una de alguna festividad friki regional; por mucho que se hable del hecho que el país se está mejorando y que puede darse el lujo unos cuantos, de seguir con el tema del mundillo, a pesar que el cambio generacional no se ha hecho esperar.

El asunto del mundillo ha perdido relevancia en muchas personas, de hecho, hasta creo que hay gente que sigue escribiendo sobre el tema porque les parece bien hacerlo, como su servidor. O le han dedicado tanto a crear un rincón de la red de redes que un cambio en el tema que le genera muchas visitas no es precisamente una buena idea.

Publicado en El Escritor, Historias

Sobre los relatos

En el presente apartado quiero ir dejando algo como los entretelones que me suceden mientras los hago, así como todo lo referente a mi decisión de compartirlos por este pequeño rincón que tengo en la red de redes. Lo cierto es que, ya tengo en mente hacer una serie de relatos que tendrán la dicha de estar publicados aquí ya que, honestamente debo decir, ya no me convencen mucho estas páginas en donde uno comparte su material escrito; honestamente, si quiero que nadie me los lea, los publico en mi blog y listo. Así me ahorro mucho de ese tema de crearme una cuenta en algunas de las mencionadas. Quizás, en algún momento esos textos puedan llegarle a alguien.

El primer relato que hice, apelando por el método clásico de escribirlo a mano primero y luego convertirlo en algo digital, fue más una terapia; una a medio camino de sacarme una serie de cosas que tenía en mente en relación a ese empleo que tuve y otras cosas ya a nivel personal. Por esas razones no encuentro de mi agrado compartir dicho texto por aquí; pero el formato que usé, de extensión breve y con un elenco limitado de personajes me gustó mucho, sirviendo de molde para los próximos relatos que quiero hacer.

Y tener relatos disponibles y listos son una ayuda, ya que mientras trato de descifrar el mejor momento para llevar a cabo todo lo que es este asunto de aumentar el número de visitas de esta cosa, así como que en muchas ocasiones me voy a quedar sin material que compartir. Por eso había iniciado algo con los poemas haiku, que son textos bastante breves y que también estoy mostrando por aquí, claro sin generar un impacto significativo en las estadísticas, pero me han servido con esto de sacar ideas de mi cabeza.

Al momento en que escribo las presentes líneas, llevo a cabo un debate interno con cuantos episodios se va a llevar, originalmente tenía en mente que tuviera una extensión de cuatro episodios, pero parece que un episodio adicional no le caería mal. Y el método de escribir primero a mano y luego convertirlo en algo digital lo voy a seguir usando por un buen rato. De hecho, es extraño ver que el primer relato que hice (ese al que hice mención previamente) estuvo dentro del género dramático/romántico, cuando tenía años sin tocar el mencionado.

Se siente bien, regresar a los relatos honestamente debo decirlo. Ya que es un género en el cual no tengo que extender mucho el asunto, con el apoyo de tener un número de palabras a las que llegar (al menos dentro de mi cabeza) ya que llegar a algo de más de veinte mil palabras todavía lo siento como algo que necesito una idea que pueda soportar mencionado maratón. De hecho, si bien he estado tentado con la idea de trabajar en dos relatos al mismo tiempo; pero yo sé que eso no termina muy bien que se diga, ya que ambos no me convencen mucho cuando llegan al final.

Publicado en General

¿Qué le está pasando al mundo?

No sé para cuando las presentes líneas se vayan a publicar, pero creo que tengo que decir lo que tengo en mente sobre el tema político. Pero no sobre la cuna de libertadores, ya que, si han leído mis anteriores comentarios, poco tengo que decir sobre el tema. Pero quizás tenga que decir una que otra cosa, con la finalidad de hacer una especie de introducción o rellenar las presentes palabras para que lleguen a la cifra que quiero que llegue.

Honestamente, la noticia de la asimilación del Banco Occidental de Descuento por parte del Banco Nacional de Crédito es una de esas situaciones financieras que, si bien pareciera algo de justicia divina, ya que el BOD hace mucho tiempo atrás fue quien asimiló a otro banco (CorpBanca) y hasta el punto que se podía hacer operaciones de un banco en otro. Pero aquella Venezuela ya es cosa del pasado.

Recuerdo que uno de los bancos con más movimientos en uno de mis antiguos empleos (Macuto) era el BOD y no es que tuvieran una sola cuenta en aquella empresa y en el otro lado de la balanza estaba el BNC, con apenas movimiento y que no prometía mucho, más allá del hecho de ser un soporte para cuando las cosas se pusieran un tanto tensas con el sistema bancario nacional; parece que ese escenario ya está entre nosotros.  Y no dejo de preguntarme ¿Qué va a pasar con el BOD? Digo, la torre que tiene en mi ciudad, así como sus sedes, a pesar del hecho que muchas de ellas ya habían cerrado operaciones.

El gigante del norte tambalea, debo admitirlo. Quizás eso estaba por llegar, por mucho que a unos cuantos eso le alegre, aunque el dragón de papel también tiene cola que le pise; pero con el asunto del aborto, regresando a ser un tema que debe ser revisado y debatido por el gobierno de cada estado y no por el estado federal me parece una de esas salidas (casi de compromiso) pero muy cercana a las ideas con las cuales dicha nación fue fundada. Tengo mi opinión sobre el tema, pero como ese tipo de temas parece un asunto lejano, me la reservo, pero creo que se está dando una respuesta a todo el asunto políticamente correcto.

Tampoco es para estar saltando de la alegría, el avance de esas ideas sigue siendo bastante fuerte en comparación con las que le hacen contrapeso, buena parte de las instituciones culturales no solo del gigante del norte, hasta de la misma cuna de libertadores, se encuentran tomadas por la izquierda. De hecho, de esa forma se han estado asegurando del hecho de tener a los respectivos seguidores y mantenerse en el poder por mucho tiempo, no importa mucho el hecho de esos cambios políticos nacionales o internacionales.

Y ¿Qué sucede con el viejo continente? Ciertamente es un tema complicado, pero dudo mucho que la mentada Unión Europea es uno de esos experimentos que tenían buenas intenciones, pero lo cierto es que parece que deberían de revisar muchas cosas, en especial los objetivos que querían alcanzar, así como la lista de socios.

Publicado en El Fanático del Anime, La Tribuna del Amargado

Cuando las festividades chocan.

Mientras escribo las presentes líneas estoy escuchando jazz y trato de no pensar mucho en cuando verán la luz de la publicación en mi blog. Pero es día del padre y de repente vino a mi cabeza un suceso bastante peculiar que sucedió durante la etapa del mundillo friki que me tocó vivir y de la cual creo que no me voy a cansar en dedicarle unas cuantas palabras, ya que creo que no hay que repetir esos errores.

Pues era normal ver polémicas en los foros, las trincheras virtuales de aquel entonces, cuando una festividad se encontraba con otra, en ocasiones festividades estilo día del padre o de la madre, otras festividades frikis y en ocasiones ya más solemnes como la navidad. En todos esos momentos, siempre había unos cuantos cruces de palabras; unos con una validez más que notoria, ya que cuando la festividad friki chocaba con el día de la madre o del padre se iba a llevar palos por eso.

Ciertamente, esos días tienen una carga particular en la cuna de libertadores, por mucho que se usase libremente la etiqueta de rebelde en el discurso de muchos frikis de aquel entonces; pero la cosa se iba a lo serio cuando las festividades chocaban por un margen de días. No es secreto para nadie que el magno evento del mundillo friki nacional y la insuperable tenían un extraño juego y todo esto se vio cuando la separación entre ambas fue de apenas de una semana.

Los ríos de palabras que corrieron al respecto decían mucho de los que los emitieron, no sé si mantengan sus palabras al día de hoy cuando se disipó el humo, pero lo cierto es que se me hizo algo más que curioso el hecho de ver a muchos de los responsables del magno evento asistiendo a la insuperable; considerando el hecho que se tildaban de competencia desleal. Que todo eso había sido un golpe bajo al mundillo, cuando la realidad era que la población friki de la capital apenas si le daba importancia al mago evento y a sus organizadores.

Poco tiempo de después, cuando el experimento de las baronías regionales un momificado magno evento decidió hacer silencio cuando en la ciudad jardín comenzaba a patalear nuevamente los eventos, el caballo que comenzó ganando aquella carrera, llamado ANIMFEST. La coincidencia del día pareció que no generó mucho que decir, en especial de cierto lado del mundillo, ya para esos años (si mi memoria no me falla, por allá en los 2010-2013) la estela dejada por el magno evento y el portal web asociado a ella ya era algo apenas mencionado en el mundillo.

Quizás, el caso que sigue diciendo algo sea el del Waterloo criollo, el OSECON, cuando su famosa entrega en la cancha de la UCV y coincidiendo con el mes de diciembre desató algo más que la polémica. Posiblemente, la frase de su responsable “el que no va a mi evento no es otaku” despertó las ganas de ajustar las cuentas que tenían muchos con el personaje que ejercía de organizador y vocero de la vendimia. Uno de esos casos, que parece que debería seguir siendo mencionado no solo por la coincidencia en fechas, sino por todo lo que trajo a modo de secuelas.

Publicado en General

¿Qué estoy haciendo los sábados?

La pregunta que le da título al presente mar de letras es una de esas que me ponen a pensar, ya que, si me la hubieran hecho el año pasado o para la fecha en que esta cosa salga publicada, seguramente mi respuesta estaría relacionada con mi empleo.  Ya que, en mi último empleo, no era raro que me tocaba ir los sábados y al principio significaba algo de dinero extra; pero lo cierto es que ahora, la respuesta es un poco más elusiva. Así que, como no tengo mucho de que escribir en este momento, me tocará conformarme con las presentes líneas, la verdad sea dicha.

De vez en cuando voy los sábados a un centro comercial en el centro de la mal llamada ciudad en donde vivo. A esta altura del campeonato, no sé qué pensar en relación a la mentada reunión que iba a hacer con mis amigos frikis; ya que parece que, si la reunión que estábamos haciendo para enero del 2022, parece que se va a alargar el asunto por alguna razón. No hay mucho que hacer, al menos eso creo, además del hecho que tampoco puedo ir muy lejos, ya que ando a pie. Y ¿será que me tocará comprarme una bicicleta? Es uno de esos asuntos que ha estado rondando por mi cabeza desde hace algo de tiempo.

Así que camino un rato los sábados, hago un poco de ejercicio y si la situación es meritoria, pues de vez en cuando, me reúno con algún ex compañero de trabajo. Pero debo comentar algo más, es el hecho que parece que la mentada recuperación de la cuna de libertadores no es otra cosa que uno de esos chistes que caen pesado cuando los oyes de manera repetida.  La ciudad jardín, no es precisamente tal los días sábados y parece que después de las dos de la tarde, se vuelve un pueblo fantasma.

El problema de la gasolina, conjuntamente con el de la luz y el del internet no se han ido; siguen molestando, por mucho que se hable que están modernizando esto o aquello, así que toca hacer ejercicios para no pensar en el atraso en el que te estas metiendo. De hecho, no me cansaré de escribir sobre el hecho que, hasta no hace mucho, la comunidad friki regional (la que parecía una de las más activas dentro de la cuna de libertadores) ahora parece brillar por su ausencia en esta nueva Venezuela. Y eso, que muchos de esa comunidad estaban seguros que sus respectivos proyectos iban a durar más que el resto.

Hasta comunidades un poco más estables como las de MTG y D&D ya no se reúnen en los mismos lugares, ya que el centro comercial donde lo hacían ya no es precisamente abierto los sábados, así como el hecho que buena parte de las comunidades mencionadas se vieron reducidas en números por la diáspora nacional. No creo que, si algunos cuantos estuvieran por aquí, seguramente las reuniones de las mentadas comunidades estarían pautadas por redes sociales; en algún momento me tendré que topar con alguien.

Publicado en Crónicas Blogueras

¿Cuándo vendrán las visitas de dos cifras? Y otros temas.

Al momento en que escribo estas líneas, escucho un video sobre el tema político de la cuna de libertadores; de verdad que quiero dedicar unas cuantas líneas al asunto plenamente, pero para otro momento. Pero aprovecho la oportunidad para comentar una serie de cosas que ya sabemos (al menos algunas personas que siguen en la cuna de libertadores) esperar que un profesional o cualquier persona que trabaje de forma honrada para ganarse la vida no debería ganar sueldo mínimo.

Y con ese tema quiero darle inicio a este mar de letras. No importa si es una persona con un cargo administrativo o un obrero, nadie dentro de las cuatro fronteras de Venezuela tenga que ganar sueldo mínimo como fruto de sus labores. De hecho, cualquier profesional que acepte trabajar en una empresa y que devengue esa cifra se está haciendo daño; no solo a si mismo, si al gremio al que pertenece. Puedo comprender el hecho que la situación nacional, muchas personas tengan que aceptar dicho pago para mantener a su familia, pero lo mejor es dejar pasar esa oferta.

A mi me pasó recientemente, digamos un tropiezo laboral, en una empresa en la cual se esperaba que en quince días y con recursos muy limitados (una computadora sin internet, no contar con teléfono corporativo) levantase el nivel de ventas de la misma; siendo yo el único integrante del departamento de ventas. Al principio, pensé que esa actitud era únicamente una exclusiva de los “empresarios” dentro del mundo de los servicios de fumigación; pero una ex compañera de trabajo me recordó algo muy común en estos rumbos; el hecho que ese tipo de comportamiento no se limita al rubro que mencioné.

Como pueden entrever el que lea las presentes líneas, estoy desempleado. Quizás como muchos profesionales que caminan de un lado a otro en la cuna de libertadores, lo cierto es que estoy bastante tranquilo con mi mente; ya que sé que hice lo que consideré correcto en muchas de las ocasiones laborales recientes por las que he pasado. Y creo pertinente mencionar un suceso, el día cuando salí de una fumigadora, me encontré con ex compañeros con quien compartí mucho tiempo en esa de la que me fui en febrero de este año; yo llegué a pensar que Josselin y su marido no iban a dejar aquel lugar, pero luego de unos cinco años de servicio, aquella relación laboral llegó a su fin.

Pues, las visitas con dos cifras siguen siendo evasivas a este rincón del internet. De hecho, en una revisión rápida que hice sobre el tema, pues apenas tuve unas tres para el momento cuando escribo esto; pero no me desanimo con relación a ese tema, ya que creo que lo que importa es lo que puedo escribir que le sea de interés a alguna persona. Aunque me gustaría un comentario de vez en cuando, la verdad sea dicha.

De hecho, tampoco tengo ganas de ponerme a escribir como loco, como lo hacía antes de la llegada del virus chino y en los últimos días de mi computador anterior. Lo cierto del asunto es que tampoco me dan ganas de escribir de forma constante sobre algún tema en concreto, considero que poco hay que agregar sobre el mundillo friki nacional, siempre habrá algo que mencionar con respecto al acontecer político mundial, ya que el nacional creo que ya queda clara mi postura.

Publicado en General

Esta es mi opinión política.

No sé si las presentes líneas vayan a sacarles secuelas, debería, considerando el hecho que necesito material para el blog; de todas formas, el asunto de la política en la cuna de libertadores ya se volvió un asunto del que ya nadie habla. Y puedo comprendo plenamente el asunto, considerando el hecho que simplemente el voto no ha servido de mucho para mejorar la situación nacional; sale mejor hacer las maletas e irse o en su defecto, aguantar hasta el final con la esperanza de que en algún momento la cosa cambie un poco para mejor.

Pero comienzo esta aglomeración de palabras con algo que considero necesario decir, mi opinión sobre el tema de la política nacional derivan de la experiencia y me apoyo con la ciencia que si bien para unos no es otra cosa que es una ciencia complementaria, a mí me parece que el tema económico dice mucho de los planes de unos cuantos burócratas; el asunto de la economía llega a todo aspecto de la sociedad y quizás mis lentes del libertarismo pueden chocar con unos cuantos; pero lo cierto es que debes hacerte responsable por todo lo que haces.

No veo al ciudadano que ejerce su derecho al voto asimilando la responsabilidad de hacerlo, más bien es muy común ver que se ponga de mal humor cuando alguien con una idea como la que tengo, que votar no ha servido de mucho por estos rumbos, la da a conocer. Lo cierto es que el conflicto no se hace esperar y la pregunta de cajón ¿y tú que propones? Siempre sale a relucir en estos asuntos.

Tampoco creo que una serie de comentarios vertidos por los que una vez fueron los ahijados de una página web friki sean las personas más idóneas para que le ayuden a una persona a formar su opinión con respecto al tema político, no lo digo por los antecedentes que esas personas tengan; tampoco lo digo por el hecho de querer mutilar su derecho a la libre expresión, simplemente lo digo por el hecho que, al menos personalmente, me parece que lejos de ofrecer un punto de vista sobre el tema, van a dar a conocer otro asunto y más relacionado con sus temas personales y para ventilar algo más que sus opiniones.

Aunque esos personajes que mencioné arriba son apenas una pequeña parte de toda esa fauna que pululan en la cuna de libertadores, de hecho, con el cambio de discurso que se ha dado recientemente (el asunto que la cuna de libertadores se está mejorando todo) se siente falso todo. Y es que una cosa es lo que muestran las pantallas de las redes sociales y otra, ni más ni menos, el vacío que hay en las neveras de muchas de las personas que habitan en este país. Aunque creo que para los mercenarios comunicacionales del régimen todo este asunto debe ser maravilloso, considerando el hecho que ahora pueden estar más a sus anchas dándose la “buena vida”, como todo buen revolucionario.