Justo cuando crees que cerraste todo y más comentarios.

A los días de darle un cierre temporal a la tribuna del amargado me enteré de la ¿Cancelación? De la nueva convención que, seguramente para unos, va a ser la que ocupará el trono. A raíz de eso, pensé en hacer una especie de pensamientos extendidos no sólo sobre el tema del cierre temporal, sino también de la ¿Cancelación? Pero tal idea fue descartada, en vista que no iba a poder llenar mil palabras con tales premisas. Ya la misma gente hizo lo propio y creo que el trono se va a quedar vacío por un buen rato.

Hace diez años comencé a escribir aquí, otro asunto que me enteré tarde y que la gente de WordPress me hizo llegar unas palabras de alienloo. De verdad, creo que tampoco es para tanto ya que blogs más populares o jóvenes tienen un mejor desempeño que el mío así como es notorio el hecho que los cambios por los que ha pasado responden más a ideas personales. Pero aquí seguiré hasta quien sabe cuando. Aunque no fui el único en plantear cambios serios, ya que la página web del mundo friki que tenía nombre de organización criminal del país del sushi ha hecho lo propio, en vista que la cuna de Libertadores se les quedó pequeña.

Parece que la frase que reza renovarse o morir no es del todo errada y considerando que el mundo friki venezolano no es precisamente el más receptivo, era de esperar que decidieran poner los ojos en otras latitudes. Basta con leer las opiniones de un friki venezolano y ya te das una idea del resto; básicamente es una especie de mente colmena que si bien está constantemente en proceso de renovación numérica, parece que ha visto días mejores.

Los cambios editoriales le han servido a unos para renovar su estilo y acercarse a un público nuevo, mientras otros con los cambios puntuales mejoran a un paso más lento pero seguro. Pero ¿Qué hay de aquellos que no lo han hecho? Esperar que la polémica de tocar ciertas ampollas van a repercutir en visitas y en comentarios como lo hacían en días pasados, ya no es buena estrategia y menos ahora. Eso sí, en algún momento la gente se cansa de todo los conflictos.

También pensé en hacer un artículo sobre las quejas que tienen unos sobre el cambio que se está haciendo en la red social de vídeos llamada Youtube y como, en sus palabras, parece una nueva versión de la prensa rosa y todo lo relacionado con el mundo de los chismes entre los usuarios de renombre. Después del tema de estos seres dedicado a escribir libros, no hay mucho que decir en vista que muchos de esos personajes reconocidos viven de las reproducciones de sus vídeos y no nos hagamos los tontos, los vídeos que mejor repercusión tienen son los vídeos polémicos.

Me atrevo a decir que todos esos dramas, insultos, respuestas ácidas son un teatro elaborado a espaldas de los «seguidores» y todos los comentarios sobre la rigidez que ahora impuso la mencionada red social para monetizar los vídeos, y todo el polvo que eso levantó, me da a pensar que mi idea no es del todo errada. Si, básicamente todo esos asuntos que huelen a personal para mi tienen más que ver con la lucha libre y el morbo que con algo medianamente serio.  Así que tiene mucho de cierto decir, que la comunidad que se formó en esa red social es tóxica y que es la responsable que la misma sólo sea una copia al carbón de la caja idiota.

Y llegó el momento de escribir sobre los payasos del circo político, al parecer ya se este hablando de las mentadas elecciones regionales y el lema de unos es «no hay que perder espacios». Y yo no dejó de preguntarme ¿Cuáles espacios? Tanto unos como otros tienen que ver como van a hacer para sortear al engendro que ellos mismos han alimentado, ese monstruo llamado abstencionismo. Quizás no sea la mejor opción, pero tal como está el horizonte ya uno no sabe que opción puede ser la mejor; no voy a negar que me voy a extender en ese asunto en una próxima ocasión, pero quiero sembrar algo de suspenso cuando ese día llegue.

Quizás todo ese asunto sea una consecuencia de las famosas sanciones que llegan desde la Casa Blanca y las más recientes acciones que ha tomado ese singular gobierno con respecto a la Cuna de Libertadores y las travesuras que han estado haciendo sus dirigentes revolucionarios alrededor de no sólo territorio estadounidense, sino también mundial. Todo parece indicar que la temporada de las vacas flacas va a seguir por un buen rato y que los precios de la única mercancía que tiene que ofrecer Venezuela, el oro negro, no va a subir de precio en una buena temporada. Y es algo que ya da señales de tener consecuencias, ya que ni la gasolina se está produciendo en territorio criollo y las famosas cajas de comida no está llena de productos hechos en esta tierra de gracia.

No por nada al petróleo le llaman el excremento del diablo y no es algo más, al menos en el caso venezolano, uno de esos recursos naturales que lejos de ayudar al crecimiento económico de la cuna de Libertadores en un serio problema. En vista que unos lo usan como argumento recurrente en el tema que más les gusta, la invasión militar del gigante del norte, ya que con eso pueden justificar todas sus acciones así como usar palabrería sin sentido sobre resistencia y soberanía. Y para los que siempre hablan de ecología y como el capitalismo está matando el planeta, al sol de hoy no hay responsable alguno en relación a los desastres que ha hecho la empresa pública petrolera venezolana ¿No que ahora el petróleo es del pueblo? Digo, lo que es de todos a la final no es de nadie. Ya hemos visto lo que hace una empresa que no sólo es pública sino que desvía sus esfuerzos para algo que poco o nada tiene que ver con extraer petróleo y refinarlo.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Acerca de los mil comentarios

Si, al menos una de las metas que me había propuesto ya llegó ¡Ni más ni menos que mil comentarios! Eso sí, al momento en que escribo esto ya hay un poco más de mil comentarios, claro tampoco es que sean una cifra cercana a las dos mil; pero poco a poco esta cosa se está acercando a lo que me había propuesto. Pero creo que esta ha sido la oportunidad necesaria que tenía para escribir unas cuantas cosas, ya que si bien siento que estaba quedándome sin temas con los cuales estaba aglomerando palabras.

Pero si, creo que lo primero de lo que debo escribir es sobre ese asunto que le da título a este mar de letras. Y ¿Quién lo iba a pensar? De hecho, me tomó por sorpresa, ya que  no creí que después del hecho que en las últimas semanas las visitas haya estado de capa caída de la misma forma en mi ritmo de lectura y la producción de artículos. Pero, poco a poco se suben las montañas, eso sí quiero agradecer a todas las personas que han hecho esto posible. Ni más ni menos que los lectores.

Al momento en que escribo, seguramente el (intento de) artículo relacionado con el cierre temporal de la tribuna del amargado llegó a la luz y si bien se puede ver que estas líneas no van  a ser otra cosa que una especie de comentario adicional; creo que poco de eso último se va a dar ya que creo que fui lo suficientemente claro con respecto a eso. Aunque debo agregar que todo el asunto del regreso, cambio de nombre y todo el asunto de la fecha de la que una vez fue la convención insuperable en Venezuela ya no se va a dar, dice mucho de sus responsables y de las fallas en los cálculos que tuvieron.

El año 2017 se ha mostrado implacable en muchos aspectos de la vida cotidiana de los residentes de la cuna de libertadores. No es para menos, ya la dictadura hace lo posible para apretarse en la silla del poder, mientras quien fuese su fiscal tarde se percató de los miles de esqueletos debajo de la cama y comenzó a hacer la graciosa retirada. Unos la ven como la pionera de la disidencia colorada aunque eso no oculta lo que realmente es, una rastrera que solo estaba buscando sobrevivir con todo lo que sabe y ha hurtado. Pero un mortal como yo no puede buscar su propia supervivencia en esta cosa a la que le queda grande el título de país, ya que eso es algo de burgueses y capitalistas, pero así es el doble discurso.

Todo llega a su final, les guste o no a unos cuantos ya que el miedo no tiene las patas cortas, como las tienen las patas de las mentiras que le han estado diciendo a la gente. Pero a la gente que se las ha creído pero, algo raro debe tener esa caja de comida, hay un grupo que están viendo la realidad pero aún siguen creyendo en los cuentos chinos de una revolución que era evidente que iba a fallar ¿No han leído sobre las revoluciones con las mismas ideas y sus amargos finales? De hecho, era un final evidente que solo un tonto iluso y funcional a un grupo de bandidos creería que todo podría ser diferente con el nuevo profeta anunciado por Marx.

Quizás sea verdad lo que dicen unos por ahí, que finalmente se está dando un cambio en la mentalidad de la población venezolana después de llevar tanto palo, que ahora podrían poner en tela de juicio la condición de infalible del socialismo y de las ideas colectivistas sean o no basadas en las ideas erradas de Marx. Pero hay que dejar en claro que no se necesita un dictador para enmendar el berenjenal, se necesita un ciudadano ejemplar, así de simple.

Así que cuando escuchen a unos hablando que se necesita un Marcos Pérez Jiménez o en su defecto que lo que hay en la cuna de libertadores no es verdadero socialismo marxista, dense la vuelta y déjenlo hablando solo, ya que difícilmente esa persona va a comprender la respuesta que le van a dar. Para salir de un abismo no se necesita cavar más en el foso, solo se necesita una idea para salir de ahí, por ende, no se necesita seguir creyendo que el individuo actúa de forma caótica, cuando se ha demostrado que es la manada llamada Gobierno la que lo hace.

Pero ¿Cómo es posible que la idea del hombre nuevo no se haya materializado en este lado del caribe? De hecho, la misma posición geográfica así como el hecho que ese hombre nuevo solo profundizó los problemas que ya tenía la sociedad venezolana. De hecho, problemas que llegaron en ese momento cuando la socialdemocracia comenzó a hacer de las suyas en las mentes de las personas y mantuvimos la idea del caudillo es un ser necesario para que una sociedad vaya al progreso. De hecho, la violencia ha aumentado, extrañamente, justo después del momento en que las cabezas de turco que siempre han apelado el actual gobierno (la televisión, los videojuegos y las redes sociales) que por asuntos más serios como una pésima administración de la justicia, un paupérrimo sistema educativo y la condena perpetua de buscar una salida a la pobreza que no sea nacida de los programas sociales del gobierno.

Y ¿Qué tengo en mente a partir de ahora? Pues ni más ni menos que llegar a la cifra de mil quinientos comentarios a partir de la fecha en que este mar de letras vea la luz de la publicación, llegar a los dos mil artículos publicados y ver si finalmente esto puede llegar a las doscientas diez mil visitas en lo que queda de año o en su defecto, que para el año de 2018 se encuentra bastante cerca de alguna de esas metas. Pienso seguir escribiendo, aunque me huele que en  algún momento voy a tener que dar otro cambio a las actualizaciones, es decir los días cuando se hacen.

Ha Muerto la República

Originalmente estas líneas iban a ser un comentario intermedio, en vista que tengo tiempo sin hacer uno de esos. Pero este funeral llega tarde y es ahora que nos damos cuenta, honestamente hay muchas bajas en la cuna de libertadores y se acumulan a un ritmo atroz y entre los que destacan entre las tumbas es la famosa Cuarta República. Sus asesinos, los mismos que la crearon, aunque para muchos, había nacido muerta.

No es una práctica nueva en Venezuela enterrar las Repúblicas así como sus marcos legales, de hecho esa es una de las muchas debilidades de nuestra sociedad, si es que se le puede llamar así, nos gusta ver las Repúblicas y sus constituciones como elemento que la única forma de renovación es con la sangre de unos y otros. La mal llamada segunda independencia le colocó dinamita a los restos de un país que no pedía más que Libertad.  Lo grotesco de este tema es que lo hicieron en nombre del pueblo, son demasiado descarados en hacer eso en el propio.

Trato de buscar algo medianamente positivo en todo esto, así como en los últimos sucesos políticos, pero no veo el panorama completo; quizás por la decepción que tengo, por el hambre que cargo o por el hecho que el futuro de muchos para unos es equivalente a una caja de comida que apenas dura meses.

¿Te sientes tan mal con tu propia vida que quieres que alguien más la controle? Si es por ti bien, pero no me metas en ese juego; quizás no quieres asumir la responsabilidad por tus acciones, pero me parece deplorable que quieras que terceros sean quienes deben pagar esos platos rotos. El nuevo escenario para el circo político está puesto, todo gracias a ti que quieres depender de un subsidio; no te quejes el día cuando tus propios hijos sean quienes te delaten con el gran hermano en el futuro cercano.

Quiero creer que a partir de ahora, los contados que queremos algo diferente vamos a pelear o sumarnos al asunto del éxodo venezolano. Con una mal llamada oposición que recibió una estocada fatal y que vuelven a estar encerrados personajes como Leopoldo López y Antonio Ledesma.

Cualquier cosa que uno haga a modo de pasatiempo se ha convertido en un lujo, para unos es demasiado importante el asunto de “volver a las raíces” pero a la fuerza. Si bien todo indica que la mejor opción es combatir desde las sombras, el panorama tampoco está bueno para eso. Los panfletos los rompen los esbirros, protestar si bien es un derecho, es exponerse a algo peor.

No se puede construir un país en el cual un tirano está a sus anchas y los valores andan al revés. Cuando ser estudiante es sinónimo de burgués y un criminal es de pueblo libre, algo anda muy mal en esa sociedad que prefiere el conflicto a comportarse bien.

Se completó la transacción, nos guste o no eso, quizás el valor del oro negro en el mercado internacional no es el más alto pero ya está empeñado a China y Rusia, la soberanía de Venezuela no es más que un chiste para alegrar a unos que romper el comercio es lo mejor que se puede hacer en este mundo. Esto es ir más lento con la esperanza de alcanzar a los más rápidos en algún momento de la carrera. Se hace evidente que esa forma de pensar no es correcta, tampoco es que tenga mucho sentido ya que para alcanzar a los que van rápido, debes acelerar, no quedarte inmóvil.

Sale batallar así sea por inercia y en automático, con tal ya no se puede empeorar el panorama más de lo que ya está aunque, conociendo el Gobierno de Venezuela, pues va a buscar una forma de seguir cayendo y decayendo. Seguramente ahora tendremos al Poliedro de Caracas constantemente repleto de personas que apoyan la revolución, tal como se evidenció el treinta y uno de julio en palabras de un famoso vocero revolucionario que se creé el caudillo del Rock nacional, elegido por obra y gracia de su Majestad el difunto Comediante Fiambre Cósmico.

La República ha muerto, tenía rato así y no nos queríamos comprender incluso los que no tenemos las mejores palabras acerca de este desastre estamos en el cortejo fúnebre. Somos unos novatos en temas de éxodo y diáspora, los judíos nos podrían dar clases al respecto. Pero seguramente unos no van a querer esas clases y seguir comportándose como lo hacían en la cuna de libertadores; donde el futuro de la población está, irónicamente, a la venta en nombre del socialismo. Pero el capitalismo es malo, ya que trabajar por tu cuenta o ayudar a otro es opresión, nadie entiende mejor el padecimiento de los obreros que un burócrata clase media que engorda cuando el resto de la gente baja de peso. Y es que la revolución se difunde mientras el revolucionario tenga con que comer, de lo contrario no hay revolución; lo demás son cuentos chinos que quieren vender.

Gracias camaradas, esos que votaron por el fraude, confirmaron que la razón no les va a llegar tanto como un discurso de odio, mientras ese discurso tenga las palabras pueblo, anti imperialismo, soberanía y patria ustedes lo compraran. A esa gente le comprendo que compren ese discurso, pero a los euro comunistas, me cuesta entender su posición; que sabroso es defender algo que no sucede en tu país y ni loco te mudas a ese paraíso que tanto defienden, cuando hay dinero para comprar apoyo; cuando el caballo ganador ya no es el mismo, salen con la confiable de que eso era falso socialismo.

Ha muerto otra República con su constitución, otro episodio en esta obra de un país tropical que no ha entendido muy bien esto de ser independiente, libre y soberano. Y con el funeral, que va a pasar sin pena ni gloria va a seguir el hambre, desespero y clamor de un cambio. Pero, uno que debe comenzar por la gente.

 

See Your Space Cowboy

 

Un cierre temporal de la tribuna.

Lo he estado pensando, pero creo que es necesario así como después de todo el mal rato que me ha hecho pasar la página donde tenía mis fotos y el hecho que ya no hay nada interesante que comentar en la sección, se merece un merecido descanso.

Creo que ha sido una de las sub secciones del blog que más ha aguantado el paso del tiempo y creo que esa misma fortaleza, pronto devino en una debilidad. Al momento en que escribo estas líneas no sólo el hambre me juega una mala broma, sino que creo que tengo un artículo que precede a este.

Aunque, siguiendo el tema de la honestidad, no quiero que le pase lo mismo a tantas secciones que he iniciado y que haya abandonado casi de forma permanente. De hecho, creo que ha sido una de las secciones que no sólo mantuvo no sólo su mordacidad desde que comenzó, sino también fueron donde aparecieron las discusiones intensas.

Tuve ganas de escribir sobre que convención iba a regresar, de hecho fue un tema que quise abordar en varias ocasiones, pero simplemente no me salieron las palabras para abordarlo. Aunque el repertorio de los posibles regresos también era un tanto limitado en vista del problema que, al menos en la ciudad jardín, las que podían hacerle frente al monopolio de la joya de la corona cayeron.

Menos mal que todo este asunto no es como la bolsa de valores o una carrera de caballos, ya que me hubiese quedado sin un centavo. En vista que, siguiendo con la metáfora, mi inversión o el caballo al que aposté no resultó ser ganador; irónicamente, creo que fue uno de los primeros en salir de la competencia regional.

Creo que en su momento lo dije, pero quiero volver a hacerlo. A.F fue una de esas propuestas que pudo dar para más así como es triste ver que su última entrega dio mucho de qué hablar, todo gracias al bendito asunto de un teléfono extraviado. Y nunca pasó por mi cabeza apoyar a la joya de la corona, en su momento apoyé con mi asistencia y compras buena parte de las mal llamadas convenciones que llegaron a la ciudad jardín.

No sé si lo comenté en algún momento en una conversación o en un mar de letras, pero siempre tuve mis opiniones sobre la joya de la corona, al igual que sus orígenes y buena parte del equipo organizativo; de hecho, me agradó mucho saber que, al menos para el año pasado, no toda la población del mundillo regional cayó en los encantos de la joya. Pero aquel intento no sólo llegaba tarde, sino también que simplemente no pudo llegar más lejos.

Pero no es asunto nuevo que la afición regional se vea dentro de algo cercano a un monopolio, lo peor del asunto es que justo en el momento en que creí que la mentada guerra de grupos concluyó allá en el dos mil trece, parece que ese conflicto no dejó un ganador ni mucho menos un vencido. Eventualmente todo se derivó en el regreso de los famosos eventos chatarra.

A la final esos nunca se fueron, de hecho, me arriesgo en decir que todos esos eventos tienen los mismos responsables y lo que hacen es que van de ciudad en ciudad buscando los bolsillos de la nueva sangre que les da el beneficio de la duda y con las consecuencias esperadas; el desastre. Lo dije en su momento y ahora lo repito, no hay mucha diferencia entre los que consumen el anime de forma legal o ilegal. Yo llegué a pensar que podía ser algo que no iba a suceder, pero es así. Se ha creado un círculo vicioso en el cual, ninguna de las partes puede abandonar, ya que simplemente eso que conocen puede dejar de existir.

Pero ¿Hay alguna posibilidad de que el tétrico escenario cambie? La verdad quién sabe, ya que toda idea innovadora pasa por la fotocopiadora hasta que logre desplazar a la anterior. Quizás tendremos que ver a algún estudio reconocido de esa industria irse a la quiebra para comprender la gravedad del asunto. Dudo mucho que la industria de animación japonesa vaya a torcer la mirada en dirección al occidente en lo que se refiere a buscar nuevas fórmulas; puede que en algún momento deje de ser una rareza ver occidentales proporcionados nuevas historias en una industria que es un reflejo de su país. Y más ahora que parece que descubrieron una nueva gallina de huevos de oro con el formato de las novelas ligeras.

Yo les digo, denle unos cuantos años más a las adaptaciones de novelas ligeras para que desplacen a la industria del manga casi de forma plena. Me arriesgo en decir que posiblemente esas adaptaciones pueden ir en aumento con el pasar de las temporadas y al hecho de un mercado, más que todo el interno, que sigue exigiendo más. No dudo mucho que existan buenos autores no sólo de manga, sino también de las mentadas novelas ligeras, pero simplemente aún no les ha llegado su momento de brillar o simplemente al escribir cosas diferentes a lo que realmente se consume,  esos autores decidan doblegarse o salir y buscar nuevos horizontes.

Aunque creo que en algún momento volveré a escribir por aquí, quizás cuando ese escenario que describo aparezca o cuando las mal llamadas convenciones en el país dejen de llevarse a cabo. No habrá mucho sobre que escribir, lo admito de forma temprana, pero creo que al menos tendría algo sobre dedicarle unas cuantas líneas. También pongo en duda que los grupos vuelvan a tener la misma importancia que en su momento tuvieron, a lo mejor existen al sol de hoy, pero como las plataformas para darse a conocer han cambiado, ya no hay un portal Web dedicado a aprovecharse de la multiplicación de los grupos, pues puede ser algo que se limita a los integrantes y a los que están en el otro lado de la acera.

Con todo esto, no me queda más que decir que no se han librado de mí, simplemente me cansé de ustedes.

Pueden llamarme radical.

Creo que la verdadera salida al predicamento bolivariano-bolchevique que en la cuna de libertadores se puede reducir a una pregunta ¿Cuándo se van? Y debió ser una pregunta que alguien pudo formular en aquellos cuestionables diálogos entre oposición y dictadura. Se hace notoria que la teoría predatoria del Estado encaja perfectamente en la cuna de libertadores.

Todos quieren vivir del Estado, pero la realidad es otra, posiblemente la solución es limitar sus funciones, que se encargue de seguridad y justicia, dejando a la sociedad encargarse de sus asuntos, no creo que sea algo complicado de entender; pero estas ideas tienen un adicional, la responsabilidad del individuo tanto como su libertad, es decir toda acción tiene sus consecuencias y responsabilidad.

Pero esos dos elementos no les gustan mucho al grueso de los venezolanos, ya que así pueden justificar todos sus actos y culpar a alguien que no ha tenido culpa alguna de aquel acto, algo que se ve en los saqueos de negocios; los malos ejemplos se han convertido en los que se deben seguir y los que son ejemplos positivos para una sociedad, son vistos como seres despreciables.

¿Quieren una prueba? Cuando se habla del serio problema de la natalidad infantil, una autoridad del tema tuvo que invocar al Estado para que tomara cartas en el asunto ¿En serio? La salud es una de las cosas más personales que hay, de hecho ponerse a reclamar que se necesita una oficina pública que se dedique al asunto que las madres venezolanas le den pecho a sus hijos es un pequeño ejemplo de lo que NO hay que hacer. Todo eso, dicho en un programa de radio en el cual, el famoso locutor venezolana llamado César Miguel Rondón en su famoso programa de radio en el cual invitó a una autoridad en el tema médico relacionado con los neonatos y que, si mal no recuerdo, que también era una persona importante en una organización que estaba combatiendo dicho problema.

Y lo implica eso es que para abrir esa oficina se va a destinar cuentas del presupuesto nacional, que cuando la cosa no vaya bien se va a imprimir dinero inorgánico, se va a aumentar el gasto público y más casos de corrupción van a asomar su fea cabeza. Es decir, el problema de fondo de todo lo que ocurre en el país se va a hacer más grande. Y si, entiendo que con el asunto de la salud no se juega, pero ya tenemos esa oficina y se llama Ministerio de Salud y juega con tan valioso activo como le da la gana, pero como es una rama del Estado no hay mucho que criticar, pero si fuese algo privado, ya todo el mundo pusiera el grito en el cielo.

Y ¿Debemos comentar algo sobre los sueldos, salarios y los sindicatos? Pues ciertamente están en su derecho en reclamar por unos sueldos y salarios dignos, pero le están gritando a la persona equivocada. Si quieren que ese dinero sea uno que corresponda a todo el esfuerzo que el capital humano hace dentro de una organización, pues primero hay que bajar los impuestos, bajar el gasto público, eliminar los controles de precios y de divisas y ese artículo sobre el sueldo mínimo; que sea la acción humana (o el mercado) que sea la guía para ponderar el valor del esfuerzo de las personas, es decir los sueldos y salarios.

A los que hay que gritar son a los burócratas que dicen estar tan atentos a nuestras necesidades, que solo quieren lo mejor para la sociedad que desmantelen eso. Son ellos los que han estado molestando y que no quieren que el panorama sea diferente, de hecho ¿Qué hay de malo con la propiedad privada? Creo que si no te gusta que las compañías con sus ideas de ganancias y pérdidas manejen elementos tan esenciales para una sociedad como, la salud, la cultura y la educación sea manejada por organizaciones sin fines de lucro ¿Qué les parece?

Y debo reiterar una pregunta ¿Cuánto nos cuesta mantener Venezolana de Televisión y sus clones? ¿Cuánto nos cuesta mantener el sistema de pensiones y oficinas como la Oficina Nacional Anti Drogas o los mismos Barrio Adentro?  Nos cuesta y mucho, ya que no están “trabajando para el pueblo”, no son entes “democráticos”, ya que solo le sirven a los políticos y a sus ambiciones; ya que para mantener esas oficinas “funcionando” se necesita dinero y salen de nuestros bolsillos (impuestos) o en el peor de los casos, sus deudas son distorsionadas gracias a la impresión de dinero como si fuese panfletos.

También debo reiterar que no necesitamos a alguien que “guie” cada acción de la sociedad, ya que a la larga esa ayuda no va a ser más que una molestia y que va a causar un problema mayor ya que esas palabras bonitas que usan, ciertamente confunden. Ya han admitido que quieren “al pueblo” pobre, ya que así lo pueden manipular con sus fines de perpetuarse en el poder a expensas de los recursos de una sociedad que apenas tiene como sostenerse.  Lo vemos en nuestros pantalones que nos quedan grandes, en el hecho que ya ni por un helado se puede ir sin gastar una cantidad exagerada de dinero y que apenas tengamos algo para comer en nuestras despensas; eso es lo que sucede en la realidad que vivimos cada día, la nomenclatura simplemente no entiende ese, está muy inflada de la barriga y de discursos vacíos.

Este gobierno tuvo dieciocho años y unos ingresos petroleros increíbles para enmendar todo el desastre que dejaron los anteriores ¿Qué les hace creer que con modificar la carta magna, asesinando la República y con más controles en la sociedad van a mejorar todo? Simplemente con decir “legado”, “pueblo” y “participación incluyente” ya compraron las conciencias que les interesaban. Pero bueno, con palabras bonitas se llega lejos y los burócratas que manejan al engendro lo saben, por mucho que se diga que el comediante sideral trajo una nueva forma de hacer política, la realidad es otra, solo usó las viejas fórmulas y se aprovechó de una coyuntura que tenía que ver más con la corrupción que con el capitalismo.

 

See Your Space Cowboy

Sobre estas líneas.

Escribo, a medio camino de la terapia acostumbrada que llevo haciendo con esta cosa desde aquel día en que comencé con esto, pero tengo una mala mezcla en la cabeza. Angustia con furia, al punto en que no sé si después del temido día, el treinta de julio vaya a estar disponible el Internet en la cuna de libertadores así como, por si acaso, iré pensando en cerrar esta cosa para evitar que me pase algo.

A lo mejor me estaré contradiciendo, en muchos mares de letras había dicho lo contrario, pero cada día que pasa el bigote aprieta más la pinza y el panorama no se ve muy alentador. Originalmente tenía en mente muchas cosas para ese rincón que manejo mantener esta nueva línea editorial y arriesgar todo con un siguiente especial del cómics. Pero como hay unos idiotas diciendo que lo mejor es regresar a la edad de piedra, que han empeñado su talento sólo por un fin político y un espacio que tiene una fecha de vencimiento.

Si bien debo mantener mi idea que el final de esta pesadilla está cerca, lo cierto es que se va a seguir cobrando vidas y amargando la existencia de muchos. Yo sigo preguntando ¿Quiénes son más carentes de luces los que están pendiente del nuevo escándalo entre celebridades o los que defienden una dictadura como la que hay en Venezuela? Pero luego escucho que estas personas dicen que lo que hay aquí no es verdadero socialismo y se aclara todo el panorama.

Las sirenas de determinados vehículos ahora las asocio con represión. Las nobles ambulancias ahora son usadas para derribar barricadas para que pasen esos represores, ciertamente ¿Necesitan más prueba que la represión viene del Estado? Si esto es una democracia, yo soy astronauta consagrado, la verdad. Así que, a pesar que no sé qué va a pasar después de ese día así como el hecho que no sé si estás líneas van a tener una publicación.

Quedarme con estas palabras va a ser peor, la verdad, de hecho espero que algo contundente suceda y que sea de tales magnitudes, que simplemente sea lo que se necesita para darle la merecida estocada final; el fenómeno de la diáspora venezolana llegó a tal magnitud que ahora cada ciudadano venezolano es alguien que tiene un comportamiento cuestionable, extrañamente tanto fuera como dentro de cualquier nación del globo. La viveza criolla es un lastre que vamos a tener que seguir lidiando por un buen rato nos guste o no admitir; así como el hecho que enmendar todo ese mal hecho no va a ser algo sencillo, se hace evidente que el mal ejemplo está muy arraigado.

El fraude de doble, ciertamente, pero como la burocracia roja está buscando como defender todo lo que han robado, no quieren perder esos botines que han obtenido de forma fraudulenta. Ni tontos que fuesen en dejar ese dinero en las arcas de algún banco venezolano o uno de los tantos adefesios que hicieron. Eso es para los borregos que aún creen en socialismo, la congelación de cuentas bancarias en Suiza, Panamá y Estados Unidos y yo que pensaba que esos discursos en contra del mentado Imperio, que tanto odian pero como les encanta la moneda de ese país, así como tener unas cuantas propiedades, pero nunca es así lastimosamente.

En todos los años que ha estado haciendo de las suyas la mal llamada revolución, una que condenó a toda una nación y unas cuantas generaciones a la peor de las condiciones de vida. Pero gracias a la chequera llena de ceros por la venta de oro negro y un discurso del más rancio socialismo, simplemente capturó la imaginación de todos esos que tienen una frustración tan grande que se inventan tanto guerras como enemigos; me gustaría ver a esos intelectuales, esas feministas radicales y euro comunistas viviendo en ese país que mientras el comediante supremo estaba vivo, todos estaban apoyando a ese corredor; pero ahora que el precio bajó hasta su sucesor no es muy querido ya el apoyo no es tan sólido.

Y ese ciclo va a seguir, ya que no importa cuántos deben morir en nombre de una idea que no tiene como sostenerse, es una de esas estafas intelectuales que uno no se explica cómo es que aún hay gente que cree que suprimiendo la libertad individual y la búsqueda de la felicidad de cada individuo es el mejor camino para que la sociedad cambie para bien. Simplemente, al menos por mi parte, no importa dónde apliques una mala idea, el resultado final de las mismas no van a cambiar y debo insistir en las preguntas ¿Cuánto nos cuesta mantener todos esos medios de comunicación comunitarios y eventos culturales con un marcado tono político? ¿Cuánto nos ha costado mantener no sólo a los descendientes del comediante sideral así como el séquito? Mientras ellos tienen cuentas en el extranjero y otros activos, nosotros aquí pasando hambre y de paso debemos pagar con huesos rotos, heridas y hasta miseria el hecho que estamos hartos de este predicamento.

No creo que con esos cambios que plantea esta gente vayamos a ir a algún lado, muchos de ellos con una cualidad de oratoria dudosa y que no dejó de preguntarme ¿Alguien se siente identificado con ellos? Quizás el camino al que realmente nos quieren llevar es al cementerio y todo en nombre del pueblo y del bien común. No hay nada peor que eso, ya que así es que comienzan a engañar esos seres llamados los abusadores. Dicen que todo cae por su propio peso, aquí hay mucho de lo primero y quizás la caída se está produciendo y quizás la velocidad no es como la que queríamos, pero ahí están las pruebas, esos anaqueles vacíos, esos estudiantes asesinados, esos desastres ecológicos y sociales que nos han dejado a modo de legado de unas pésimas ideas; una mezcla de ideas que no tienen como encajar, ya que en nombre de Marx y Bolívar una pandilla de criminales engordan.

 

See Your Space Cowboy

Carta abierta a Panamá

Antes que nada, sí creo que lo que diré a continuación es un tanto importante, es raro aunque no es la primera vez que lo hago. Pero si hay un país que se merece una carta abierta, que más que todo va dirigida a sus ciudadanos, redactada (torpemente) por mí, ese es Panamá. No es para menos, ya que (creo) ha sido uno de esas naciones que ha vivido en carne propia todos los efectos negativos de la diáspora venezolana. Pero quiero aclarar una cosa, primeramente que yo sigo encerrado en la Cuna de libertadores y si bien consideré Panamá como destino para mi exilio, ahora me lo pienso.

Tengo que irme por el cliché, no todos los venezolanos somos un desastre andante. No, de hecho detesto todo el asunto de la viveza criolla y los malos ratos que eso causa;  considero que eso es la peor parte de ser venezolano, tanto dentro y fuera del país, es una de esas cosas que merece que la envíen a un paredón. No pueden juzgar toda una nación cuando un buen porcentaje de la misma le encanta comportarse mal, incluso ya lo hacían cuando estaban aquí. Existen contados venezolanos que, lo que queremos ya dentro o fuera de la tierra donde nacimos, la oportunidad de ser prósperos ya sea con un empleo o emprendiendo.

No voy a salir con el recurso barato de que ustedes sean solidarios conmigo en vista de algún evento histórico, ya que si mis conocimientos en dicha materia no me fallan, contados han sido los panameños que han venido a quedarse en Venezuela y seguramente los que estaban tomaron sus maletas y se fueron. Ciertamente el desastre que hay aquí no solo es político, sino también cultural y creo que llevar ese problema como parte del equipaje ha sido una de esas metidas de pata que vamos a estar pagando por una buena cantidad de años.

Toda sociedad humana tiene problemas, comencemos por ahí y quizás yo esté pecando por ignorante al desconocer esos malos ratos que ustedes en ese pequeño istmo están pasando. Muy posiblemente alguna de las oleadas de los venezolanos lo que hicieron fue empeorar todo el asunto; me atrevo a decir que en algún momento del éxodo, ese extraño sector de la población venezolana que se llena la boca diciendo que este es el mejor país del mundo, que les encanta la cuna de libertadores por que pueden estar en un auto bebiendo cerveza en una carrera clandestina y sobornar un policía fue lo que llegó. Y lo hicieron pegando gritos, colocando música a todo volumen tal como lo hacen aquí, o lo hacían mejor dicho; con ello también todo el conflicto político interno cambió de escenario.

Ese fue un error, de hecho se cometió sin quererlo, ya que ¿Qué culpa tienen ustedes de lo que sucede en Venezuela? la verdad, ninguna. Creo que entre los comentarios racistas vertidos por muchos venezolanos sobre los panameños y todo esto arriba mencionado, hasta yo me sentiría ofendido por todo lo que han traído estos engendros que se la pasan hablando maravillas de un país que por un lado hablan maravillas, pero por el otro escaparon parcialmente.  Y con un escape racial me refiero a algo que dije en párrafos anteriores en el presente documento, si físicamente ya no están en el país, pero el mal comportamiento venezolano lo siguen teniendo.

Soy de los que creen que cuando emigras, no eres más que un invitado en una nación con costumbres diferentes a las que ya conoces; por ello, no es muy inteligente comportarte como lo hacías en tu país natal. Claro, quiero creer que entre tantos venezolanos que llegó a Panamá hay gente que se ha comportado bien, pero que tristemente son una pequeña minoría en comparación con la que deja mucho que desear y eso mismos pasa fronteras adentro. Unos andan apelando por un sentimentalismo barato, digno de telenovela, eso es otra cosa que me molesta a título personal y que todas las naciones del continente llamado Sudamérica nos deberían de ayudar, ya que en días pasados pues fueron los venezolanos los que le dieron la independencia o le dimos asilos durante oscuros momentos en su historia.

El hecho que días atrás les ayudamos con su independencia o darles asilo durante alguna dictadura (del corte que sea) implicaba algún tipo de contrato que en el futuro nos deberían recibir en caso que Venezuela le fuese mal. Esta desgracia nosotros mismos nos la buscamos, la llegada de la mal llamada revolución venezolana no es más que una consecuencia de creer en cuando loco decía que iba a arreglar todo. Es un problema que cada venezolano debe afrontar, ya sea tomando sus maletas o la calle, con todo lo que eso implica para los suyos.

Yo, como dije anteriormente, no me he ido del país aunque no voy a negar que tenga muchas ganas de hacerlo. De hecho si bien no me considero un ciudadano modelo, no me gusta ensuciar las calles, no me gusta colocar la música a todo volumen y siempre trato de tener una conducta medianamente aceptable tanto fuera como dentro de mi hogar; pero considero que las calles de un país se hicieron para el tránsito, no para las carreras clandestinas, que no hay mejor lugar para beber unas cervezas en la seguridad de tu casa, que sobornar funcionarios públicos es lo peor que se puede hacer (a pesar que detesto todo lo que tenga que ver con el Estado) y denigrar a otro dice mucho de la persona que sale con esas ofensas.

Desde un tiempo para acá, el considerarse como “lacra” es algo bueno entre los venezolanos, algo ciertamente deplorable. La mal llamada revolución lo que hizo fue aprovecharse de eso y convertir en el ejemplo a seguir a los “lacras”, con el pésimo argumento que siempre han sido ellos los oprimidos por los malos de la historia. De hecho, los que tenemos un comportamiento diferente, ahora somos los criminales solo por tener una dicción medianamente buena y haber leído una que otra cosa, eso nos hace villanos de alto calibre.

 

See Your Space Cowboy