Escribiendo del noveno artículo

Pues resulta que el séptimo artículo cayó en la sección en la que menos esperaba, la sección de reseñas de discos, así que me dediqué a pensar sobre el octavo y resulta que ya estaba escrito en otra sección que también necesita un poco de cariño; pero el noveno trae un problema de los otros dos, el tema a tratar. Originalmente no quería volver a escribir sobre el tema de la convención avalancha, ya que (como cosa rara) no hay mucha información sobre el asunto, aunque por ahí anda rondando el tema que parece que el problema lo andan resolviendo con la ayuda de los abogados, es decir dejando de lado a los frikis y la inquisición ya que esos dos lejos de ayudar, empeoran el asunto.

El tema de la situación en la cuna de libertadores si sigue en tensión, creo que lo mejor será no escribir menos del tema ya que lo mejor será no abordar tanto ese tema ya que no habrá mucha diferencia entre la vieja línea editorial y la nueva línea editorial; además que quiero escribir algo con la misma extensión, pero lo mejor es esperar un poco.  Pero ¿Qué hay que esperar? Pues algún hecho mucha más serio, eso si no quiero quitarle importancia a todos los que han sucedido.

Se me hace muy barato escribir sobre quienes van a agitar sus respectivos féretros con todo este asunto del regreso de avalancha pero la verdad no lo veo como algo factible, que sea un tema que pueda ser algo medianamente divertido de hacer; tampoco creo que seguir machacando el tema político de la nación, lejos de convertirse en una terapia para mí, va a ser un recordatorio de momentos amargos de la realidad. Quizás, estamos viviendo una secuela de aquellos días extraños donde lo que queda de sociedad se atrincheró, 2014, así que lo mejor que se puede hacer es no perder esta nueva oportunidad.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Maison Ikkoku Vol.3

Llegamos al tercer tomo de la serie, creo que es uno donde las situaciones dramáticas aumentaron en comparación con la entrega anterior; todo, como cosa rara, gracias a los malos entendidos siendo uno recurso bastante recurrente en las comedias románticas. Pero todo sigue una secuencia, todo lo construido en el tomo anterior tiene una cumbre aquí, ya que la relación entre la singular Kyoko y Godai sigue con sus altibajos, en buena parte gracias a la indecisión de este último así como todo el problema que salió gracias al instructor de tenis y la boda de su hermana menor.  Aunque, creo que ese pequeño conflicto que tuvo nuestro Godai con la chica a la que muchos consideran su novia o en el mejor de los casos, la tercera parte de los enredos, pues fue un conflicto menor que, nuevamente a mi parecer, sirvió como antesala lo que estaba por llegar.

Lo que orilló a varios episodios enfocados en nuestro estudiante buscando habitación, conviviendo con una masajista y su rufián esposo hasta eventual llegada al departamento de uno de sus amigos, aunque al punto de poner en riesgo su salud; eso sí, lo mejor  del asunto es como poco a poco la distante Kyoko va mostrando sus verdaderos colores y su preocupación por todo el tema del corazón.

 En lo personal, creo que los personajes que supieron llevar  todo el asunto del drama fueron los secundarios, ya que los dos protagonistas principales fueron, a mi parecer, los primeros en derrumbarse y para más señales los últimos cuadros de la misma son señales de lo que digo; en concreto los otros residente de aquella disparatada casa  quienes, a pesar de ser también responsables de los malos ratos que vivieron los protagonistas, ya no están tanto en el asunto de estar ahí como contra peso o de recursos para la comedia. Esa escena en la que entendieron que Godai se había ido de aquel recinto, dice mucho.

Con todo esto, se puede entender que esta entrega fue un poco más dramática que el resto en comparación con las otras que he leído, que tampoco han sido muchas entregas; pero esta entrega hace un cambio en lo que, hasta ahora, va de la serie.

Llegó un comentario intermedio a esta sección.

Llegó el primer comentario intermedio a esta sección, pero el motivo del mismo no se encuentra relacionado con la evolución de la convención insuperable y su salida del féretro, quiero centrarme en la ciudad jardín y su regreso a ser algo medianamente parecido a un monopolio y a la llegada de una convención que trate de alejarse del anime.  Quizás esto último sea uno de esos nobles intentos que no va a ser muy renombrado, pero solo unos pocos van a asistir.

Ciertamente, creo que ya se están dando las señales que comienza una noción interesante, el cine de superhéroes está causando sus buenos efectos y es motivar a nuevos interesados en ellos; de hecho, es normal ya uno sentirse un tanto aburrido de tanto personaje gritón o llorón de ojos grande salido del Japón. No es para menos, ya que desde hace un tiempo para acá la animación nipona, por mucho que se hable de sus ventas, cayó en una zona de confort demasiado notoria.

Tengo que aplaudir de pie a los responsables de la convención Crossover, hay que tener pantalones para tomar la ciudad jardín y tratar de convertirse en una alternativa al monopolio friki que impera y mejor aún, con personajes que muchos de esos que pagan las entradas al monopolio con personajes de anime. Hay que ser valiente para tomar un lugar en el centro de la ciudad para llevar a  cabo algo totalmente diferente a lo que normalmente se ve en estos rumbos. Hay que ser honestos, dada la situación del país y que es su primera entrega, posiblemente se van a llevar las tablas por la cabeza, al menos eso creo, pero Olé ustedes, la verdad han hecho un levantamiento de bandera que han hecho debe ser mencionado.

Lástima que ninguna página de divulgación friki va a mencionar lo que están haciendo, les interesa hablar de un regreso maquillado de una convención que prometió mucho pero no hizo mucho fuera de la cuna de libertadores, tampoco se van a interesar en asistir, ya que la mayoría de los lectores de esos sitios están más pendientes de que esa gente escriba más notas sobre el anime del momento que de algún proyecto comic nacional.

Y me pueden decir lo que quieran que algunas convenciones criollas lo  han hecho, pero ¿Cuántos de esos (ir)responsables ha apoyado a esos proyectos más allá de la necesaria publicidad o colaborando directamente en el mismo? No como creador, sino convirtiéndose en un futuro comprador del proyecto (si es que llega a concretarse) .

¿Cómo va a ser la nueva editorial en esta sección?

El octavo artículo que se expande de la nueva editorial cae en una sección en la cual creo que aún tiene mucho potencial, una en la que extrañamente he escrito muy poco. Pero, lo mejor es escribir y esperar que algo suceda. Así que decidí escribir sobre algo muy diferente a lo que constantemente hago por aquí.

Espero que para cuando estas líneas vean la luz del sol, el especial mutante se encuentra algo avanzado, es decir las reseñas, así como ya tenga decidido que personaje del mundo del comic va a ser el siguiente en la lista de los especiales y el siempre bien ponderado especial de noche de brujas ya tenga una lista de lo que voy a reseñar.

Debo admitir que ese especial tan relacionado con esa polémica celebración del mes de octubre y que en los últimos años, pues se ha visto opacada por el doce de octubre; no hay problema alguno con la decoración de brujas, pero con la llegada de los españoles a este lado del mundo, pues los comentarios van a seguir dando de qué hablar, mientras la estupidez y el resentimiento sobre un hecho que ya tiene muchos años encima siga, no por nada (en caso de Venezuela) sobra razones para ver que esto no es una nación y solo es un patio de atrás.

Con respecto a mis lecturas, pues con la llegada de la tabla a mis manos, he estado leyendo de todo. Más que todo en el arte secuencial y libros; pero si bien la producción de reseñas ha estado de baja, las lecturas no, me atrevo a decir que los últimos maratones que me he lanzado, con el Resplandor en su idioma original y un libro de teoría monetaria, dentro de poco voy a estar reseñando esos dos libros que forman parte de mi más reciente torneo de lectura.

Hablando de ese tema, desde que conocí una red social dedicada a la gente que lee y a compartir sus opiniones sobre lo que lee, me he metido en sus torneos de lectura; quizás una de las mejores cosas que se puede hacer en la actual crisis lo mejor que se puede hacer después de protestar, es leer un poco.

See Your Space Cowboy

Finalizando con: Red Mass for Mars

En el pasado ya había hablado de como veo a la casa editorial Imagen y si bien es cierto que ya casi esos personajes hipermusculados que solo saben hacer desangrar a sus enemigos ya no están entre sus filas (bueno, cierto engendro infernal sí) poco a poco se ha ido quitando esa imagen; pero quería confirmar eso, así que decidí comenzar a leer alguna que otra cosa del mencionado sello editorial, al que cada día le crecen no solo los admiradores sino también autores.

Y creo que una ópera espacial que narra los esfuerzos, en apenas cinco entregas, de la humanidad para salvarse de una catástrofe así como de otro encuentro (sangriento) con una raza parasitaria de extraterrestres que, dando a entender, estos últimos vienen a cerrar su ciclo de destrucción con los terrestres. En lo personal no me pareció un mal concepto, pero puede ser que la misma extensión de la obra fue la que le jugó en contra; creo que faltó por desarrollar mejor los personajes involucrados, a pesar de que es una épica que se nota que tiene mucha influencia de los comics de la competencia, no conseguí algún personaje con el cual conectarme y estamos hablando del guionista que fue laureado por su etapa con, ni más ni menos, los cuatro fantásticos.

Pero quizás su mayor punto fuerte se encuentra en la narración de la misma, es una obra que desde ese punto de vista, la narración es acertada así como (nuevamente, consideración personal) el arte si bien se siente un poco extraño al comienzo, cumple su cometido en ayudar a la narración. Es una ópera espacial muy diferente, quizás el autor quería hacer llegar un mensaje, posiblemente, pero a lo mejor algo más le pudo jugar en contra a los planes. O posiblemente esto no es más que una secuela a alguna de las obras que hizo el autor para el mencionado sello editorial.

Un nada breve comentario sobre el tiro por la culata

Honestamente, pensé en no tocar el tema del berrinche que ha hecho el «Rockero del pueblo» en un famoso festival musical que se hace en la hermana República de Colombia. Mi opinión no sería tan diferente a las tantas que han dado a conocer su punto de vista con el tema en cuestión, no sabía que podría agregar al mencionado tema ya que, yo comparto lo que han expuesto incluyendo las ofensas.
Pero como el señor en cuestión no ha dejado morir el tema, así como el hecho que seguramente no va a leer el presente (intento de) artículo, decido subirme al tren. Ya que, de alguna forma, ese señor debe buscar la manera de seguir siendo relevante así sea de forma negativa ahora fuera de las fronteras de la cuna de libertadores.
Usted en su alegato mencionó que en donde estaba la hermandad de los pueblos y yo le extiendo la misma pregunta ¿Dónde estaba la hermandad con otros rockeros criollos cuando usted expulsó de su circo romano a bandas nacionales o peor aún a otros venezolanos sólo por el hecho de hacer un desagradable género musical? Lo que es igual, no es trampa, señor. Usted mismo en comunicados anteriores dijo que no necesitaba el apoyo de esa gente que (por alguna extraña razón) lo admira como músico, pero que no comulga con sus ideales políticos.
No es el primero ni mucho menos el último a quien le rechazan su participación en un concierto ¿Se acuerda de la prohibición de entrar que le hicieron a una banda de de rock ultra pesado? Si, habló de los cadáveres caníbales. Puede ir a cualquier revista especializada en asuntos musicales, así como cuanta instancia diplomática, pero recuerde que usted le hizo lo mismo a varios de sus coterraneos por sólo mencionar sus días cantando Adriana en Sábado Sensacional.
Tampoco es quien para hablar de la mezcla de rock y política, ya que usted no ha ocultado en ningún momento su afiliación política y sus discursos llamando a votar por el partido de gobierno que, no se caracteriza por ser ni diplomático ni mucho menos democrático; habla de la represión de la cuarta, pero ¿Tiene algo que decir de la represión de la quinta? Tema del cual usted salta olímpicamente, ya que sólo le importa el dinero para seguir llevando a cabo su circo romano, siguiendo los parámetros del marxismo cultural del que se ha estado beneficiando por buen tiempo.
Quizás, en su mente es el mejor momento para uno de sus circos, con el delirio de demostrar de lo que es capaz usted de hacer con el dinero de los impuestos pero creo que así, cualquiera se vuelve un defensor de una revolución fallida como la venezolana. Así cualquiera puede tratar de hacer surgir su carrera musical, aunque le debo recordar que esto tiene los días contados y seguramente, cuando está pesadilla termine usted se va a cambiar los colores y buscará un nuevo empleador. Ya lo hizo anteriormente, aunque con lo cuestionable de su credibilidad, me gustaría ver el intento

Finalizando con: Maison Ikkoku Vol 2

Seguimos con una de las obras de doña Rumiko Takahashi, riesgo de equivocarme, la que la catapultó a la fama lejos de su país natal. Y siguiendo con los riesgos, pues considero que la presente entrega fue dedicada a ese personaje que tiene a más de uno pensando, ni más ni menos que la responsable del mantenimiento de la casa que le da nombre a la serie. Ciertamente Kyoko es un personaje femenino diferente a los que siempre hace la autora, ya que aquí se nos detalla la relación entre ella con ni más ni menos que con la familia de su difunto esposo así como la disparatada familia suya, en la cual su padre es confundido con un acosador la primera vez que apareció en la serie.

Bueno, también hay un poco de luz en la relación de Godai con su familia, pero los dos episodios que se ambientan en Navidad así como en Año Nuevo sirvieron para acerca al par un poco.

 Si bien todo ha sido hasta ahora risas, el drama ha asomado su cabeza levemente aquí. Aunque, el fuerte, hasta ahora, ha sido la comedia; un género en el cual la autora se siente a sus anchas, siendo la presente obra una de las tantas muestras de lo que digo.

Pero las cosas se complican con la aparición de una compañera de Godai quien lo invita a comer a su casa en dos ocasiones, creando un poco de confusión en la historia, aunque el instructor de tenis se llevó las rosas por crear distorsiones en esta ocasión. Alegando que en tres años podría superar su fobia a los perros para poder seguir avanzando hacia el corazón de Kyoko, relación que tiene la aprobación de muchas vecinas e inquilinas de la mencionada casa.

Quisiera agregar que, siento que si hay un progreso notorio en la relación de los personajes, sin importar que tanto aparezcan, esperemos que algunos no vayan a ser olvidados en algún momento.

See Your Space Cowboy