Sun Ra Space is the Place

Sigo con las reseñas para esta sección, honestamente debo comentar que quería que la presente estuviese en la parte de finalizando con, pero en vista que me había quedado sin reseñas aquí pues decidí cambiar de opinión. Así mismo, debo advertir que voy a hacer lo posible para que la presente cumpla con el requisito de llegar a las trescientas palabras, algo que siempre quise hacer con esta sección ya que las reseñas breves no me estaban llevando a algún sitio.

En ocasiones pasadas había (intentado) reseñé discos de este músico del género del jazz, al que personalmente asocio fuertemente con la ciencia ficción y debo decir que no sé si el presente disco de estudio fue lanzado como parte de la banda sonora que hizo este músico y que lleva el mismo nombre, pero por lo que he podido investigar fue lanzando para el año de 1973 y que a pesar de lo breve, apenas cinco canciones, no se siente tan denso como otros discos. También debo agregar que es más experimental que los otros aquí reseñados y que parece que, al menos creo, sirve como una especie de punto final de una etapa a otra, al menos quiero creer eso.

Quizás son cosas mías, pero me recordó poderosamente a la música electrónica y creo que esa mezcla muy pocos se atreven, me refiero a la de jazz, ciencia ficción y música electrónica. Así como el hecho que es un disco que para ser de jazz, al menos hay una marcada tendencia a tener partes cantadas, que siguiendo con el estereotipo, pues es un género musical en donde lo que predomina lo instrumental. Para esta altura de la reseña debo admitir que me ando quedando si algo más que agregar, creo que es uno de los discos que contiene una de las canciones más famosas del músico y creo que merece ser escuchado.

Anuncios

El Peor Regalo

De todas las historias personales de los que venimos al Club de Jazz y Swing, quien tuvo la peor es la pequeña Cindy. Y lo peor del caso es que supimos de ella cuando la vimos llorando en un callejón, de su boca nos contó aquella desdicha.

—Nunca recibí un regalo— fue la frase con la que comenzó a contarnos todo.

Solía ser la chica por la que nadie se interesaba en el instituto, se consideraba a sí misma como tal y en casa su gato era quien le brindaba compañía. A pesar de todo, logró intercambiar palabras con otra chica, pensó que su primer día de clases  en su nuevo instituto, todo cambiaría.

Cindy y Francis se hicieron muy amigas, eran tal para cual, a pesar de sus diferencias en personalidad; Cindy admiraba a su amiga en muchos aspectos.

—Ella era segura de si misma y con grandes planes para su futuro— matizó la joven con una sonrisa en su rostro.

Un día durante la clase de biología, Cindy conoció a Tony, el amable  capitán del equipo de baloncesto. Aquel encuentro llegó a los oídos de Jenny, la autoproclamada “reina del salón”. Finalmente la chica de piel pálida, oscuro cabello, delgada y de voz frágil tenía no solo una amiga sino un interés romántico.

—Pero justo cuando todo iba tan bien, alguien decidió darme unas cucharadas de amarga realidad— comentó nuestra narradora con un extraño énfasis en su voz.

Jenny comenzó a acosar a la pobre Cindy, desde burlas mientras su amiga no estaba hasta “visitas” a la enfermería por las golpizas que le daba al salir de clases.

—Cualquier cosa usaba como pretexto para hacerme sentir mal. Sentí alivio a mitad de año cuando la cambiaron de salón.

Los primeros meses transcurrieron agradables, Cindy comenzó a sentirse aceptada entre sus pares, finalmente ya no se sentía sola.

—Pero cuando todo está en calma, es cuando lo peor está por ocurrir.

Jenny quería vengarse y esperó hasta la esperada fecha “el día de los regalos”, la celebración más esperada por los estudiantes.

“El día de los regalos” se celebraba por todo lo alto en aquel instituto, primero comenzaba con un intercambio de regalos entre los alumnos de cada salón y luego un baile. Cindy tenía preparado dos regalos, uno para su amiga Francis y otro para Tony, el dueño de sus suspiros. Pero aquel día todo se torció macabramente, la venganza de Jenny llegó en forma de la más cruel de las humillaciones, a la encargada del discurso de apertura del baile le arrojaron y litros de pintura, huevos y harina.

—Eso le valió a Jenny la expulsión, pero la maldad ya había sido hecha. Entré en un sueño profundo, para evitar las risas y burlas.

En aquel sueño Cindy vio a Francis y Tony graduarse y ver el pequeño tributo que le hicieron, pero su verdadera meta era otra.

Localizó a Jenny en una enorme Escuela Técnica, luchando por lo que una vez fue suyo.

—Sentí ganas de hacerle lo mismo que me hizo. Y encontré una forma de alcanzar mi nueva meta, una que se volvió mi sello personal de intervenir.

Jenny estaba repitiendo el año escolar, con mucha tensión en su casa y con todo el peso de la culpa por la desaparición de Cindy, una chica que no se metía con nadie y que solo tuvo una ilusión, salir con Tony al menos una vez.

— ¿Generarle pesadillas, humillaciones públicas o alguna tragedia? Eso sería benevolente y rápido; ella merecía algo más sutil y lento.

Jenny primero se sintió aliviada con los estudios, finalmente estaba levantándose, recuperando la seguridad en si misma que la hizo tan famosa en su viejo instituto, las tensiones en su casa desaparecieron.

Y aprovechando ese momento nuestra narradora movió sus cartas con suma habilidad. Primero hizo posible el encuentro entre Tony y Jenny, aquel encuentro no fue algo bueno para la joven, su ex novio aún tenía la sospecha de que ella fue la culpable de la desaparición de Cindy y para colmo estaba saliendo con Francis. Luego las cosas volvieron a empeorar, el divorcio de sus padres; esto último alteró tanto su estado mental que todos sus logros se volvieron polvo, incluso su cupo en la universidad.

—Y una noche aparecí en su cuarto, para darle un último y gran susto. Uno que la llevó al manicomio y a mí a este lugar.

Aquellos gritos despertaron a más de uno y a muchos no les gustó.

Cindy fue enviada a un mejor sitio, aunque el Concejo tenía planes para ella, pero hasta nuevo aviso, estaría aquí confinada entre acordes y bailes de espectros.

Finalizando con: Coltrane Living Space

Honestamente, creí que este intento de reseña se vería mejor en la sección de finalizando con, pero debo reconocer que los artículos de reseñas musicales no están teniendo su mejor momento. Así que decidí que era cosa de reseñar un disco de Coltrane, uno de esos jazzistas que conocí gracias a la familia amarilla y que, según leí, fue una especie de amigo y rival del gran Miles Davis. Eso sí, otro aspecto interesante del presente disco es que fue recopilado y publicado de forma póstuma para el año de 1998.

Este disco nos da a conocer unas piezas que hizo este músico para el año de 1965, obras que ya habían salido con anterioridad en otros discos del músico. Aunque no sé si fueron durante aquellos años que comenzó su notoria rivalidad anteriormente mencionada; pero en lo personal si se nota algo muy interesante, que ambos músicos se influenciaron mutuamente y como me ha pasado ya anteriormente, le debo dar gracias a la familia amarilla por darme a conocer a este músico, creo que fue en ese episodio donde Lisa se pone a adoptar animales como loca y nombra a uno en honor a este músico.

Creo que la mejor experiencia de disfrutar este disco es ponerlo en tu reproductor más cercano y caminar por alguna ciudad que te permita hacerlo, como lo hice yo durante mi segunda visita a la gran manzana.

Sun Ra Lanquidity

Nuevamente este músico de jazz hace gala aquí, quizás con un disco bastante diferente de los que he tenido la oportunidad de escuchar; salido al mercado en el año de 1978 y hasta los críticos en su momento lo consideraron toda una rareza para ser de los primeros trabajos del músico.

Entonces, creo que es una obra de sus primeras incursiones en el mercado del jazz por parte del músico así como, lo que creo, las primeras versiones de algunas de sus canciones. En lo personal, es un disco que podría haber ofrecido más contenido pero a su favor tuvo algo que se vería mejor  y es el hecho de que es un disco muy envolvente y que hace la marca de la casa (la mezcla de la ciencia ficción con el jazz) algo totalmente único.

Caravan Palace Robot Face

Fue gracias a un amigo que conocí esta banda, como cosa rara francesa y que ha hecho  y con un video que compartiré para que se den una idea de cómo suena la banda y con qué canción los conocí.

El tercer disco de estudio de la banda que mezcla el jazz swing con la música electrónica data del año 2015 y a diferencia de buena parte de las bandas de electrónica que he tenido la oportunidad de escuchar, más allá de la singular mezcla que tienen, el hecho de que buena parte de sus canciones sean en inglés o del tipo instrumental les ayuda a potenciar su singularidad y al estar mezclado con un género pegajoso y casi olvidado como el swing. Es decir, creo que si te gusta lo diferente y que huele mucho a disco conceptual este disco es lo que puedes estar buscando.

Hace muchas referencias a lo que podría ser un disco conceptual, al menos en muchos de los títulos de sus canciones y si han visto uno de los videos de la banda con tres gatos como principales la idea va tomando un poco más de forma, aunque sería un experimento bastante interesante de verse y creo que esta banda sería la indicada en hacerlo.

Pez Samurai Meets the Enemy

Creo que uno de los artículos sobre el jazz alrededor del mundo fue que me dio referencia de esta banda (ahora disuelta) japonesa cuya carrera comenzó en el año de 2008 de la mano del sello disquero llamado Sony y cuyo final se hizo en el año de 2014. Honestamente, tengo un ojo para que me gusten las bandas del país del sushi, en su mayoría se encuentran ya disueltas.

Para el año de 2008, la banda saca al mercado un disco que en mi humilde parecer, mezcla el jazz con otros géneros como el ska; mezcla que al principio suena rara, de un momento a otro y luego de acostumbrar el oído, uno se adapta a tan extraña mezcla.

Estos samuráis del jazz crearon un sonido muy particular, al menos en esta pieza, a pesar de que versionaron algunas canciones, en particular una de Miles Davis, se sintió como un particular homenaje a tan grandioso músico; otra cosa que debo apartar es el hecho que no suena tan mecánico o tan ordenado como otras bandas del país del sol naciente; tiene un sonido como “más natural”, caótico, un tanto monótono pero al mismo tiempo impredecible y que aborda al género del jazz como lo que es, un género musical que hace mucho énfasis en la improvisación de los músicos.

Finalizando con: Sun Ra The Nubians of Plutonia

Nuevamente el singular músico estadounidense del género del jazz llamado SUN RA hace gala por este blog. En esta oportunidad con el disco que debí haber reseñado por primera vez, pero decidí guardarlo para una mejor ocasión, es decir el primer trabajo que escuché del mencionado músico. Y con estas líneas, comienzo con las reseñas intermedias.

Lanzado al mercado en el año de 1966 bajo su propio sello disquero, el mencionado músico y la orquesta de jazz que ensambló por su cuenta y que en su momento, disco que contó con una singularidad, una producción bastante baja y que se dio a conocer mediante otros métodos, para a época fue normal adquirirlo vía correo, conciertos o por medio del relanzamiento que hizo en su momento una publicación dedicada al género del jazz.

Si te gusta la ciencia ficción no importa el medio en que se encuentre, un jazz que parece ser el padre de esas tonadas que aparecieron en obras tales como COWBOY BEBOP o te preguntabas cuales eran las influencias del jazz en series como las de Tom y Jerry en días pasados, solo debes de buscar aquí y en concreto en este disco, ya que buena parte de las dudas serán resultas. Y si quieres considerar de nuevo lo mucho que combina la mezcla de jazz con el género arriba mencionado, aquí se hace totalmente efectiva.