Estas mil palabras

Con el presente (intento de) artículo no solo busco alcanzar el número de las mil palabras aglomeradas, sino también tratar de aclarar unas cuantas cosas. La meta del blog para el presente año es llegar a las doscientas diez mil visitas y todo indica que puede que suceda mucho antes de lo que tenía planeado; aunque pareciera que solo tengo un lector, quiero creer que es mejor tener uno lector que siempre comenta a gente que prefiere mantener el silencio y si bien respeto eso, un comentario de vez en cuando no caería mal.

Mientras escribo esto, los problemas con el internet en la cuna de libertadores se volvieron nuevamente una molestia y han atrasado mis actualizaciones no solo de esta cosa, sino de otros lugares que manejo; lo bueno es que mi lectura sigue igual y ando pensando en ver si para el 2018 puedo aumentar el número de libros que puedo leer en inglés. Tanto los que tengo en papel como los que tengo en el formato electrónico, por mucho que mi padre ahora comenzó con esa tradición de leer los libros que tengo, al parecer cerrando el ciclo que comenzó hace tiempo de cuando yo llegué unos libros de su biblioteca.

Pensé es escribir un (intento de) artículo explicando las razones por las cuales el gobierno venezolano no debería expropiar la empresa llamada INTERCABLE, la cual presta el servicio de televisión por suscripción (vulgarmente cable) y el de internet. Todo gracias a un comentario vertido por un ¿Amigo? En la famosa red social. No tengo mucho que agregar o en lo cual extenderme en el tema, es bien sabido que empresa que toma el gobierno venezolano, empresa que deja de ser productiva y que se convierte en una sombra de lo que fue y el servicio que presta es bastante deficiente; no niego el hecho que sea deficiente de por sí, pero que la tome el gobierno va a causar un efecto que deberían conocer unos. Se aumenta el gasto público, los impuestos en un asunto en el cual ya de por si el gobierno nacional tiene las manos bien metidas con esto de las telecomunicaciones y su ente que sirve como inquisidores.

Lo arriba expuesto creo que sería uno de esos mares de letras que no llegaría tener más de doscientas cincuenta palabras y eso que lo escribiría de tal forma que no tendría la necesidad de hacer tanto uso de términos técnicos, pero quizás me anime a convertir eso en un artículo o si no lo dejo expuesto aquí; lo último que se puede esperar ahora es crear más desempleados y agregar otra empresa a la lista. Creo que la solución es evidente, que cada persona que decide abrir una empresa en el mundo de las telecomunicaciones sea dueña plenamente del espectro radioeléctrico  y trate de ganarse a “el pueblo” prestando un buen servicio y no a la fuerza.

Cambiando de temas, no importa el precio al que “acuerden” el gremio de los transportistas y el gobierno, mientras esa negociación se haga espaldas de la gente así como se mantengan elementos tales como la intervención en la economía nacional y que los transportistas decidan que es prioritario invertir en equipos de sonido para el bus y no en los repuestos, frenos, no dejar montar más personas a las que puede soportar el vehículo y tener un ojo más entrenado para ver a los criminales no va a ser mucho por mejorar la situación.  Los primeros responsables que tienen los mentados buses en mal estados son los mismos que los manejan, así de simple, así que dudo que vaya lejos esa negociación, si los primeros en negar el servicio a estudiantes y ancianos (quienes son los que lo usan más) y son un grupo que, para variar, no pagan el pasaje completo. Así que pueden hacer todas las triquiñuelas que les gusten, la deuda que tiene el gobierno con los transportistas va a seguir sin cancelación por un buen rato, así que espero que tengan hambre de cable y sal señores transportistas. Y si bien todo indica que este año es, posiblemente, un año electoral si bien hay muchos elementos en contra del gobierno y el paro de transporte es una daga en su cuello. Pero creo que el asunto de que este año sea uno electoral se merece sus propias líneas, aunque sale esperar pacientemente si se ponen de acuerdo con esto de concretar la fecha de la farsa y quienes piensan participar; no me voy a cansar de decirlo, pero la solución aquí no es electoral ya que esta gente no entró al poder precisamente con votos.

Me preocupa un poco el mundillo friki, en serio, hasta los optimistas ya no están tan alegres de un tiempo para acá; quizás por el hecho que la diáspora venezolana también se está llevando integrantes de ese mundillo o quizás sea por el hecho que los mejores días ya pasaron. Generalmente los primeros meses del año están ausentes, pero ya no hay cronogramas abultados como en días pasados y ni hablemos de la polémica, quizás se moderaron con la misma o el cambio generacional trajo algo que vale la pena mantener.  Quizás sea una mezcla de cada cosa, ya que ese desagradable asunto que vivimos  muchos, ser una afición en donde buena parte de los integrantes se conocían, no era precisamente un jardín de rosas.

Pero la debacle es notoria, la última vez que pasé por el centro de la ciudad la crisis se había cobrado dos tiendas frikis  y si bien aún es temprano para verter algún comentario sobre la joya de la corona, vamos a ver si el 2018 va a ser un año favorable o si los constantes cambios en la receta vayan a funcionar este año que se perfila como uno igual o más oscuro que el pasado. Pero la ciudad jardín ya no es fortaleza de algún grupo, esos días parecen ya muy distantes y pensar que hace diez años aquí se llevó a cabo la entrega final del magno evento friki nacional, la que de verdad cuenta como el episodio final al menos para mí.

Anuncios

Pasó Enero

Vuelvo a escribir alejándome un poco, solo un poco, del asunto que generalmente escribo en la sección de general, ya saben la política. Pero creo que el mes de enero fue uno de esos meses que lo sentí que pasó muy lentamente y de paso un tanto decepcionado, en vista que mis expectativas de cambiar de empleo se enfriaron; si, desde finales de noviembre estoy en un organización bastante toxica y en un departamento que no se queda atrás.

De hecho, aparecieron nuevamente las ganas de colgar el título de licenciado en administración y quizás buscar en otros horizontes lo que la primera carrera que saqué ya no me ha dado; claro la situación de la nación no es la mejor, de hecho mi idea de seguir ejerciendo por mi cuenta nuevamente se encuentra en el refrigerador ya que no hay mucho que hacer pateando la calle.

Así pasó enero, llevándose con él buena parte del peso que tenía y me ando quedando en los huesos y la idea de emigrar cada día se complica así como el hecho que creo aún hay cosas que tengo que hacer por aquí. Quizás lo único bueno fue que me la línea crediticia de mis dos tarjetas de crédito fueron aumentadas, quizás la de la segunda fue un poco mejor en esto de ese aumento ya que la primera sigue quedando por debajo de lo que medianamente se puede comprar aquí.

Lo interesante del tema es que enero fue un mes bastante fuerte para buena parte de los venezolanos, pero me refiero a los de a pie, ya que como es normal en esta cosa que no es nación pues a los políticos el mal rato no les pega muy duro que se diga. Enero, el primer mes del año, va a dar señales de cómo será el 2018 y que las nuevas secciones del blog me han ayudado a acercar un poco los números a la meta.

 

See Your Space Cowboy

A la final sigo comentando

Pues parece que el artículo (o intento) previo a este salió antes de lo esperado, cosas que pasan así de simple. Pero quería aprovechar la oportunidad y ver si puedo llegar a las mil palabras y dar a conocer algunas cosas que podría significar el año 2018 para el mundillo. Creo que en ese punto lo primero que hay que sacar al sol es el hecho que se cumplen, pero en agosto, ni más ni menos que diez años del último nacional; o al menos el nacional que valió la pena mencionar. De ese tema, ando preparando su respectivo mar de letras pero siento que debo adelantar unas cosas, más a modo de preparativo para lo que vendrá en el mencionado mes de agosto.

De verdad que es un tema un tanto complicado, dado el hecho que ya se dijo mucho al respecto y agregar algo es como llover sobre mojado. Un proyecto cuyos mismos responsables mandaron por un barranco y lo peor del asunto, con la esperanza que así pudiera irse a mejor y que prácticamente pasó al olvido casi de la misma forma en cómo llego a la palestra; todo lo que vino después de esa entrega le cayó mal a los organizadores y a su famoso foro, la verdad, aunque fue un final que ellos mismos se lo buscaron. Lo peor del asunto, es que muchas personas con las mejores intenciones, se lo habían estado comentando (unos no de la mejor manera, pero advertencia al fin y al cabo) y cayeron en oídos sordos.

¿Cuántas entregas tiene esa feria que se ha estado haciendo en el centro comercial Hiper Jumbo de la ciudad jardín? Y la pregunta la hago en serio, sabiendo que el organizador no es santo de mi devoción así como el hecho que sorprende ver un proyecto de ese tamaño aun siga en pie. Para muchos, al menos los conocidos que me quedan en el mundillo que siguen en el país, es un evento que ha hecho lo posible para mantenerse fresco. No me consta, como dije en líneas pasadas, tampoco es que me interesa mucho ir pero creo que las alabanzas que ha estado recibiendo han sido un tanto exageradas.

Aunque considerando el acontecer, dudo mucho que llamar a los usuarios de la red social YouTube en las ferias aquí mencionadas, si bien parece uno de esos aciertos que podrían mejorar enormemente esta cosa llamada ventas de entradas. Pero, para uno de los organizadores capitalinos y quien dejó un comentario al respecto de esa idea, pues parece que ambos egos desbordados no caben en un mismo sitio. Eso sí, el trono de las ferias a nivel nacional sigue vacío y me parece extraño que el reinado de la triple C no duró mucho; a lo mejor este año será un tanto similar, aunque estando escribiendo esto en el mes de enero, no hay nada plenamente claro en el horizonte, solo el tiempo lo dirá.

Pero si me toca ponerme serio, de todos las ferias que aparecieron en la ciudad jardín que estuvieron de boca en boca, pues yo pensé que la joya de la corona no iba a durar mucho y que otros caballos iban a tomar ese lugar; pero las circunstancias fueron otras y esos otros competidores perdieron el combustible y lo peor del asunto, se sumaron al carrito de los pésimos finales. Con todo y eso, la joya de la corona pues es todo un logro que se haya mantenido pero me da en la nariz que algo pasa con las ventas de los boletos o será este año que veremos algunas cosas salir a la superficie. Ya que eventualmente los trapos sucios se van a ir acumulando de tal forma que van a salir, le guste o no a los organizadores por muy bien que sepan manejar sus redes sociales cuando estas cosas pasan.

 O quizás no, de seguro no es un evento que a la inquisición le gustaría hundir, o lo que queda de ella más bien, así que les sale mejor mantener esa alegría y optimismo que han estado manteniendo como fachada desde la llegada. Pero no le voy a negar el hecho que han llegado a sitios de Maracay poco explotados, tal como ese enorme salón (ahora vacío) que hay en la Casa de la Cultura y más recientemente el salón de eventos del ya mencionado centro comercial. Pero siendo honesto, hay muchos más eventos que le dan mejores beneficios a los dueños, algo que no van a querer comprender muchos; de hecho, sabes que estas apoyando a un buen caballo en esa carrera cuando esa gente se distancia de los eventos frikis de forma plena.

También quiero ver quienes más se van a unir a este asunto de los cambios de sus líneas editoriales que si bien pasaron por debajo de la mesa, creo que merece ser algo de lo que se debe seguir escribiendo y que se debe seguir haciendo en el 2018; por supuesto, no todos los que decidieron hacer esos cambios son personas que van a despertar el interés de muchos y de la nueva generación de frikis criollos, que no son tan diferentes de la posterior. De hecho quizás la única diferencia es que la nueva generación ha sabido, hasta ahora,  saber esconder sus desastres, algo que debió haber aprendido hacer la generación friki en la que estuve, ciertamente en ese aspecto dejábamos mucho que desear y para unos, que siempre hacían bastante ruido, eso era motivo de orgullo.

¿Qué nuevo desastre nos traerá este año la industria de la animación japonesa?  Una industria que hace rato perdió su brújula, que si adaptaciones mediocres de alguna serie, que si otra nueva transformación del monito peleador y pare usted de contar. Unos comentan que fue a partir de 2006 que todo se fue por el barranco, pudiera ser cierto. Pero la cosa es que entre la tendencia de adaptar las novelas ligeras y obras mangas a medio cocinar, pues no se podía esperar mucho del resultado final.

Hablando del 2018 en el mundillo

El presente mar de letras no será uno que tendrá alrededor de mil palabras, considerando el hecho que estaré estirando lo más posible una idea y que tampoco es que hay mucho que decir sobre el mundillo en los próximos 365 días de un nuevo año.  Es evidente que, al menos para esta cosa, regresan las reseñas de anime (con unos cuantos adicionales) siendo unas de las sorpresas que tenía pensando en hacer y que este año dará sus primeros pasos. Eso sí, creo que las líneas que le darán inicio a esa tendencia van a salir previamente a estas.

Pero en el otro lado del monitor así como de las cintas de seguridad, seguramente unos cuantos organizadores van a aferrarse a la idea que este si será el año friki en la cuna de libertadores y que a pesar de las crisis y que ya no hay abultados cronogramas de eventos, su reinado se encuentra medianamente asegurado siempre y cuando la Inquisición siempre salga alegre de los saraos.

Así que, la polémica se encontrara en el mismo sitio en donde se hallaba el año pasado, bastante escondida. Pero quiero creer que a la joya de la corona en la ciudad jardín si bien mantendrá su reinado, espero que un pequeño susto  le vaya a pagar en estos días, mira que este asunto de gente que no se lleva muy bien con el organizador que vi hace un año  en este asunto de que hay gente que quiere vender la idea de no asistir al resto del mundillo regional.

También quiero creer que debería salir una propuesta a modo de esa palabra que muchos les dan de todo, alternativa y/o competencia, si creo que es tiempo para que salga una y demuestre que la joya de la corona no está precisamente a sus anchas por aquí. El nuevo año no será uno lleno de alegrías y coloridas reuniones, eso se hace notorio que unos cuantos deben prepararse para ver cómo se mantienen medianamente con vida.

Dudo mucho que el asunto del regreso de la convención previamente conocida como avalancha vaya a darse, ya saben que todo ese asunto del regreso se va a dar cuando la situación les sea favorable. Cosa que no se en el horizonte, en vista que están en Venezuela y el público que si bien tiene problemas con la memoria, pues los vaya a recibir con los brazos abiertos después de todo lo que pasó.

En las rectas finales.

El motivo del presente mar de letras es bastante sencillo, dar a conocer algunos pensamientos sobre mis opiniones de dos series que van a servir de escolta a mi primer especial dedicado a una obra que se aleja de las dos grandes casas editoriales del Gigante del Norte dedicadas a publicar las andanzas de superhéroes.

En el pasado había dado unas reseñas sobre dos series que marcaron época y ambas son de esa nación donde el sushi es cosa de todos los días; por un lado tenemos ese triángulo amoroso que se publicó en una revista juvenil donde, posteriormente, se dio a conocer cierto mono peleador y que causó un impacto considerable en una generación friki española.

A riesgo de que lo siguiente será polémico para unos, los personajes son bastante buenos y uno llega a tomarles cariño, pero siento que debo comparar ese triángulo amoroso con las desventuras de cierto estudiante universitario perdidamente enamorado de su casera. Ya había sacado la odiosa comparación en varios artículos, pero el triángulo anaranjado pudo ir un poco más grano en los nueve primeros tomos y sin necesidad de tanto mal entendido, aunque eso es uno de los puntos de la comedia. Yo aún le guardo fe a la serie, vamos a ver si en los siguientes volúmenes esos problemas van a ser cosa del pasado.

Al otro lado del espectro, las andanzas del lobo solitario y su cachorro me demostraron las razones por las cuales, al sol de hoy, es una de esas obras de temática histórica que va a seguir dando de que hablar a pesar de los años que tiene encima. Como, creo que, comenté en unas de las reseñas de una de las entregas de esa serie el formato episódico le funciona bastante bien más allá del hecho que el lobo y su hijo no sólo están huyendo de las corruptas autoridades, sino que también alquilan sus servicios al mejor postor.

 

See Your Space Cowboy

Escribiendo sobre el regreso que no se dio.

Por mucho que, a la final, se apeló por dar un cambio de nombre la condición de secuela espiritual no se le quita a la convención evolución; esa que se presentó con polémicas, dimes y diretes al por mayor y que prometió para 2017 ser uno de los tantos candidatos al trono en lo que se refiere a las mal llamadas convenciones en la cuna de libertadores. Pero si bien es cierto que, para cuando estas líneas vean publicación, todo lo referente al regreso ese no se llevó a cabo.

Quizás un intento de artículo de alrededor de mil palabras sea demasiado, de hecho así lo pienso, pero igual si no me siento a escribir lo que tengo atorado va a ser peor y dudo mucho que en los limitados párrafos que escribo en otros apartados vaya a ser suficiente para calmarme un poco; a la final, fue más ruido que otra cosa todo ese asunto ¿No es así? Y tal como andan las cosas en la cuna de libertadores, no sé si vayamos a ver el regreso y quiero creer que no se necesitan que regresen, ya tenemos suficiente mal olor con los políticos y con la inquisición que tiene este mundillo casi desde su aparición.

Aunque es uno de esos asuntos que unos no quieren hablar, pero la realidad les dice que puede no darse, por ende, esas prebendas de las que siempre disfrutaron,  ya no son las de antes y con esa verbena simplemente estaban en tela de juicio, más que todo por asuntos de bolsillo, un tema que no solo se le puede achacar a la asistencia, sino también a los organizadores. Simplemente, ya no es rentable estar de un lado o de otro de esa línea del mundillo que divide a los asistentes de los organizadores.

Si bien es cierto que tampoco es que haya mucho que comentar con respecto a los pormenores que se llevaron a cabo durante el anuncio de ese regreso, los chismes de pasillo tampoco parecían muy interesantes. Quizás lo que sorprendería sería, se me ocurre, algo como que hayan anunciado primeramente el anuncio (previo al cambio de nombre) en un evento de la competencia, eso hubiera sido una de esas acciones a que uno simplemente no le ve ni pies ni cabeza. Una cosa es que cada año entre nuevas personas al mundillo, pero otra muy diferente es el número de entradas vendidas, elementos que si bien están en el mismo análisis, son diferentes y que (en el caso que nos atañe aquí) fueron los viejos conocedores del mundillo que ya tenían una idea de por dónde estaban sonando las campanas.

Honestamente, el año 2017 no fue el año friki (al menos  dentro de las fronteras venezolanas) ya que hay un empeño en ocultar al señor cronograma de eventos, de hecho las predicciones de unos que decían que para el mencionado año iba a estar repleto, a duras penas tuvo algún abultamiento y más si consideramos que hasta los eventos de dudosa calidad parece que les afectó todo el asunto del dinero y la falta de nuevas excusas también se las llevó la crisis y eso es decir bastante, considerando que si había un gremio conocido por sus excusas sin importar quienes fuesen, aunque también se hicieron de un renombre (algunos) por los epítetos que se gastaban para sus propios trabajos.

Tampoco se dio el regreso, en días pasado ese asunto hubiera dado de que hablar y quien sabe por cuánto tiempo.  A unos los hubiesen obligado a mantener el correspondiente “silencio administrativo” hasta que la situación fuese la pertinente para dar a conocer su particular visión del asunto; quizás por el mero hecho que unos cuantos que estuvieron entre los responsables de la convención que se superaba a sí misma, estaban metidos de cabeza en la convención evolución, así como todo lo referente a dimes y diretes relacionados con la polémica cuando uno de esos viejos responsables del alud, pasó a sacar su propio intento de convención, a pesar de que solo duró una sola entrega y que dio mucho de qué hablar.

Los últimos mencionados sacaron un comunicado, hace ya tiempo, alegando que eventualmente la convención evolución la tendremos pronto y como cosa rara en la capital de Venezuela; una de las metrópolis de Venezuela que si bien es donde se encuentra la mayor parte de la población nacional, de un tiempo para acá no tiene un número denso de convenciones, cuando eran las ciudades del centro del país que tenían ese “honor”.  Quizás los intentos de convención que se hacen en esos puntos pudieran tener alguna que otra mención entre los frikis de la capital, pero el tiempo ha demostrado que esa línea que separaba las convenciones capitalinas y regionales simplemente pasó a mejor vida.

Para mí, había gato encerrado en ese asunto del regreso y que la mejor opción siempre fue apelar por el cambio de nombre y vender la verbena como una secuela espiritual del alud, una medida un tanto más honesta pero simplemente no iba a tener  tanto impacto dentro del mundillo friki criollo, tan acostumbrado a la polémica y ¿Qué mejor que una relacionada con la que fue la convención que marcó un antes y un después con contundencia y eclipsó al magno evento friki nacional?  Ese del que escribí para bastante en días pasados y que, por mucho que me disguste, va a seguir generando un tímido número de vistas a mi rincón en la red de redes. Y quizás debería dejar todo hasta aquí, ciertamente, ya que estoy reiterando lo que ya se sabía además ¿Qué me queda por decir?

Vamos a ver que tiene que ofrecer el próximo año para el mundillo ya mencionado, en vista que no pinta nada bien para el mundo real y que (espero) seguramente tendremos una inquisición que poco o nada se va a terminar de enterar sobre ese tema relacionado de la pérdida de relevancia y que, les guste o no, vamos a ver si se les deja ver en las convenciones (mejor dicho intentos de convenciones) y que nadie les ha querido decir que están ya oliendo mal.

¿Qué va a pasar con las actualizaciones a partir de noviembre y lo que queda de año?

En el mes pasado traté de mantener las actualizaciones tal como lo había comentado, es decir cada fin de semana menos los días viernes; pero las cosas no salieron bien y conjuntamente con el especial de noche de brujas debía salir de buena parte del material que había reseñado. A la fecha en que escribo esto, ya todas las reseñas referentes al especial del caballero de la noche se encuentran listas, solo les hace falta darles publicación. Aunque el siguiente especial creo que me va a gustar mucho escribir, ya que le voy a dar final a una serie manga que conocí hace algún tiempo en las famosas revistas españoles sobre el tema.

Me veo en la necesidad de tratar de actualizar el blog tal como lo había dicho que lo haría, dos actualizaciones correspondientes a los días sábados y domingo para lo que queda de año y la gran sorpresa del asunto es que decidí abrir nuevamente la tribuna del amargado aunque tengo una sorpresa entre manos sobre la sección dedicada a comentar sobre el acontecer friki nacional. Así que espero que se encuentren preparados para recibirla, eso sí, va a ser una re-apertura que la llevaré con algo de prudencia, en vista que no voy a abusar tanto del tema, ya que como no hay mucho sobre que escribir, sale mejor la moderación.

En otros tercios, las estadísticas de visita van bien de hecho; claro, falta bastante para llegar a la meta que me planteo llegar que son ni más ni menos que doscientas diez mil visitas; un logro pequeño en vista del tiempo que lleva activo ese rincón que manejo ahora de forma conjunta. Considero que no solo compartir las labores de administrar el blog así como darle entrada a nuevas personas y sus puntos de vista fue una excelente idea y fue una que debí implementar hace tiempo.

Los (intentos de) artículos de alrededor de mil palabras se van a mantener hasta nuevo aviso, de hecho si bien esos nuevos artículos no son los que más visitas han estado generando, creo que me han dado una mejor idea de cómo debo ordenar mis ideas y no fue una mala idea llevarla a cabo. Pero creo que la pregunta del momento que me estoy haciendo es ¿Qué me motivó a abrir la tribuna del amargado?

Voy a adelantar un poco de eso aquí, en estas líneas. Pues creo que había un pequeño asunto que me motivó a escribir un poco, uno que el cual se convirtió en el mar de letras relacionado con la apertura de esa tribuna; en vista de una serie de visitas recurrentes que tuvo uno de mis artículos relacionado con el magno evento friki nacional y que las había dejado en el tintero en vista que no había razones para sacarlas y que el final para esa cosa ya había sido ejecutado.

En otro orden de ideas, se hace evidente que parece que las cosas en la cuna de libertadores no son más que una de esas comedias que parece no tener fin; la peor parte del asunto es que si bien hay claras señales de que se acerca el final, parece que unos no quieren admitirlo y entre ellos se encontraba la Mesa de la Unidad. Un conjunto cuya meta era un cambio electoral y que nunca se cumplió, de hecho su muerte estaba anunciada y era un asunto que debía suceder.

Yo espero que esa muerte no llegue a marcar un punto en la historia venezolana, en vista de la torpeza con la que siempre se caracterizaron y que simplemente no combates el socialismo con una versión ligera de la misma idea; simplemente no, la verdad es que era otro saco de gatos al igual que el partido de gobierno. Pero quiero creer que la propuesta que se está formando puede cambiar el panorama, que ya era hora de hacerlo ya que soy de los que piensan que era cuestión de renovarse o morir así como el hecho, bastante sencillo, que esa muerte era necesaria, un golpe que parece que no afecta a la dictadura, pero lo tendrá de un momento a otro.

En diciembre del presente años tendremos otras elecciones y ya sabemos que el monstruo llamado la abstención va a ser el responsable de todo lo que vaya a pasar después de eso, creo que el resultado va a ser evidente. La gente se va a dar cuenta que esto no sale con votos, ya que no son políticos a la usanza sino bandidos, asaltadores de caminos que llegaron al poder a la fuerza. O quizás, que es el escenario que quiero que se lleve a cabo, es el asunto que se va a dar otra demostración que los venezolanos estamos molestos con ambas partes del espectro político nacional.

Noviembre llegó y con él, todo el asunto del aumento de sueldo en la cuna de libertadores y se confirma el hecho que aquí el político se mide más por el hecho de que tan popular puede ser y no por las ideas que tenga en la cabeza. Aunque, no es algo nuevo en ese mundo y creo que va a estar con nosotros un buen rato; noviembre va a ser uno de esos meses que va a confirmar que  todos quieren un unicornio pero no quieren comprender que tal cosa no existe, pero es una cosa que han sabido vender bastante bien los políticos venezolanos en general; el final de este asunto va a ser uno que le va a saber amargo a unos cuantos, cuando despierten de ese sueño obrero que tienen.

Considerando que los días que están por llegar no van a ser nada agradables, tal como pasó el año pasado que fue una de esas navidades oscuras para muchos venezolanos y entre ellos me incluyo. De hecho, hasta creo que la navidad pasada y la que está por llegar pues van a ser otra cosa que el acto de apertura de una serie de años en las que la montaña rusa nacional dando sus merecidas vueltas finales, unas que debieron llegar hace tiempo y que ya está bueno de tanto golpe.