Pensamientos extendidos sobre mi propuesta de país.

Seguramente el título de este (intento de) artículo se puede quedar corto, también está la posibilidad de que las presentes líneas están llegando un poco tarde. Pero eso es lo bueno de los pensamientos extendidos, ya que pueden llegar tarde y que sirven para agregar algo adicional a ese asunto, creo que es tiempo de abandonar las ideas de los colectivistas y las del gendarme necesario ya que, como es evidente, hemos visto toda la extensión del daño que nos han causado no solo como nación; sino también a nivel personal.

Y la pregunta ¿Cuál sería la mejor opción con respecto a la diplomacia que debe tomar la cuna de Libertadores cuando la pesadilla revolucionaria se concluya? Pues, es una pregunta que es importante responder. Primeramente hay que mencionar que la diplomacia de un tiempo para acá no ha sido la mejor, el cuento de invasiones y guerras imaginarias es de lo peor; de hecho, es una clara demostración de lo que no se debe hacer en ese tema y que si bien no son los pioneros en ese asunto, parece que el actual gobierno es el alumno destacado y que aprendió muy bien las lecciones de hacerse la víctima de una conspiración en su contra, mientras que fronteras adentro las víctimas somos los ciudadanos de a pie .

Pero, creo que la diplomacia que debería tomar en el futuro la cuna de Libertadores, también debería ser la que debería tomar el resto de los países. La no intervención en asuntos de otros países, unos llaman eso como aislacionismo, pero yo creo que el nombre más idóneo es la no intervención.

Debo reiterar una pregunta ¿Cuánto nos cuesta como nación esos ejercicios militares? De hecho, podemos tener miles de opiniones a favor y en contra de esos ejercicios en vista que el delirio del gobierno actual lo hace con un fin bastante evidente. Mantenerse en el poder, ya que si somos honestos, si bien es cierto que la economía de Venezuela no es la mejor del mundo, es poco inteligente gastar dinero en una campaña para sembrar miedo en los habitantes que no están de acuerdo con las ideas revolucionarias.

El cuento de Pedro y el lobo es el más acertado para describir el comportamiento del gobierno venezolano, pero el que está por llegar debería tomar como ejemplo la diplomacia de Suiza y dejar de usar las armas para alcanzar la paz. Si a todo eso, le sumamos que se llega más lejos usando el comercio para crear lazos con otros países, se hace evidente el camino que se debe tomar.

Ahora bien ¿Qué tenemos que hacer? Primeramente hay que tener la casa en orden. Eso quiere decir que el Gobierno se limite a todo lo que he expresado en las líneas previas a las que estas sirven como pensamientos extendidos; ya que con el comercio se busca que las ambas partes involucradas se ayuden sin necesidad de un tercero usando la coacción.

Si bien la no intervención en asuntos ajenos suena a algo demasiado distante y que se se olvida de la libertad de expresión, creo que es todo lo contrario. Hay que garantizar que la gente pueda expresar sus opiniones sobre ese tema tan delicado, pero ya sabemos quién debe no debe ser ese encargado de mantener esa garantía y que eso sea algo de la sociedad civil. Ya que no es inteligente ni mucho menos algo digno de una sociedad mantener el silencio mientras otro grupo de personas son atacadas.

Ahora con todo este asunto de proteger el territorio nacional, mientras sea la diplomacia de no agredir ni intervenir difícilmente se puede dar el hecho que vengan a atacar; pero creo que cada quién debe estar armado para proteger no sólo a su familia, sino también a sus propiedades. Además que con el dinero que se gasta en los actuales ejercicios militares, se podría invertir en algo mucho más productivo, como en la reducción del gasto público.

Opino que la Venezuela que está por llegar no van a ser necesarios los cuerpos de seguridad llamados ejército y la Guardia Nacional, así como buena parte de las ramificaciones que existen de la policía. Si hay un ciclo que se debe cerrar es el de abusos que han infligido en los ciudadanos así como los privilegios que estos uniformados han conseguido no por su buen comportamiento.

Dudo mucho que convertirse en un uniformado sea la mejor alternativa que puede tomar una persona no sólo en la Venezuela que tenemos, sino en la que está por llegar. Lo que hay que asegurar es que ese muchacho que a duras penas sobrevivió al sistema educativo, tenga las herramientas necesarias para entrar al mercado laboral sin necesidad de renunciar a su individualismo, por tres comidas diarias y sentido pertenencia que sirve como hilos en una marioneta.

¿Cuántas vidas serían diferentes cuando se entienda que la violencia tanto dentro como fuera de las fronteras de un país lo que hace es prolongar una pelea? Buenos ejemplos de eso hay por montones al sol de hoy y dudo mucho que sea algo que algunos, dentro de las fronteras de Venezuela, quieran que se mantenga. Estamos perdiendo ya sea por el éxodo o por las balas a gente que podría tener unas excelentes ideas con las cuales el predicamento en el que estamos metidos podría ser un trecho corto.

Por eso la idea del gendarme necesario debe ser desechada para buscar la idea que se necesitan miles de empresarios, esos que lo arriesgan todo para no solo buscar su lucro personal, sino también ofrecer una oportunidad de empleo a sus vecinos así como bienes y servicios que ayuden a afrontar las dificultades de la vida cotidiana. Pero bueno, estamos en un momento bastante complicado y en lo que unos llaman, el episodio más oscuro de la historia venezolana y la verdad es que comparto la visión, así como en muchos aspectos también comparto cierto pesimismo ya que este problema es mucho más profundo de lo que parece.

Por eso, es tiempo de comprender que empresarios y trabajadores no son entes que se encuentran en conflicto. Ambos comparten problemas y deberían comprender que si juntos hacen entender que necesitan bajos impuesto, ya que de esa forma pueden invertir en sus empresas y empleados, que pueden tener el dinero suficiente como para mandar a sus hijos a una buena escuela, que con una moneda fuerte pueden ahorrar lo suficiente como para mejorar su vida cotidiana e incluso convertirse en un futuro empresario que compita con quien antes fuese su jefe. Y que decida la gente (el mercado) que decida a cuales de los dos va a apoyar comprando sus productos o usar sus servicios.

 

See Your Space Cowboy

 

Anuncios

Justo cuando crees que cerraste todo y más comentarios.

A los días de darle un cierre temporal a la tribuna del amargado me enteré de la ¿Cancelación? De la nueva convención que, seguramente para unos, va a ser la que ocupará el trono. A raíz de eso, pensé en hacer una especie de pensamientos extendidos no sólo sobre el tema del cierre temporal, sino también de la ¿Cancelación? Pero tal idea fue descartada, en vista que no iba a poder llenar mil palabras con tales premisas. Ya la misma gente hizo lo propio y creo que el trono se va a quedar vacío por un buen rato.

Hace diez años comencé a escribir aquí, otro asunto que me enteré tarde y que la gente de WordPress me hizo llegar unas palabras de alienloo. De verdad, creo que tampoco es para tanto ya que blogs más populares o jóvenes tienen un mejor desempeño que el mío así como es notorio el hecho que los cambios por los que ha pasado responden más a ideas personales. Pero aquí seguiré hasta quien sabe cuando. Aunque no fui el único en plantear cambios serios, ya que la página web del mundo friki que tenía nombre de organización criminal del país del sushi ha hecho lo propio, en vista que la cuna de Libertadores se les quedó pequeña.

Parece que la frase que reza renovarse o morir no es del todo errada y considerando que el mundo friki venezolano no es precisamente el más receptivo, era de esperar que decidieran poner los ojos en otras latitudes. Basta con leer las opiniones de un friki venezolano y ya te das una idea del resto; básicamente es una especie de mente colmena que si bien está constantemente en proceso de renovación numérica, parece que ha visto días mejores.

Los cambios editoriales le han servido a unos para renovar su estilo y acercarse a un público nuevo, mientras otros con los cambios puntuales mejoran a un paso más lento pero seguro. Pero ¿Qué hay de aquellos que no lo han hecho? Esperar que la polémica de tocar ciertas ampollas van a repercutir en visitas y en comentarios como lo hacían en días pasados, ya no es buena estrategia y menos ahora. Eso sí, en algún momento la gente se cansa de todo los conflictos.

También pensé en hacer un artículo sobre las quejas que tienen unos sobre el cambio que se está haciendo en la red social de vídeos llamada Youtube y como, en sus palabras, parece una nueva versión de la prensa rosa y todo lo relacionado con el mundo de los chismes entre los usuarios de renombre. Después del tema de estos seres dedicado a escribir libros, no hay mucho que decir en vista que muchos de esos personajes reconocidos viven de las reproducciones de sus vídeos y no nos hagamos los tontos, los vídeos que mejor repercusión tienen son los vídeos polémicos.

Me atrevo a decir que todos esos dramas, insultos, respuestas ácidas son un teatro elaborado a espaldas de los «seguidores» y todos los comentarios sobre la rigidez que ahora impuso la mencionada red social para monetizar los vídeos, y todo el polvo que eso levantó, me da a pensar que mi idea no es del todo errada. Si, básicamente todo esos asuntos que huelen a personal para mi tienen más que ver con la lucha libre y el morbo que con algo medianamente serio.  Así que tiene mucho de cierto decir, que la comunidad que se formó en esa red social es tóxica y que es la responsable que la misma sólo sea una copia al carbón de la caja idiota.

Y llegó el momento de escribir sobre los payasos del circo político, al parecer ya se este hablando de las mentadas elecciones regionales y el lema de unos es «no hay que perder espacios». Y yo no dejó de preguntarme ¿Cuáles espacios? Tanto unos como otros tienen que ver como van a hacer para sortear al engendro que ellos mismos han alimentado, ese monstruo llamado abstencionismo. Quizás no sea la mejor opción, pero tal como está el horizonte ya uno no sabe que opción puede ser la mejor; no voy a negar que me voy a extender en ese asunto en una próxima ocasión, pero quiero sembrar algo de suspenso cuando ese día llegue.

Quizás todo ese asunto sea una consecuencia de las famosas sanciones que llegan desde la Casa Blanca y las más recientes acciones que ha tomado ese singular gobierno con respecto a la Cuna de Libertadores y las travesuras que han estado haciendo sus dirigentes revolucionarios alrededor de no sólo territorio estadounidense, sino también mundial. Todo parece indicar que la temporada de las vacas flacas va a seguir por un buen rato y que los precios de la única mercancía que tiene que ofrecer Venezuela, el oro negro, no va a subir de precio en una buena temporada. Y es algo que ya da señales de tener consecuencias, ya que ni la gasolina se está produciendo en territorio criollo y las famosas cajas de comida no está llena de productos hechos en esta tierra de gracia.

No por nada al petróleo le llaman el excremento del diablo y no es algo más, al menos en el caso venezolano, uno de esos recursos naturales que lejos de ayudar al crecimiento económico de la cuna de Libertadores en un serio problema. En vista que unos lo usan como argumento recurrente en el tema que más les gusta, la invasión militar del gigante del norte, ya que con eso pueden justificar todas sus acciones así como usar palabrería sin sentido sobre resistencia y soberanía. Y para los que siempre hablan de ecología y como el capitalismo está matando el planeta, al sol de hoy no hay responsable alguno en relación a los desastres que ha hecho la empresa pública petrolera venezolana ¿No que ahora el petróleo es del pueblo? Digo, lo que es de todos a la final no es de nadie. Ya hemos visto lo que hace una empresa que no sólo es pública sino que desvía sus esfuerzos para algo que poco o nada tiene que ver con extraer petróleo y refinarlo.

 

See Your Space Cowboy

¿Cuánto nos cuestan los ejercicios militares? Y otros comentarios.

La pregunta que le da título al presente (intento de) artículo es una que me parece que es válida. En vista que, seguramente, cuando estas líneas vean luz pues las fotos que se sacaron de esos ejercicios militares bolivarianos que se realizaron a nivel nacional ya tienen rato circulando. Por supuesto, a la comparsa creada se le unió ni más ni menos que “el pueblo”. De hecho, creo que por el valor de esos ejercicios nos podemos comprar un buen número de comida en el extranjero.

De hecho, los primeros ejercicios se hacían no para infundir miedo a los militares extranjeros, sino a los que no estamos en buenos términos con el gobierno revolucionario, pero este último pues da un ataque de risa. Mira que usar maquetas sacadas de alguna primaria y esperar que unos humildes barcos pesqueros (llamados peñeros) vayan a servir de muro de contención contra los portaaviones de la armada del gigante del norte causa una risa impresionante.

Considerar que el escenario en Venezuela le va a ser tan adverso a los Marine como el que hay en el Medio Oriente, es realmente tonto. De hecho, la situación en la cuna de libertadores es bastante sencilla en comparación con esos problemas en aquella región del mundo y dudo mucho que el comando borracho, el comando manteca y la milicia canosa así como los soldados criollos vayan a ser una amenaza. El chiste se cuenta solo, la verdad.

Además ¿Qué tanto desastre pueden hacer los drones? De hecho si comparamos los daños que causan con los que ha causado el socialismo revolucionario en Venezuela, creo que los primeros se quedan como niños pequeños y aunque muchos hablen del hecho que todo el asunto de la intervención podría derivar en una guerra civil llega bastante tarde. En vista que ya estamos en una, pero no declarada de forma plena, ya que ¿Qué nacionalidad tienen los miles de asesinados por la inseguridad? Y el mero hecho que estos asesinatos lejos de aplacarse, ahora son mayores dice mucho de la administración de la justicia en la cuna de libertadores y el  hecho que unos no quieren ver el problema de forma seria. Y ¿Qué tengo que decir los “refuerzos rusos y chinos” que estarían apoyando a los revolucionarios? Y creo que mi respuesta es una pregunta ¿Han visto un mapa en los últimos días? Digo, la distancia vía marítima que hay que recorrer desde costas rusas y chinas para llegar a Venezuela es bastante amplia, pero si la comparamos con la distancia que deben recorrer la flota estadounidense es bastante menor.

Además señores, en caso que todo ese cuento de la invasión (que me recuerda al cuento de Pedro y el Lobo) pues en caso de darse ¿Van a cumplir la promesa de invadir la Casa Blanca? De hecho yo creo que debo agregar unas cuantas preguntas con respecto a eso, creo que merecen un análisis; así que creo que debo comenzar por ¿El glorioso ejército bolivariano de Venezuela tiene la capacidad técnica, humana y de fuego para no solo sacar a un ejército invasor sino para devolver la jugada?

Digo, yo creo que si le meto un golpe a cualquier miliciano de recién ingreso estoy más que seguro que le saco el aire. Siguiendo con las preguntas  si no hay comida para los civiles ¿Qué les hace creer que lo habrá para los uniformados? Así mismo y en ese asunto de las preguntas ¿Cuántas bases estadounidenses creen que hay solo por aquí? Y ¿Cuántas aguas internacionales van a tener que cruzar para llevar a cabo esas palabras? Digo, dudo mucho que algunos países vayan a aceptar eso, así como dudo mucho que la flota pueda aguantar dicho trayecto.

No comprendo tampoco la doble moral, se quejan de las bases militares del gigante del norte en el mundo pero aplauden que países como China y Rusia quiera hacer lo mismo a nivel mundial. De hecho, si nos vamos a quejar del imperialismo y las intervenciones militares al menos vamos a hacerlo de forma plena, señalando a todos los culpables en cuestión y sin distinción alguna. Creo que lo mejor que puede hacer el residente de La Casa Blanca es jugar a la invasión con su par de Miraflores, de hecho hasta le sale más barato que movilizar tropas (así sean las de reserva).

Con respecto a las nuevas sanciones y al hecho que las ventas del oro negro venezolano hacia los Estados Unidos van a entrar en una debacle, pues creo que me toca reiterar unos puntos. Las sanciones tienen una razón de peso, de hecho creo que las últimas acciones que ha hecho el actual gobierno dejan mucho que desear y el mero hecho que países como Japón y Canadá se han manifestado en contra ¿Aún siguen pensando que es un simple capricho? De hecho, creo que no.

Esas sanciones son específicas, tienen nombres y apellidos. Y esos corresponden exactamente a ciertos funcionarios del gobierno revolucionario que ¿Dónde dejan su coherencia en el discurso que no le tienen mucho aprecio a los Estados Unidos? Cuando tienen no solo cuentas bancarias sino también, bienes raíces e incluso buena parte de sus familiares están allí. De hecho, los casos de corrupción venezolanos son ya asunto serio y más considerando el hecho que tiene nexos con lo peor de lo peor que hay en el mundo.

Así que ese cuento de que las sanciones van en contra de toda la cuna de libertadores es otro recurso que da risa. Pero, si bien la popularidad tanto de lo que queda del partido de gobierno y su mal llamada oposición no están en su mejor momento tanto a nivel nacional e internacionalmente el cuento es casi casi similar. De hecho, no creo esos cuentos que el escenario que sirva de acto de apertura para una nueva guerra mundial sea Venezuela, de verdad es un asunto que da un poco de risa. De hecho, las economías de las grandes potencias están tan interconectadas, que dudo mucho que de un día a otro, vayan a caerse a golpes y misiles solo por un pequeño terreno en el continente sudamericano.

Cuando pasen las regionales

Originalmente iba a escribir sobre la evidente cancelación de un evento friki, pero creo que hay cosas más importantes que merecen un mar de letras en este momento y creo que ese tema no era lo suficientemente denso para uno de estos artículos que llevo haciendo con algo más de mil palabras, además que era algo que se veía venir.

A la final la mentada constituyente se llevó a cabo, aunque el engaño que produjeron fue de tales magnitudes que se ve más realista esas explosiones con talco y maquetas de ciertas producciones japonesas; ni hablemos del comentario vertido por uno de las rémoras que se ha estado beneficiando de este desastre, ese que dijo que el Poliedro de Caracas lo llenó el pueblo y que los conciertos de bandas de rock internacionales se quedaron cortos. A mí me gustaría ver a ese ser pidiendo cacao cuando nuevamente le cierren su deficiente circo romano musical y su programa en la caja idiota.

Pero ahora todo aquel que proteste no solo es traidor a la patria sino que se le suma una larga visita a la cárcel, de repente toda la furia y frustración que se sentía en las protestas han cambiado de escenario, no se puede hablar mucho de ese tema en las redes sociales ya que el gran hermano está muy pendiente de lo que se dice de él y creo que las fallas recientes en los servicios más básicos son otra prueba más en el control que quieren imponer en la sociedad; ya que no es suficiente con los que ya tienen.

La mal llamada oposición ahora va a aceptar las regionales, con la excusa de no perder espacios y quién sabe si van a seguir aceptando alguna nueva locura que se le ocurra al partido de gobierno y parece que no han entendido que cuando esas elecciones se realicen, igual van a perder esos espacios. En vista que la mentada constituyente en su locura de hacerle un traje al emperador, puede hacer lo que le venga en gana con ese resultado; ya que como todo lo hacen en nombre del poder originario (nunca por la fuerza, que es lo que realmente han estado usando) y del pueblo.

La democracia en este país es tal, que la disidencia no se le permite expresarse, ya que un mero cartel pidiendo a la gente abrir los ojos, es arrancado; que no hay dinero para reparar una falla en el servicio de agua o telecomunicaciones, pero si hay para armar a los perros de cacería del gobierno para que repriman. Ciertamente, prefieren ver todo destruido a entregar el poder a alguien que sea diferente; no sé si de aquí a octubre, mes fijado para las elecciones regionales estas líneas vean la luz del sol o quizás el panorama cambie para mejor.

En lo personal, tal cual como está el escenario, yo no pienso ir a votar en las regionales. No me importa quienes sean los candidatos de uno y otro ni mucho menos los independientes, no me genera confianza el ente parcial electoral que tenemos así como el hecho que ¿Para qué ir a votar? No ha servido de mucho en estos últimos años y creo que igual van a pasar por encima de mi opinión; así que lo mejor que puedo hacer es lo siguiente, voy a seguir dando a conocer mi descontento, haciendo pequeños carteles sobre lo que está por llegar en vista que unos se han quitado la máscara.

No hay peor cadena que uno mismo se pone, aquí ha pasado eso mismo, de hecho se ha llegado al punto, grotesco por decirlo de alguna manera, que pensar diferente es un crimen ya que ¿Cómo es posible que gente como yo no pueda ver la utopía obrera que se está construyendo en la cuna de libertadores? Dicen que antes de amanecer, la noche es más oscura, pero ¿Acaso no ha sido suficiente martirio? Si bien admito que esa frase que reza “cada país tiene el gobierno que se merece” considero que ya hemos tenido suficiente de una revolución que nos ha empobrecido a unos.

Dicen unos que se está dando un cambio, ya que parece que hay un notorio descontento no solo con el actual gobierno sino con el paquete de ideas que dicen defender así lo mismo pasa con la mal llamada oposición. En lo personal, buena parte de ese argumento me lo puedo creer, pero esto que la gente se encuentre cuestionando que el socialismo (el de corte marxista) no es otra cosa que un engaño, pues me lo pienso; ya que en las interminables colas que se hacen para comprar comida aún no he escuchado al primero en decir que el socialismo marxista no sirve. Eso sí, hay muchos que siguen creyendo en esas ideas, siempre recurriendo al hecho que no lo han implementado de forma correcta.

De hecho, lo han implementado tal como lo establece la receta y el resultado era el obvio.  Quiero creer que esas personas que hacen esas afirmaciones se encuentran en un estado de negación, que al ver materializadas esas ideas que tanto defienden, el resultado no es una utopía proletaria tal como se lo prometieron, sino todo lo contrario.

De hecho, se ha implementado en muchas partes del globo y el resultado es el mismo así que se hace evidente que el problema no es la sociedad en donde ha estado implementando, en las ideas como tal.  ¿Cómo es posible que gente de clase media como Marx, Fidel Castro entre otros puedan entender lo que padecen los obreros? Y es que la revolución se debe expandir con las tripas llenas, los obreros en la actualidad tienen muchas otras cosas por las cuales preocuparse.

Además de la pregunta de fondo es ¿Cómo se llagará a la segunda etapa de las ideas de Marx? Ya que no han explicado cómo va a funcionar el socialismo, como es que de repente los obreros van a aumentar la productividad de las empresas en base a mandatos de un ente central, que si lo cuestionas solo te queda una salida ni más ni menos que una bala para todo aquel que cuestione todo.

 

See Your Space Cowboy

Acerca de los mil comentarios

Si, al menos una de las metas que me había propuesto ya llegó ¡Ni más ni menos que mil comentarios! Eso sí, al momento en que escribo esto ya hay un poco más de mil comentarios, claro tampoco es que sean una cifra cercana a las dos mil; pero poco a poco esta cosa se está acercando a lo que me había propuesto. Pero creo que esta ha sido la oportunidad necesaria que tenía para escribir unas cuantas cosas, ya que si bien siento que estaba quedándome sin temas con los cuales estaba aglomerando palabras.

Pero si, creo que lo primero de lo que debo escribir es sobre ese asunto que le da título a este mar de letras. Y ¿Quién lo iba a pensar? De hecho, me tomó por sorpresa, ya que  no creí que después del hecho que en las últimas semanas las visitas haya estado de capa caída de la misma forma en mi ritmo de lectura y la producción de artículos. Pero, poco a poco se suben las montañas, eso sí quiero agradecer a todas las personas que han hecho esto posible. Ni más ni menos que los lectores.

Al momento en que escribo, seguramente el (intento de) artículo relacionado con el cierre temporal de la tribuna del amargado llegó a la luz y si bien se puede ver que estas líneas no van  a ser otra cosa que una especie de comentario adicional; creo que poco de eso último se va a dar ya que creo que fui lo suficientemente claro con respecto a eso. Aunque debo agregar que todo el asunto del regreso, cambio de nombre y todo el asunto de la fecha de la que una vez fue la convención insuperable en Venezuela ya no se va a dar, dice mucho de sus responsables y de las fallas en los cálculos que tuvieron.

El año 2017 se ha mostrado implacable en muchos aspectos de la vida cotidiana de los residentes de la cuna de libertadores. No es para menos, ya la dictadura hace lo posible para apretarse en la silla del poder, mientras quien fuese su fiscal tarde se percató de los miles de esqueletos debajo de la cama y comenzó a hacer la graciosa retirada. Unos la ven como la pionera de la disidencia colorada aunque eso no oculta lo que realmente es, una rastrera que solo estaba buscando sobrevivir con todo lo que sabe y ha hurtado. Pero un mortal como yo no puede buscar su propia supervivencia en esta cosa a la que le queda grande el título de país, ya que eso es algo de burgueses y capitalistas, pero así es el doble discurso.

Todo llega a su final, les guste o no a unos cuantos ya que el miedo no tiene las patas cortas, como las tienen las patas de las mentiras que le han estado diciendo a la gente. Pero a la gente que se las ha creído pero, algo raro debe tener esa caja de comida, hay un grupo que están viendo la realidad pero aún siguen creyendo en los cuentos chinos de una revolución que era evidente que iba a fallar ¿No han leído sobre las revoluciones con las mismas ideas y sus amargos finales? De hecho, era un final evidente que solo un tonto iluso y funcional a un grupo de bandidos creería que todo podría ser diferente con el nuevo profeta anunciado por Marx.

Quizás sea verdad lo que dicen unos por ahí, que finalmente se está dando un cambio en la mentalidad de la población venezolana después de llevar tanto palo, que ahora podrían poner en tela de juicio la condición de infalible del socialismo y de las ideas colectivistas sean o no basadas en las ideas erradas de Marx. Pero hay que dejar en claro que no se necesita un dictador para enmendar el berenjenal, se necesita un ciudadano ejemplar, así de simple.

Así que cuando escuchen a unos hablando que se necesita un Marcos Pérez Jiménez o en su defecto que lo que hay en la cuna de libertadores no es verdadero socialismo marxista, dense la vuelta y déjenlo hablando solo, ya que difícilmente esa persona va a comprender la respuesta que le van a dar. Para salir de un abismo no se necesita cavar más en el foso, solo se necesita una idea para salir de ahí, por ende, no se necesita seguir creyendo que el individuo actúa de forma caótica, cuando se ha demostrado que es la manada llamada Gobierno la que lo hace.

Pero ¿Cómo es posible que la idea del hombre nuevo no se haya materializado en este lado del caribe? De hecho, la misma posición geográfica así como el hecho que ese hombre nuevo solo profundizó los problemas que ya tenía la sociedad venezolana. De hecho, problemas que llegaron en ese momento cuando la socialdemocracia comenzó a hacer de las suyas en las mentes de las personas y mantuvimos la idea del caudillo es un ser necesario para que una sociedad vaya al progreso. De hecho, la violencia ha aumentado, extrañamente, justo después del momento en que las cabezas de turco que siempre han apelado el actual gobierno (la televisión, los videojuegos y las redes sociales) que por asuntos más serios como una pésima administración de la justicia, un paupérrimo sistema educativo y la condena perpetua de buscar una salida a la pobreza que no sea nacida de los programas sociales del gobierno.

Y ¿Qué tengo en mente a partir de ahora? Pues ni más ni menos que llegar a la cifra de mil quinientos comentarios a partir de la fecha en que este mar de letras vea la luz de la publicación, llegar a los dos mil artículos publicados y ver si finalmente esto puede llegar a las doscientas diez mil visitas en lo que queda de año o en su defecto, que para el año de 2018 se encuentra bastante cerca de alguna de esas metas. Pienso seguir escribiendo, aunque me huele que en  algún momento voy a tener que dar otro cambio a las actualizaciones, es decir los días cuando se hacen.

Ha Muerto la República

Originalmente estas líneas iban a ser un comentario intermedio, en vista que tengo tiempo sin hacer uno de esos. Pero este funeral llega tarde y es ahora que nos damos cuenta, honestamente hay muchas bajas en la cuna de libertadores y se acumulan a un ritmo atroz y entre los que destacan entre las tumbas es la famosa Cuarta República. Sus asesinos, los mismos que la crearon, aunque para muchos, había nacido muerta.

No es una práctica nueva en Venezuela enterrar las Repúblicas así como sus marcos legales, de hecho esa es una de las muchas debilidades de nuestra sociedad, si es que se le puede llamar así, nos gusta ver las Repúblicas y sus constituciones como elemento que la única forma de renovación es con la sangre de unos y otros. La mal llamada segunda independencia le colocó dinamita a los restos de un país que no pedía más que Libertad.  Lo grotesco de este tema es que lo hicieron en nombre del pueblo, son demasiado descarados en hacer eso en el propio.

Trato de buscar algo medianamente positivo en todo esto, así como en los últimos sucesos políticos, pero no veo el panorama completo; quizás por la decepción que tengo, por el hambre que cargo o por el hecho que el futuro de muchos para unos es equivalente a una caja de comida que apenas dura meses.

¿Te sientes tan mal con tu propia vida que quieres que alguien más la controle? Si es por ti bien, pero no me metas en ese juego; quizás no quieres asumir la responsabilidad por tus acciones, pero me parece deplorable que quieras que terceros sean quienes deben pagar esos platos rotos. El nuevo escenario para el circo político está puesto, todo gracias a ti que quieres depender de un subsidio; no te quejes el día cuando tus propios hijos sean quienes te delaten con el gran hermano en el futuro cercano.

Quiero creer que a partir de ahora, los contados que queremos algo diferente vamos a pelear o sumarnos al asunto del éxodo venezolano. Con una mal llamada oposición que recibió una estocada fatal y que vuelven a estar encerrados personajes como Leopoldo López y Antonio Ledesma.

Cualquier cosa que uno haga a modo de pasatiempo se ha convertido en un lujo, para unos es demasiado importante el asunto de “volver a las raíces” pero a la fuerza. Si bien todo indica que la mejor opción es combatir desde las sombras, el panorama tampoco está bueno para eso. Los panfletos los rompen los esbirros, protestar si bien es un derecho, es exponerse a algo peor.

No se puede construir un país en el cual un tirano está a sus anchas y los valores andan al revés. Cuando ser estudiante es sinónimo de burgués y un criminal es de pueblo libre, algo anda muy mal en esa sociedad que prefiere el conflicto a comportarse bien.

Se completó la transacción, nos guste o no eso, quizás el valor del oro negro en el mercado internacional no es el más alto pero ya está empeñado a China y Rusia, la soberanía de Venezuela no es más que un chiste para alegrar a unos que romper el comercio es lo mejor que se puede hacer en este mundo. Esto es ir más lento con la esperanza de alcanzar a los más rápidos en algún momento de la carrera. Se hace evidente que esa forma de pensar no es correcta, tampoco es que tenga mucho sentido ya que para alcanzar a los que van rápido, debes acelerar, no quedarte inmóvil.

Sale batallar así sea por inercia y en automático, con tal ya no se puede empeorar el panorama más de lo que ya está aunque, conociendo el Gobierno de Venezuela, pues va a buscar una forma de seguir cayendo y decayendo. Seguramente ahora tendremos al Poliedro de Caracas constantemente repleto de personas que apoyan la revolución, tal como se evidenció el treinta y uno de julio en palabras de un famoso vocero revolucionario que se creé el caudillo del Rock nacional, elegido por obra y gracia de su Majestad el difunto Comediante Fiambre Cósmico.

La República ha muerto, tenía rato así y no nos queríamos comprender incluso los que no tenemos las mejores palabras acerca de este desastre estamos en el cortejo fúnebre. Somos unos novatos en temas de éxodo y diáspora, los judíos nos podrían dar clases al respecto. Pero seguramente unos no van a querer esas clases y seguir comportándose como lo hacían en la cuna de libertadores; donde el futuro de la población está, irónicamente, a la venta en nombre del socialismo. Pero el capitalismo es malo, ya que trabajar por tu cuenta o ayudar a otro es opresión, nadie entiende mejor el padecimiento de los obreros que un burócrata clase media que engorda cuando el resto de la gente baja de peso. Y es que la revolución se difunde mientras el revolucionario tenga con que comer, de lo contrario no hay revolución; lo demás son cuentos chinos que quieren vender.

Gracias camaradas, esos que votaron por el fraude, confirmaron que la razón no les va a llegar tanto como un discurso de odio, mientras ese discurso tenga las palabras pueblo, anti imperialismo, soberanía y patria ustedes lo compraran. A esa gente le comprendo que compren ese discurso, pero a los euro comunistas, me cuesta entender su posición; que sabroso es defender algo que no sucede en tu país y ni loco te mudas a ese paraíso que tanto defienden, cuando hay dinero para comprar apoyo; cuando el caballo ganador ya no es el mismo, salen con la confiable de que eso era falso socialismo.

Ha muerto otra República con su constitución, otro episodio en esta obra de un país tropical que no ha entendido muy bien esto de ser independiente, libre y soberano. Y con el funeral, que va a pasar sin pena ni gloria va a seguir el hambre, desespero y clamor de un cambio. Pero, uno que debe comenzar por la gente.

 

See Your Space Cowboy

 

Sobre la dependencia comercial.

Se ha escrito y hablado mucho del principal problema que tiene la economía venezolana y es su dependencia del petróleo. Incluso en el ¿Gobierno? Actual el tema ha sido puesto sobre la mesa en varias ocasiones, pero por mucho que se hable del mismo, no hay una solución concreta a tan tóxica relación.

Pueden hablar mucho de guerras imaginarias y de los apellidos que quieren ponerle a la soberanía, pero mientras un país no tenga como producir su propia comida no puede considerarse ni soberano ni mucho menos independiente. Es así de simple, lo interesante del tema es que unos hablan de regresar a las raíces, lo cierto es que no tenemos muchas raíces ya que somos un país producto del mestizaje y buscar nuestras raíces cuando deberíamos buscar en el horizonte nuestro futuro.

Los nativos venezolanos antes de la llegada de los europeos no tenían un buen estilo de vida, una precaria agricultura, constante acoso por parte de otras tribus, especialmente la llamada Caribe, así como un atraso tecnológico en comparación con otras tribus del continente ¿Creen que es buena idea regresar a esa situación?  Por mucho que me hablen de eso, la situación del país es la del retroceso y para peor.

Las sanciones comerciales al único producto que ofrece la cuna de libertadores nos pone, nuevamente, en una difícil situación. Una en la cual ya no hay chequera abultada de ceros por la venta de oro negro que pueda servir para comprar votos en algún organismo internacional; las deudas contraídas en el extranjero son tales que ya nadie quiere vender sus mercancías al país.

Y debo reiterar que el petróleo como fuente de combustible tiene los días contados. Se va a concretar el uso de nuevas fuentes de energía de un momento a otro, así que lo mejor será buscar otras fuentes de ingresos, se hace notorio que la dependencia económica tiene los mismos problemas que la dependencia emocional y más en una relación de abuso. Ya que no importa quiénes estuvieron en el gobierno de la cuna de libertadores, todos abusaron de la dependencia económica.

Siendo honestos, todo este esfuerzo no sólo llega tarde sino también que en una cuantía pobre; en criollo, pues simplemente llega como Adán en el día de las madres, perdido. En plena época de vacas flacas no es muy inteligente esperar que reduciendo la producción puede subir los precios, cuando el gobierno revolucionario se queja de eso mismo dentro de sus fronteras. Un poco de coherencia en el tema no caería nada mal.

No debo negar la importancia que ha tenido no sólo en la economía, sino también en la historia de la cuna de libertadores pero también hay que admitir, de forma adicional, que también ha sido un lastre; uno que nos condenó a tener un Estado que quiere hacer de todo, pero lo hace mal, una población que cree en el mito que esto es la Tierra Prometida pero lo que hace falta no es alguien con ideas, sino un caudillo que sepa como repartir lo que hay. Yo creo que todo esto que estamos viviendo debería servir de escarmiento por apoyar una serie de pésimas ideas, las cuales deberían ser ya descartadas.

Y para los que les encanta hablar del ecologismo, por mucho que ahora esa idea está integrada no sólo a la carta magna de la cuna de libertadores, el tema de fondo es que (como cosa rara) no se cumple. Los derrames petroleros, tragedias en refinerías y otros ataques al medio ambiente se han hecho tan recurrentes que el gobierno, ese que dice que la famosa Petróleos de Venezuela es ahora del pueblo, no ha mostrado a algún responsable por tales situaciones, de hecho Venezuela teniendo un río contaminado en la capital y que su saneamiento fue usado como campaña electoral.

En algún momento se va a concretar el cambio en la fuente de energía para la flota de vehículos y la cuna de libertadores tendrá que ver como usará el recurso llamado petróleo para no sólo salir de las deudas que tiene, sino como elemento para ver en qué debería invertir. Aunque la elección es obvia, la elección es invertir en la gente y esto se logra con bajos impuestos, bajo gasto público y dejando que el Estado se limite a las funciones de seguridad y justicia, ya que para lo demás la misma sociedad lo puede hacer con suma tranquilidad.

Invertir en la gente es asegurar que sus derechos naturales no van a ser violentados y que podrán arriesgar su dinero en cuanto proyecto así lo deseen; hay países que con pocos recursos naturales pero con ciudadanos dispuestos a todo para mejorar no sólo sus vidas, sino también las de sus vecinos, han salido del abismo. Claro, debo ser honesto, no va a ser un viaje agradable para Venezuela, salir de dos lastres como lo son la dependencia del petróleo y el caudillismo, pero hemos intentado casi todo tipo de ideas colectivistas que sale mejor intentar algo nuevo, algo que realmente funcione y que nos haga prosperar no sólo en lo económico sino también como individuos.

Quizás hay algo que se puede rescatar de la idea de regresar a las raíces, es decir, los libros de historia nos vendieron la idea que en días previos al descubrimiento del petróleo, la cuna de libertadores vivía de la agricultura; pero si vamos a tomar ese sendero, hay que hacerlo de tal forma que los que quieren dedicarse a tan noble tarea pueden tener la seguridad que nadie les va a robar o les va a poner algún control en los precios de sus productos. Así mismo, con asegurar que van a estar tranquilos en el campo, con buenas escuelas y servicios ya es suficiente. Lo demás llega por cuenta propia, que puedan invertir en un tractor nuevo para ser más eficiente en sus labores. No es una idea tan descabellada, es lo que ha hecho prosperar a otras naciones, pero ¿Qué nos pasa que no la queremos? La promesa de repartir suena mejor que la de producir.

 

See Your Space Cowboy