Pueden llamarme radical.

Creo que la verdadera salida al predicamento bolivariano-bolchevique que en la cuna de libertadores se puede reducir a una pregunta ¿Cuándo se van? Y debió ser una pregunta que alguien pudo formular en aquellos cuestionables diálogos entre oposición y dictadura. Se hace notoria que la teoría predatoria del Estado encaja perfectamente en la cuna de libertadores.

Todos quieren vivir del Estado, pero la realidad es otra, posiblemente la solución es limitar sus funciones, que se encargue de seguridad y justicia, dejando a la sociedad encargarse de sus asuntos, no creo que sea algo complicado de entender; pero estas ideas tienen un adicional, la responsabilidad del individuo tanto como su libertad, es decir toda acción tiene sus consecuencias y responsabilidad.

Pero esos dos elementos no les gustan mucho al grueso de los venezolanos, ya que así pueden justificar todos sus actos y culpar a alguien que no ha tenido culpa alguna de aquel acto, algo que se ve en los saqueos de negocios; los malos ejemplos se han convertido en los que se deben seguir y los que son ejemplos positivos para una sociedad, son vistos como seres despreciables.

¿Quieren una prueba? Cuando se habla del serio problema de la natalidad infantil, una autoridad del tema tuvo que invocar al Estado para que tomara cartas en el asunto ¿En serio? La salud es una de las cosas más personales que hay, de hecho ponerse a reclamar que se necesita una oficina pública que se dedique al asunto que las madres venezolanas le den pecho a sus hijos es un pequeño ejemplo de lo que NO hay que hacer. Todo eso, dicho en un programa de radio en el cual, el famoso locutor venezolana llamado César Miguel Rondón en su famoso programa de radio en el cual invitó a una autoridad en el tema médico relacionado con los neonatos y que, si mal no recuerdo, que también era una persona importante en una organización que estaba combatiendo dicho problema.

Y lo implica eso es que para abrir esa oficina se va a destinar cuentas del presupuesto nacional, que cuando la cosa no vaya bien se va a imprimir dinero inorgánico, se va a aumentar el gasto público y más casos de corrupción van a asomar su fea cabeza. Es decir, el problema de fondo de todo lo que ocurre en el país se va a hacer más grande. Y si, entiendo que con el asunto de la salud no se juega, pero ya tenemos esa oficina y se llama Ministerio de Salud y juega con tan valioso activo como le da la gana, pero como es una rama del Estado no hay mucho que criticar, pero si fuese algo privado, ya todo el mundo pusiera el grito en el cielo.

Y ¿Debemos comentar algo sobre los sueldos, salarios y los sindicatos? Pues ciertamente están en su derecho en reclamar por unos sueldos y salarios dignos, pero le están gritando a la persona equivocada. Si quieren que ese dinero sea uno que corresponda a todo el esfuerzo que el capital humano hace dentro de una organización, pues primero hay que bajar los impuestos, bajar el gasto público, eliminar los controles de precios y de divisas y ese artículo sobre el sueldo mínimo; que sea la acción humana (o el mercado) que sea la guía para ponderar el valor del esfuerzo de las personas, es decir los sueldos y salarios.

A los que hay que gritar son a los burócratas que dicen estar tan atentos a nuestras necesidades, que solo quieren lo mejor para la sociedad que desmantelen eso. Son ellos los que han estado molestando y que no quieren que el panorama sea diferente, de hecho ¿Qué hay de malo con la propiedad privada? Creo que si no te gusta que las compañías con sus ideas de ganancias y pérdidas manejen elementos tan esenciales para una sociedad como, la salud, la cultura y la educación sea manejada por organizaciones sin fines de lucro ¿Qué les parece?

Y debo reiterar una pregunta ¿Cuánto nos cuesta mantener Venezolana de Televisión y sus clones? ¿Cuánto nos cuesta mantener el sistema de pensiones y oficinas como la Oficina Nacional Anti Drogas o los mismos Barrio Adentro?  Nos cuesta y mucho, ya que no están “trabajando para el pueblo”, no son entes “democráticos”, ya que solo le sirven a los políticos y a sus ambiciones; ya que para mantener esas oficinas “funcionando” se necesita dinero y salen de nuestros bolsillos (impuestos) o en el peor de los casos, sus deudas son distorsionadas gracias a la impresión de dinero como si fuese panfletos.

También debo reiterar que no necesitamos a alguien que “guie” cada acción de la sociedad, ya que a la larga esa ayuda no va a ser más que una molestia y que va a causar un problema mayor ya que esas palabras bonitas que usan, ciertamente confunden. Ya han admitido que quieren “al pueblo” pobre, ya que así lo pueden manipular con sus fines de perpetuarse en el poder a expensas de los recursos de una sociedad que apenas tiene como sostenerse.  Lo vemos en nuestros pantalones que nos quedan grandes, en el hecho que ya ni por un helado se puede ir sin gastar una cantidad exagerada de dinero y que apenas tengamos algo para comer en nuestras despensas; eso es lo que sucede en la realidad que vivimos cada día, la nomenclatura simplemente no entiende ese, está muy inflada de la barriga y de discursos vacíos.

Este gobierno tuvo dieciocho años y unos ingresos petroleros increíbles para enmendar todo el desastre que dejaron los anteriores ¿Qué les hace creer que con modificar la carta magna, asesinando la República y con más controles en la sociedad van a mejorar todo? Simplemente con decir “legado”, “pueblo” y “participación incluyente” ya compraron las conciencias que les interesaban. Pero bueno, con palabras bonitas se llega lejos y los burócratas que manejan al engendro lo saben, por mucho que se diga que el comediante sideral trajo una nueva forma de hacer política, la realidad es otra, solo usó las viejas fórmulas y se aprovechó de una coyuntura que tenía que ver más con la corrupción que con el capitalismo.

 

See Your Space Cowboy

Anuncios

Sobre estas líneas.

Escribo, a medio camino de la terapia acostumbrada que llevo haciendo con esta cosa desde aquel día en que comencé con esto, pero tengo una mala mezcla en la cabeza. Angustia con furia, al punto en que no sé si después del temido día, el treinta de julio vaya a estar disponible el Internet en la cuna de libertadores así como, por si acaso, iré pensando en cerrar esta cosa para evitar que me pase algo.

A lo mejor me estaré contradiciendo, en muchos mares de letras había dicho lo contrario, pero cada día que pasa el bigote aprieta más la pinza y el panorama no se ve muy alentador. Originalmente tenía en mente muchas cosas para ese rincón que manejo mantener esta nueva línea editorial y arriesgar todo con un siguiente especial del cómics. Pero como hay unos idiotas diciendo que lo mejor es regresar a la edad de piedra, que han empeñado su talento sólo por un fin político y un espacio que tiene una fecha de vencimiento.

Si bien debo mantener mi idea que el final de esta pesadilla está cerca, lo cierto es que se va a seguir cobrando vidas y amargando la existencia de muchos. Yo sigo preguntando ¿Quiénes son más carentes de luces los que están pendiente del nuevo escándalo entre celebridades o los que defienden una dictadura como la que hay en Venezuela? Pero luego escucho que estas personas dicen que lo que hay aquí no es verdadero socialismo y se aclara todo el panorama.

Las sirenas de determinados vehículos ahora las asocio con represión. Las nobles ambulancias ahora son usadas para derribar barricadas para que pasen esos represores, ciertamente ¿Necesitan más prueba que la represión viene del Estado? Si esto es una democracia, yo soy astronauta consagrado, la verdad. Así que, a pesar que no sé qué va a pasar después de ese día así como el hecho que no sé si estás líneas van a tener una publicación.

Quedarme con estas palabras va a ser peor, la verdad, de hecho espero que algo contundente suceda y que sea de tales magnitudes, que simplemente sea lo que se necesita para darle la merecida estocada final; el fenómeno de la diáspora venezolana llegó a tal magnitud que ahora cada ciudadano venezolano es alguien que tiene un comportamiento cuestionable, extrañamente tanto fuera como dentro de cualquier nación del globo. La viveza criolla es un lastre que vamos a tener que seguir lidiando por un buen rato nos guste o no admitir; así como el hecho que enmendar todo ese mal hecho no va a ser algo sencillo, se hace evidente que el mal ejemplo está muy arraigado.

El fraude de doble, ciertamente, pero como la burocracia roja está buscando como defender todo lo que han robado, no quieren perder esos botines que han obtenido de forma fraudulenta. Ni tontos que fuesen en dejar ese dinero en las arcas de algún banco venezolano o uno de los tantos adefesios que hicieron. Eso es para los borregos que aún creen en socialismo, la congelación de cuentas bancarias en Suiza, Panamá y Estados Unidos y yo que pensaba que esos discursos en contra del mentado Imperio, que tanto odian pero como les encanta la moneda de ese país, así como tener unas cuantas propiedades, pero nunca es así lastimosamente.

En todos los años que ha estado haciendo de las suyas la mal llamada revolución, una que condenó a toda una nación y unas cuantas generaciones a la peor de las condiciones de vida. Pero gracias a la chequera llena de ceros por la venta de oro negro y un discurso del más rancio socialismo, simplemente capturó la imaginación de todos esos que tienen una frustración tan grande que se inventan tanto guerras como enemigos; me gustaría ver a esos intelectuales, esas feministas radicales y euro comunistas viviendo en ese país que mientras el comediante supremo estaba vivo, todos estaban apoyando a ese corredor; pero ahora que el precio bajó hasta su sucesor no es muy querido ya el apoyo no es tan sólido.

Y ese ciclo va a seguir, ya que no importa cuántos deben morir en nombre de una idea que no tiene como sostenerse, es una de esas estafas intelectuales que uno no se explica cómo es que aún hay gente que cree que suprimiendo la libertad individual y la búsqueda de la felicidad de cada individuo es el mejor camino para que la sociedad cambie para bien. Simplemente, al menos por mi parte, no importa dónde apliques una mala idea, el resultado final de las mismas no van a cambiar y debo insistir en las preguntas ¿Cuánto nos cuesta mantener todos esos medios de comunicación comunitarios y eventos culturales con un marcado tono político? ¿Cuánto nos ha costado mantener no sólo a los descendientes del comediante sideral así como el séquito? Mientras ellos tienen cuentas en el extranjero y otros activos, nosotros aquí pasando hambre y de paso debemos pagar con huesos rotos, heridas y hasta miseria el hecho que estamos hartos de este predicamento.

No creo que con esos cambios que plantea esta gente vayamos a ir a algún lado, muchos de ellos con una cualidad de oratoria dudosa y que no dejó de preguntarme ¿Alguien se siente identificado con ellos? Quizás el camino al que realmente nos quieren llevar es al cementerio y todo en nombre del pueblo y del bien común. No hay nada peor que eso, ya que así es que comienzan a engañar esos seres llamados los abusadores. Dicen que todo cae por su propio peso, aquí hay mucho de lo primero y quizás la caída se está produciendo y quizás la velocidad no es como la que queríamos, pero ahí están las pruebas, esos anaqueles vacíos, esos estudiantes asesinados, esos desastres ecológicos y sociales que nos han dejado a modo de legado de unas pésimas ideas; una mezcla de ideas que no tienen como encajar, ya que en nombre de Marx y Bolívar una pandilla de criminales engordan.

 

See Your Space Cowboy

Una larga consideración sobre los medios de comunicación.

Originalmente tenía en mente escribir sobre los dramas que se han estado formando en la red social llamada Youtube, pero en vista que era un tema del cual dudo mucho poderle sacar un mar de letras que pueda tener la extensión de mil palabras, decidí descartar el tema. Creo que hay cosas más interesantes que merecen la pena escribir y si bien los medios de comunicación actualmente son una punta de lanza para todos los cambios que se están dando en la sociedad, me pareció pertinente dedicar un pequeño mar de letras a esa gente que tiene un trabajo, al menos en la cuna de libertadores, bastante fuerte.

Pero debo comenzar por un punto fuerte, ha pasado bastante rato desde la salida del famoso canal venezolano llamado Radio Caracas Televisión y debemos tomar eso como lo que realmente fue, un punto de quiebre en la historia del país; podemos argumentar lo que sea con respecto a su programación así como esas opiniones sobre ese documental que se hizo no hace mucho al respecto de los diez años que han pasado desde su salida del aire. Pero una cosa es cierta y es que hay un largo trecho por recorrer. No va a ser un camino de rosas, ya que el principal deber de estos medios será registrar el acontecer nacional mientras damos los pasos a una mejora, algo que no se hará de la noche a la mañana.

Y debo reiterar la pregunta ¿Cuánto nos cuesta mantener a todas esas emisoras de radio, canales de televisión y prensa que dicen ser del pueblo? Pues bastante, de hecho como son entes que viven de nuestros impuestos y no del patrocinio así como las ventas pues pueden darse el lujo de ser elementos que pueden tener baja audiencia, con tal, el dinero público les sirve para tapar los huecos del presupuesto y en el peor de los casos, solo necesitan suplicar a la Inquisición y se cierra el problema.

Lejos de asegurar la libertad de expresión, cada vez la mordaza se ajusta. Así de simple, ya que ¿A dónde vas a quejarte si buena parte de los medios de comunicación están en manos de la clase política o simplemente asustados? No hay mucho para donde correr y creo que para comenzar a construir la Venezuela del futuro, eso debe cambiar. Pero ¿Basta con sólo demoler la ley de responsabilidad social en radio y televisión así como darle la despedida a la Inquisición?

Creo que la respuesta es un poco más compleja, claro que al eliminar esos dos elementos que mencioné arriba las cosas podrían cambiar, pero no debe venir sola tal medida; ya que si realmente se quiere democratizar el espectro radioeléctrico criollo así como la prensa, lo mejor es que ya no sea feudo del Estado, sino que cada ciudadano se arriesgue en invertir en esa frecuencia. Ese asunto de las licencias se presta para toda clase de barbaridades que se cometen sin consultar a los ciudadanos y se hacen más por un mero capricho de un político de turno. Basta con recordar que los medios de comunicación y su programación siempre han sido los mejores culpables así como, tristemente, los mejores aliados de gobiernos de dudosa reputación. Unos van a estar bajo constante asedio de la Inquisición, mientras otros no tanto. Ejemplos de eso en la nación tenemos bastante y creo que no es del todo bueno recordar eso.

La otra parte del asunto recae en los ciudadanos, quienes se van a convertir en los espectadores así como lectores, oyentes y futuros patrocinadores de los medios de comunicación en el país. Quizás a muchos no les va a agradar que le quiten su espacio en el espectro radioeléctrico así como sus programas; pero creo que le estarán haciendo un favor a la causa. La programación basura si bien es un problema que no va a desaparecer,  no lo va a hacer en base a mandado de la Inquisición eso hay que tenerlo bien claro. Ya que, debo retirar, que empeora el asunto a la final y no importa cuántos intentos, muchos casos fallidos, necesiten ya que los que asumimos el precio de todo eso somos los ciudadanos.

Dudo mucho que estos productores nacionales independientes así como los guionistas altamente conocidos del mundo de las telenovelas vayan a querer ver como sus posiciones vayan a menguando, ya que espero que la gente sea lo suficientemente inteligente para abandonar el formato de las telenovelas entre otros que poco o nada aportan. Creo que hay una generación de guionistas esperando su momento para brillar y ofrecer historias totalmente nuevas, con influencias totalmente diferentes a las que ya estaba acostumbrada la gente.

Claro, el miedo a que todo esto no se cumpla así como el hecho que posiblemente lo que he estado describiendo no lo vayamos a ver es algo real y hasta obvio. No es para menos, también el asunto de abandonar a la censura y realmente democratizar los medios de comunicación no es algo sencillo y va a llevar su tiempo en dar buenos resultados; aunque también todo el asunto de que se va a poner peor la programación creo que no es así. De hecho, si hay canales o emisoras en las cuales no se adapten a las exigencias de los clientes y oyentes simplemente va a desaparecer. No es algo tan complicado de entender.

También está el hecho que buena parte de la gente que laboran en este mundo no tiene los mejores sueldos,  con el entorno que describo podrán dedicarse plenamente a esas labores, con la tranquilidad que no van a perder sus empleos. Deben mirar al horizonte, buscando uno mejor o la oportunidad de crear algo totalmente diferente y que, por supuesto, puedan vivir de esa idea. Si queremos unos mejores medios de comunicación, no hay que tenerle miedo a las líneas editoriales que cada uno vaya a ofrecer, lo que hay que conseguir son a los ciudadanos dispuestos a defender la libertad de expresión así como buscar una línea editorial que más se adecua a sus ideas.

 

See Your Space Cowboy

Carta abierta a Panamá

Antes que nada, sí creo que lo que diré a continuación es un tanto importante, es raro aunque no es la primera vez que lo hago. Pero si hay un país que se merece una carta abierta, que más que todo va dirigida a sus ciudadanos, redactada (torpemente) por mí, ese es Panamá. No es para menos, ya que (creo) ha sido uno de esas naciones que ha vivido en carne propia todos los efectos negativos de la diáspora venezolana. Pero quiero aclarar una cosa, primeramente que yo sigo encerrado en la Cuna de libertadores y si bien consideré Panamá como destino para mi exilio, ahora me lo pienso.

Tengo que irme por el cliché, no todos los venezolanos somos un desastre andante. No, de hecho detesto todo el asunto de la viveza criolla y los malos ratos que eso causa;  considero que eso es la peor parte de ser venezolano, tanto dentro y fuera del país, es una de esas cosas que merece que la envíen a un paredón. No pueden juzgar toda una nación cuando un buen porcentaje de la misma le encanta comportarse mal, incluso ya lo hacían cuando estaban aquí. Existen contados venezolanos que, lo que queremos ya dentro o fuera de la tierra donde nacimos, la oportunidad de ser prósperos ya sea con un empleo o emprendiendo.

No voy a salir con el recurso barato de que ustedes sean solidarios conmigo en vista de algún evento histórico, ya que si mis conocimientos en dicha materia no me fallan, contados han sido los panameños que han venido a quedarse en Venezuela y seguramente los que estaban tomaron sus maletas y se fueron. Ciertamente el desastre que hay aquí no solo es político, sino también cultural y creo que llevar ese problema como parte del equipaje ha sido una de esas metidas de pata que vamos a estar pagando por una buena cantidad de años.

Toda sociedad humana tiene problemas, comencemos por ahí y quizás yo esté pecando por ignorante al desconocer esos malos ratos que ustedes en ese pequeño istmo están pasando. Muy posiblemente alguna de las oleadas de los venezolanos lo que hicieron fue empeorar todo el asunto; me atrevo a decir que en algún momento del éxodo, ese extraño sector de la población venezolana que se llena la boca diciendo que este es el mejor país del mundo, que les encanta la cuna de libertadores por que pueden estar en un auto bebiendo cerveza en una carrera clandestina y sobornar un policía fue lo que llegó. Y lo hicieron pegando gritos, colocando música a todo volumen tal como lo hacen aquí, o lo hacían mejor dicho; con ello también todo el conflicto político interno cambió de escenario.

Ese fue un error, de hecho se cometió sin quererlo, ya que ¿Qué culpa tienen ustedes de lo que sucede en Venezuela? la verdad, ninguna. Creo que entre los comentarios racistas vertidos por muchos venezolanos sobre los panameños y todo esto arriba mencionado, hasta yo me sentiría ofendido por todo lo que han traído estos engendros que se la pasan hablando maravillas de un país que por un lado hablan maravillas, pero por el otro escaparon parcialmente.  Y con un escape racial me refiero a algo que dije en párrafos anteriores en el presente documento, si físicamente ya no están en el país, pero el mal comportamiento venezolano lo siguen teniendo.

Soy de los que creen que cuando emigras, no eres más que un invitado en una nación con costumbres diferentes a las que ya conoces; por ello, no es muy inteligente comportarte como lo hacías en tu país natal. Claro, quiero creer que entre tantos venezolanos que llegó a Panamá hay gente que se ha comportado bien, pero que tristemente son una pequeña minoría en comparación con la que deja mucho que desear y eso mismos pasa fronteras adentro. Unos andan apelando por un sentimentalismo barato, digno de telenovela, eso es otra cosa que me molesta a título personal y que todas las naciones del continente llamado Sudamérica nos deberían de ayudar, ya que en días pasados pues fueron los venezolanos los que le dieron la independencia o le dimos asilos durante oscuros momentos en su historia.

El hecho que días atrás les ayudamos con su independencia o darles asilo durante alguna dictadura (del corte que sea) implicaba algún tipo de contrato que en el futuro nos deberían recibir en caso que Venezuela le fuese mal. Esta desgracia nosotros mismos nos la buscamos, la llegada de la mal llamada revolución venezolana no es más que una consecuencia de creer en cuando loco decía que iba a arreglar todo. Es un problema que cada venezolano debe afrontar, ya sea tomando sus maletas o la calle, con todo lo que eso implica para los suyos.

Yo, como dije anteriormente, no me he ido del país aunque no voy a negar que tenga muchas ganas de hacerlo. De hecho si bien no me considero un ciudadano modelo, no me gusta ensuciar las calles, no me gusta colocar la música a todo volumen y siempre trato de tener una conducta medianamente aceptable tanto fuera como dentro de mi hogar; pero considero que las calles de un país se hicieron para el tránsito, no para las carreras clandestinas, que no hay mejor lugar para beber unas cervezas en la seguridad de tu casa, que sobornar funcionarios públicos es lo peor que se puede hacer (a pesar que detesto todo lo que tenga que ver con el Estado) y denigrar a otro dice mucho de la persona que sale con esas ofensas.

Desde un tiempo para acá, el considerarse como “lacra” es algo bueno entre los venezolanos, algo ciertamente deplorable. La mal llamada revolución lo que hizo fue aprovecharse de eso y convertir en el ejemplo a seguir a los “lacras”, con el pésimo argumento que siempre han sido ellos los oprimidos por los malos de la historia. De hecho, los que tenemos un comportamiento diferente, ahora somos los criminales solo por tener una dicción medianamente buena y haber leído una que otra cosa, eso nos hace villanos de alto calibre.

 

See Your Space Cowboy

Un extraño intento de artículo.

Originalmente, tenía ganas de hacer otra artículo de los extensos en la sección de la tribuna del amargado, pero en vista de que otros temas serios han estado ocurriendo y justamente, durante mi preparación para una charla que daré (que la veo como una gran cosa) pues decidí que era momento de usar los dedos en otro asunto, quizás uno de mayor provecho.  No es para menos, creo que la charla que daré tiene mucho que ver con la situación que vive la cuna de libertadores. Sí, creo que lo mejor será dejar para otro día esto de dedicarle unas cuantas líneas adicionales al mundo friki nacional, lo único que realmente lamento es que después del anuncio de la resurrección de la convención insuperable, las cosas como que se pagaron al punto de regresar a la era de hielo, situación que me está poniendo a considerar todo el asunto de la llegada de la mentada “paz” entre los “organizadores” de estos mercadillos.

No es para menos, nos están asesinando y quizás a algo a lo que muchos han estado hablando que era el mayor punto positivo de la cuna de libertadores, su juventud. Quizás, todo el asunto de la diáspora así como la represión le han estado minando esto; podemos decir que no todos los jóvenes están en las protestas, de hecho yo soy uno de ellos ¿Cuáles son mis razones para no salir a protestar? Quizás por el hecho de que no me gusta mucho esto de estar en grandes concentraciones de personas, aunque no negaré que haya participado en una que otra.  Han sido experiencias que me ha tocado vivir, unas con mejores resultados que otros, aunque no voy a olvidar una breve participación en un cabildo que tuve, donde una persona se sintió identificada por mis ideas y aplaudió; digo, no seré el mejor orador del mundo, pero que algo tan abstracto como la defensa de la propiedad privada llegó a una persona, es todo un orgullo para mí; aunque creo que ya cumplí mi sueño, caminar la larga autopista que une la ciudad de Valencia con Maracay.

Pero por mucho que hablemos de que hay unos que no salen a protestar pero que son capaces de arriesgar todo para ir a una discoteca, que muchos de los que son pobres no tienen para comer pero que todos los fines de semana están empinando el codo.  Pero el problema de fondo sigue ahí, ya que la juventud que queda dentro de la nación;  tenemos una mezcla de síndromes psicológicos bien serios. Una mezcla entre el síndrome de Estocolmo, con gotas de claustrofobia que, seguramente, va a ser la delicia de muchos psicólogos de aquí en el futuro; ya tenemos un tema que dará para rato, quizás en segundo plano, personalmente creo que ese y el tema de la conversión de muchos seguidores del actual gobierno a unas ideas menos recalcitrantes. Como pasó en una de las partes más oscuras de ese singular libro llamado La Rebelión en la Granja, los cachorros de una perrita se convierten en la guardia de honor de la porcina presidencia; aunque, posiblemente, es lo que está sucediendo en la actualidad y no nos queremos dar cuenta.

Ahora bien, pueden saltar unos y preguntarme ¿Cómo puedo escribir sobre la mutilación de la juventud si (seguramente) las estadísticas sobre el embarazo adolescente sigue siendo un asunto grave?  Creo que debemos analizar una cosa ¿Qué formación tiene esas madres? Pero más importante ¿Qué futuro le espera a esos muchachos? No quiero pensar, en caso que la pesadilla no termine, se conviertan en los represores de sus contemporáneos; aunque, en los últimos días algo de optimismo he estado sintiendo, he estado pensando un poco en el futuro, quizás esta situación está sirviendo de escarmiento, uno que merecíamos.

Creo que ya hemos visto a lo que llevan los ideales de los barbudos guerrilleros de Cuba así como sus antecesores, los bolcheviques y aún con todo esto ¿Todavía hay gente que cree que los ideales de estas personas deben imponerse a la fuerza? Digo, si son tan buenos, no deberían ameritar el uso de la fuerza y la coerción. Y no dejo de preguntarme ¿Cuándo comenzaran a hablar de las víctimas del gran salto adelante en la China, en Ucrania y más recientemente en Venezuela? ¿Dónde quedaron las nociones de igualdad de la que tanto hablar o del comprender los padecimientos de la familia obrera cuando nunca han pasado esos malos ratos? O ¿Lo que sucede en la cuna de libertadores no es el verdadero socialismo? Pero bueno, es mejor que vayan ocultando todo lo referente a esas palabras de adulación que dieron al comediante sideral, ahora que ya no está, pues el desastre que muchos estaban hablando se hizo una amarga realidad. Y no precisamente para esas personas que se dicen bolivarianas que no están dentro de la cuna de libertadores.

Ese cuento ya debería darle un cambio, ya que todos apoyan al caballo socialista que siempre empieza como ganador pero cuando se le acaba el impulso (el malvado dinero) o si nos vamos a días actuales, la chequera petrolera venezolana ya no anda por ahí haciendo de las suyas. Pero bueno,  estos asaltadores de caminos poco a poco se le van acabando las personas que en días anteriores se rompían la ropa por Chávez, como cosa rara, ahora con el sucesor comienzan a ver que la cosa ya no anda bien. Ya son ochenta días de protestas, ciertamente no es algo sencillo y que mucho menos se dice fácil, pero estamos apostando mucho y me gustaría vender la idea que no es algo que no debemos perder. Y ahora ¿Qué deben estar diciendo estas personas que defienden este cuento chino? Creo que ya las cosas no pueden ocultarse más, de hecho siempre lo fue, pero la arremetida ha sido creciendo y no precisamente para bien, se hace evidente también que el miedo se fue de la casa y le dio paso a la desesperación, quizás no sea un buen cambio, pero puede servir como punto de partida para algo mejor.

 

See Your Space Cowboy

Un nada breve comentario intermedio

Tenía tiempo sin escribir un comentario intermedio, de hecho pensé que lo mejor sería dejarlos de lado, pero creo que lo mejor que puedo hacer es escribir y mantener la nueva tendencia de que los mares de letras deben llegar a las mil palabras. Tendencia que estoy comenzando y que parece un ejercicio bastante complicado.

Dejando eso de lado, ya que para eso está mi sección de crónicas blogueras, todo el asunto de la mesa mentada constituyente en la cuna de libertadores es un asunto denso, que dejó de ser una amenaza escondida ya que ahora es una que está de frente. Podemos argumentar que la única libertad que existe es esa la que no tiene un apellido, pero es un tema que pone en angustia a todos.

Si hay un tema en el cual siempre ha usado el Gobierno para sentirse como innovador y que busca una sociedad mejor, es el asunto de la educación. Ciertamente es uno delicado y lejos de formar personas que busquen gobernarse a sí misma, lo que quieren es tener borregos a quienes manipular a su antojo; de hecho si las mencionadas misiones fuesen algo tan bueno ¿Qué pasó con el pago de las becas de esas misiones? Y seamos honestos, esos que egresan de tales no terminan trabajando en algún sitio en manos del gobierno, de hecho siempre buscan a gente con formación académica de esas casas de estudios que, como cosa rara, siempre han estado pisando.

Se hace evidente cuales son los planes de esta gente, el desesperado intento de concretar más su control sobre la sociedad. Pueden decirme que ando actuando como profeta del caos, pero cuando sus hijos sean convertidos en los soldados de un régimen socialista, no se quejen ya que lo advertí y muchos más lo hicieron; eso es una ofensa muy grave, ya que la educación de tu descendencia es una responsabilidad que debes asumir ya que nadie más puede hacerlo.

Pero para unos estos no es un verdadero socialismo, cuando han seguido el plan creado por Marx al pie de la letra y cuando esas medidas causan el efecto esperado, una debacle económica, vienen a buscar como enmendar un sistema que sólo trae problemas; todos apoyan al caballo socialista ganador, pero cuando pierde el impulso, salen a decir que eso no era verdadero socialismo.

Buena parte de lo que plantea el gobierno, es decir concretar el salto hacia atrás, no va a dar los resultados que ellos quieren. Comenzando que lejos de romper el sistema de clases sociales, pues lo profundiza ya que sólo habría dos, los pobres y esos que están en la nomenclatura que gobierna que viven por todo lo alto. Y no dejó de preguntarme ¿Quieren que sus hijos sean quienes los delaten ante el gran hermano?

Yo recuerdo que uno de esos barbudos que tanto admiran el Gobierno comentaba que eso de pensar como un individuo es algo inaceptable, que es mejor pensar como colmena. Pensar como colmena y adorar el gobierno de turno es lo que nos ha llevado a un desastre, así que prefiero mantener mi mente como una entidad individual ya que, no soy un insecto estilo abejas. Eso es evidente, ya que no tenemos mecanismos biológicos que permitan concretar todo el asunto de ser una mente colmena, ya que abandonar esto de la auto supervivencia y preservación son elementos que no van a quitarse.

Mutilar la libertad individual es mutilar cada aspecto de nuestra acción humana, no estoy hablando de que al quitar del medio la libertad económica, por decir una, todo lo demás va a seguir igual. Creo que la respuesta es negativa y se hace evidente al sol de hoy allá donde estas nefastas ideas fueron aplicadas. Así que todo lo referente a la batalla en contra de una burguesía, realmente se convirtió en el cambio de unos por otros, sólo quiero exponer el problema.

 

See Your Space Cowboy

Dada la situación ¿Vale la pena soñar un poco con algo mejor?

La situación de la cuna de libertadores no es alentadora, de hecho es bastante grave y afecta a los que aún estamos allí, como los que se han ido pero tienen a familiares y amigos en ese punto de la geografía. Pero el asunto es que ¿Vale la pena soñar con el país que queremos? Digo, existe la probabilidad muy amplia en la cual esos sueños se vayan a mejor vida.

Pero también existe la posibilidad de que esos sueños vayan a llevarse a cabo, las pesadillas no son para siempre y el final de la misma está cerca así como el innegable hecho que necesitamos el sueño de muchos para hacer un avance hacia adelante, es tiempo de recuperar todo lo que hemos perdido en estos años de la mentada revolución. Pueden decir lo que quieran sobre el legado del comediante sideral, pero lo cierto es que tampoco va a ser un asunto sencillo salir del atolladero.

Necesitamos de los  sueños de esa gente que quiere ejercer por su cuenta su carrera sin importar donde se graduó, necesitamos de los sueños de esas personas que desean tener sus propias empresas, así sean cosas pequeñas. Eso sí, hay que estar preparados que no va a ser un inicio sencillo, de hecho va a ser una de las primeras pruebas de fuego que tendremos que sortear cuando todo esto pase. Va a ser un momento también que tendremos que verlo como una segunda oportunidad que no debemos desaprovechar por cantos de sirena y legados que nos llevaron a un predicamento.

También será tiempo de comprender que esa segunda oportunidad debemos aprovecharla y no dejarla escapar; nos guste o no, debemos enmendar la mayor cantidad de daños posibles, al menos los materiales, ya que el resto no  existe la magia para volver a la vida todos los que cayeron directa o indirectamente.

 

See Your Space Cowboy